oriente medio

Un canal de televisión huzí muestra a un supuesto soldado saudí capturado en Yemen

La televisión controlada por los huzíes, Al Masirah, ha difundido un clip muy editado de alguien que ha sido presentado como uno de los muchos soldados saudíes capturados durante los combates.

por Samuel Oakford
18 Septiembre 2015, 12:37pm

Imagen vía al Masirah

Mientras las fuerzas de la coalición continúan enfrentándose con los rebeldes huzíes y sus aliados sobre el terreno en Yemen, golpeándolos desde el aire, unas grabaciones muestran las imágenes de un supuesto soldado saudí capturado.

Al Masirah, el canal de televisión controlado por los huzíes, emitió un vídeo muy editado sobre alguien que era presentado como uno de los diversos soldados saudíes capturados durante los enfrentamientos. Las fuerzas de las coalición, en progresivo repliegue, han reducido su presencia en Yemen durante las últimas semanas. 

En el vídeo, el pretendido soldado se identifica a sí mismo como natural de la provincia de Jizan y pide al gobierno del reino que ponga fin a su campaña en Yemen. VICE News no ha podido confirmar la identidad del hombre que aparece en el documento audiovisual.

La lucha continua en la provincia de Marib, donde las fuerzas de la coalición y sus aliados locales han estado combatiendo a los rebeldes huzíes y a los miembros del ejército yemení leales al ex presidente Ali Abdullah Saleh. La coalición liderada por los saudíes, que actúan con el consentimiento y la aprobación del presidente exiliado Abd Rabbu Mansour Hadi, ha dicho que su objetivo es expulsar a los huzíes y a los leales a Saleh de Marib y continuar por las montañosas tierras de Sanaa.

Khaled Bahah, el primer ministro y vicepresidente de Yemen, retornó a Adén el pasado miércoles, cuando las fuerzas de la coalición y los grupos locales repelieron a los huzíes.

Un portavoz del gobierno dijo que Bahah permanecerá en Adén de forma permanente, pero las condiciones en la ciudad son precarias. De hecho, miembros del grupo yemení afiliado a Al Qaeda pasean por la zona cómodamente y muchos de los combatientes que ayudaron a expulsar los huzíes reclaman la independencia del sur y han expresado poca voluntad de seguir hacia el norte.

Los esfuerzos diplomáticos por para acabar con los enfrentamientos antes de una potencial batalla de Sanaa — ya dañada por bombardeos aéreos— colapsaron esta semana cuando Hadi rehusó entablar negociaciones de desbloqueo impulsadas por la ONU. Él insistió que los huzíes debían retirarse previamente de las áreas que habían conquistado y devolver las armas de las que se han apoderado a lo largo del último año. Estas demandas ya fueron reclamadas en una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que también preveía un embargo de armas entre los altos mandos de oficiales huzíes como sanciones a los hijos de Saleh y a Abdul-Malik al Houthi, el líder rebelde.  

Khaled Hussein Alyemany, embajador de Yemen ante la ONU, declaró a VICE News que el gobierno estaba dispuesto a discutir los términos de la retirada y entrega de las armas — muchas de las cuales se acumularon durante el largo gobierno de Saleh — pero aseguraba no tener control sobre las sanciones. Los huzíes y Saleh han indicado a un equipo diplomático de la ONU con sede en Omán que aceptarán la resolución número 2216 "con la excepción del [los] artículo[s] que atentan contra la soberanía de Yemen y las relacionadas con las sanciones", escribió el enviado especial Ismai Ould Cheikh Ahmed en un correo electrónico al cuartel general de la ONU en Nueva York que se filtró después.

"Todos estos rumores de que el gobierno de Yemen está en contra de tomar parte en la ronda de conversaciones... Nunca lo hemos mencionado", dijo Alyemany. "Creemos que aceptan el 2216 a puerta cerrada, pero en público nunca [lo hacen]".

El embajador añadió que una declaración pública sobre lo que los huzíes y Saleh han dicho en privado, de acuerdo a los informes, debe ser un requisito previo para el establecimiento de un lugar y fecha para las conversaciones. Pero en el correo electrónico filtrado, Ould Cheikh Ahmed indicó que los funcionarios, incluidos los de Estados Unidos, estaban cada vez más frustrados con la falta de interés de los saudíes en el trabajo mediante la ONU.

Alyemany afirmó que los miembros del ejército yemení leales a Saleh serían bienvenidos de nuevo en un ejército reconstituido y unificado.

"El soldado está haciendo su trabajo, el error es de los dirigentes", dijo.

Mientras que los huzíes, Saleh, Hadi y la coalición liderada por Arabia Saudí discuten y envían mensajes contradictorios a la ONU, el coste humanitario del conflicto sigue sin frenos.

Nueve civiles murieron el jueves en la capital yemení de Saná por un ataque aéreo de la coalición dirigido contra Ibrahim al-Shami, líder huzí, según informaciones de Reuters citando a sanitarios. Un periodista de la televisión Al Masirah ha sido reportado entre los muertos después de que la casa de Shami fuera golpeada. Se cree que Shami se encontraba en otro lugar en aquel momento.

Cerca de 5.000 personas han muerto desde el inicio de los bombardeos de la coalición a finales de marzo, casi la mitad de ellos civiles. Según UNICEF, la agencia de la infancia de la ONU, al menos 466 niños han sido asesinados en ese lapso, junto a otros 658 heridos. Se cree que las fuerzas armadas en el país han reclutado a cerca de 400 niños soldados.

Sigue a Samuel Oakford en Twitter: @samueloakford

Tagged:
VICE News
Yemen
Naciones Unidas
Ali Abdullah Saleh
Sanaa
Abd Rabbu Mansour Hadi
rebeldes
ataques aéreos
Coalición
guerras y conflictos
sanciones
arabia saudí
al masirah
huzíes
soldado capturado