Publicidad
guerras y conflictos

Barcelona, yihad, martirio: la historia de un joven que acaba de morir en Siria

VICE News reconstruye la historia de Hamza Benfatina, un joven marroquí afincado en España que decidió dejarlo todo para ir a luchar con Harakat Sham al-Islam en Siria. En su esquela, Hamza aparece como Abu Osama el Tangerino, su nombre de guerra.

por Maria Altimira, Quique Badia y David Meseguer
28 Julio 2016, 7:20am

Imágenes de Hamza Benfatina, antes y tras unirse a Harakat Sham al-Islam.

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Mártir: Abu Osama el Tangerino. Bravura y coraje. ¡Cuántos héroes y caballeros Marruecos ha traído al mundo! Y cuántos libros de historia inmortalizan a los grandes conquistadores que ocupan ciudades y liberan países defendiéndolos con honor y por el Islam.

Abu Osama, un cachorro de león, galante, valiente y educado. La vida antes de la muerte lo quería pero renunció a ella y escapó en búsqueda de lo que Dios le había prometido.

Tuvo muchos enfrentamientos y combates con el régimen nusairi [alauita]. Su valentía quedó probada en la lucha contra los enemigos de Dios. Se le dijo que el régimen estaba avanzando y fue inmediatamente a luchar y enfrentarse a las balas con balas y a la fuerza con fuerza hasta que Dios le eligió como mártir.

Esquela de Hamza realizada por Harakat Sham al-Islam.

Esta es la necrológica que el grupo islamista Harakat Sham al-Islam ha dedicado a su joven combatiente Abu Osama al-Tangi, también conocido como Abu Osama al-Andalusi. Es el nombre de guerra de Hamza Benfatina, un joven marroquí de 21 años que pasó varios años en España antes de viajar a Siria, donde ha fallecido recientemente.

Según ha podido saber VICE News, su vida se apagó el pasado 15 de junio en las Montañas Turcomanas del norte de la provincia de Latakia — en la frontera con Turquía — cuando la aviación rusa bombardeó la posición donde se encontraba.

Junto a él, fallecieron otros seis combatientes marroquíes que habían ido a repeler la ofensiva que el ejército de Bashar al-Assad está llevando a cabo en esta región montañosa.

"Ya está en manos de Dios. Era una buena persona y de buen corazón", explica a VICE News Reda Chaoui, primo de Hamza, desde Tánger. "La familia está muy afectada, sobre todo su madre", indica Reda, mientras nos confirma que toda la familia, alguna llegada desde España, se ha reunido en la vivienda familiar para velar la muerte y celebrar el fin del Ramadán.

Imagen de Hamza tras morir en combate.

De Tánger a Badalona

Hamza, el pequeño de seis hermanos, nació en 1995 y llegó a España desde Tánger como menor no acompañado en la segunda parte de la década de los 2000. Originarios de un barrio tangerino muy humilde, algunos de los hermanos Benfatina decidieron probar suerte en Europa. Es el caso de Zakaria, entrevistado a principios del año pasado para un reportaje publicado en VICE, quien también acabaría viajando a Siria para combatir junto a Hamza en el grupo Harakat Sham al-Islam.

Dada su condición de menor, Hamza estuvo hasta el 19 de noviembre de 2010 bajo la responsabilidad de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), la institución a cargo de los menores de la Comunidad Autónoma de Cataluña. A partir de entonces, su hermano mayor, Mohamed, se hizo cargo de él.

Hamza (derecha) y Zakaria (Izquierda) en un partido en el Camp Nou, el estadio del F.C. Barcelona

Hamza estudió primero en un instituto situado en un barrio muy céntrico de Barcelona y después, entre 2009-2010, siguió sus estudios en un centro educativo del barrio de La Salut, en Badalona. Allí también se matriculó para el curso 2010-2011 aunque no volvió a asistir a clases hasta 2013.

Diversos docentes de ambos institutos explican a VICE News que, debido a las reiteradas faltas de asistencia y al carácter tímido y escurridizo de este joven, resulta sumamente difícil trazar una descripción detallada de Hamza.

En el expediente del centro de Badalona se repiten las calificaciones de unos y doses, "estas notas son de alguien que nunca asiste a clase", nos indican. De hecho, los responsables y docentes consultados no se acordaban de él por el nombre y sólo al ver la foto, uno de los profesores asintió sin convicción como si su cara le dijera algo pero no lograra ubicarlo.

Únicamente dos maestros, entre ellos la profesora de música, aportaron información al expediente de este alumno.

Después, su trayectoria educativa se interrumpe durante unos tres años y Hamza reaparece en otoño 2013, cuando se matricula en un curso de pintura enmarcado en el PQPI (Programa de Calificación Profesional Inicial) de otro centro educativo barcelonés.

En un vídeo de presentación del curso en el que aparecen los diferentes alumnos, Hamza hace una breve introducción. Con una voz tímida, explica que antes de matricularse en pintura cursó electricidad y carpintería y que después le gustaría estudiar un grado medio.

Vídeo de presentación del curso de pintura que Hamza empezó y que tres meses después abandonaría.

Como en sus centros anteriores, al ser preguntados por Hamza, los docentes dudan y recuerdan con dificultan quién era este joven marroquí a causa de su absentismo y de la brevedad de su estancia allí [sólo asistió a clase, discontinuamente, a lo largo de tres meses]. Todos los educadores coinciden en señalar que pasó de puntillas por allí sin dejar demasiada huella. No era buen estudiante, aunque si que sacó buenas notas en matemáticas, recuerda uno de ellos.

Las fotografías donde Hamza aparece celebrando la fiesta popular de La Castañada el 1 de noviembre de 2013 no apuntan, ni remotamente, el rumbo que tomaría la vida del joven pocos meses después.

Diferentes estudios y expertos coinciden en apuntar que muchos de los procesos de radicalización y de captación por parte de grupos yihadistas, se producen en jóvenes que están aún construyendo su personalidad. Crisis de identidad personal o incumplimiento de expectativas tanto a nivel individual como familiar son trazos comunes en jóvenes que se han marchado a Siria o a Irak.

Hamza siempre combatió a caballo entre la provincia de Latakia y la de Idlib.

De Badalona a Siria

Apenas tres meses después de iniciar el curso, Hamza abandonó la formación en pintura y se fue de España para siempre. Siria, la guerra y la muerte serían su próximo destino.

Tras hablar con sus profesores, era necesario recorrer el barrio de La Salut de Badalona para conocer quién era este joven, recabar más información de la familia Benfatina y tratar de entender qué había empujado a dos hermanos a viajar a uno de los conflictos más sangrientos de nuestra época.

"Nadie se lo esperaba", cuenta a VICE News un amigo de Zakaria, su hermano mayor, desde un bar regentado y frecuentado por marroquíes. En este mismo establecimiento, tres chicos que conocían a los hermanos aseguran que ambos hacían vida normal: "salían de fiesta, bebían y fumaban porros como los chicos del barrio".

Hamza practica deporte en un parque de Badalona junto a un amigo.

La vida de Hamza fue muy discreta. No se prodigaba tanto como Zakaria y solo en ocasiones se le veía practicando deporte con los amigos en un parque de Badalona. Ambos hermanos también eran muy asiduos a un locutorio del barrio en el que pasaban muchas horas.

La familia Benfatina cambió en varias ocasiones de vivienda en La Salut, un barrio humilde y el más poblado y con mayor índice de inmigración de Badalona.

La marcha tanto de Hamza como de Zakaria fue de un día para otro. Cuando Hamza ya se encontraba en Siria, Zakaria comentaba la marcha de su hermano con sus amigos. Nada hacía presagiar que éste tomaría los mismos derroteros y se marcharía a Siria en la primavera de 2014.

Momento en el que Hamza (izquierda) y Zakaria juran fidelidad a Harakat Sham al-Islam tras llegar a Siria en la primavera de 2014.

Harakat Sham al-Islam

Aunque Estado Islámico es el grupo que más atrae y mayor reclutamiento de combatientes europeos realiza, algunas decenas de ciudadanos españoles combaten en grupos como el Frente al-Nusra, la franquicia de Al-Qaeda en Siria, o Harakat Sham al-Islam.

Harakat Sham al-Islam fue fundado en agosto de 2013 por Mohammed al-Alami, muerto en Siria en septiembre de 2013, Ahmed Mizouz y Ibrahim bin Shakran, fallecido en la provincia de Latakia en abril de 2014, los tres marroquíes y presos durante años en la prisión de Guantánamo. La paternidad marroquí del grupo ha provocado que la mayor parte de sus combatientes procedan de Marruecos, tengan nacionalidad española o permiso de residencia en nuestro país. Este grupo lucha principalmente en las provincias de Latakia y Alepo.

Según fuentes consultadas por el diario español ABC, en marzo de 2016 se estimaba que serían unos 160 los combatientes españoles en Siria. Estos datos, — siempre aproximados, puesto que hay viajes que no se detectan —, incluyen nacionales con pasaporte español y extranjeros con tarjeta de residencia. Una parte de ellos ha muerto y hay constancia de que 25 han regresado a España, 15 de los cuales se encontrarían en prisión.

Los hermanos Benfatina y otro combatiente marroquí de Harakat Sham al-Islam.

Sigue a Quique Badia en Twitter: @qbadiamasoni

Sigue a David Meseguer en Twitter: @DavidMeseguer

Sigue a Maria Altimira en Twitter: @MariaAltimira

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES

Tagged:
VICE News
Siria
ESPAÑA
Marruecos
oriente medio
yihad
martirio