Publicidad
guerras y conflictos

Rusia y Siria acusadas de ‘masacres por venganza’ en áreas controladas por Estado Islámico

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos eleva a 164 las muertes en las últimas 72 horas de ataques aéreos de Rusia y el régimen sirio.

por VICE News
25 Enero 2016, 9:35am

Un avión de combate ruso bombardea la provincia de Raqqa. (Imagen vía Wikimedia Commons)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Las cifras de muertos de los recientes ataques de aviones rusos y sirios en áreas controladas por Estado Islámico (EI) se eleva a 164 en las pasadas 72 horas, de acuerdo con el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH). Entre las muertes se incluyen 43 niños y 25 mujeres.

El grupo de monitorización establecido en el Reino Unido dijo que los ataques han golpeado ciudades rurales al este de la provincia de Deir Ezzor, y Raqqa, la capital del autoproclamado califato de Estado Islámico. El OSDH ha descrito los bombardeos como "masacres por venganza". La semana pasada se informó que EI había secuestrado a 400 civiles de las áreas controladas por el gobierno en Deir Ezzor. Aunque 270 de los prisioneros fueron liberados, los combatientes fueron acusados de llevar a cabo decapitaciones y de situar en su diana a militares pro gubernamentales y a sus familias.

El OSDH sostuvo que 63 personas, incluidos nueve niños, fueron asesinadas en Khesham, una ciudad al este de Deir Ezzor. Otras 55 personas, incluidos 18 niños y 9 mujeres, fueron asesinadas en al-Bolel, al-Kharita y en otras ciudades al oeste del campo de la provincia. Había 16 niños y 13 mujeres entre los 44 asesinados en Raqqa, de acuerdo a informaciones del grupo.

¿Por qué demonios Rusia se ha metido en Siria? — Te explicamos las claves. Leer más aquí.

Estado Islámico controla buena parte de Deir Ezzor, una importante área estratégica que conecta Raqqa con Mosul, la ciudad más grande bajo control del grupo en el norte de Irak. El resto de áreas bajo la tutela de fuerzas leales al presidente sirio Bashar al-Assad han estado bajo asedio desde el pasado marzo, y sus residentes estarían sufriendo severas restricciones alimentarias y condiciones de vida nefastas.

Rusia intervino en el conflicto sirio el pasado septiembre, y su poder aéreo ha decantado la balanza a favor del régimen de Assad, que está combatiendo, al mismo tiempo, a Estado Islámico y un amplio abanico de grupos rebeldes. En diciembre, Amnistía Internacional difundió un informe que constataba que los ataques aéreos de Rusia mataron indiscriminadamente a cientos de civiles, y que podrían constituir crímenes de guerra.

La organización pro derechos humanos entrevistó a docenas de testigos y activistas, y analizó vídeos e imágenes de seis ataques rusos y sus consecuencias, contradiciendo las afirmaciones del Kremlin de que sólo atacaban a objetivos terroristas. El grupo ha señalado "serias carencias" de Rusia en su adhesión a la ley internacional.

"Las fuerzas armadas rusas habrían atacado directamente a civiles bombardeando áreas residenciales sin objetivos militares evidentes, y hasta instalaciones médicas, con un resultado de muertes y heridos civiles", declara Amnistía en su informe. "En otros casos, habrían atacado objetivos militares y civiles sin distinción, o causando un daño desproporcionado a civiles cuando atacaban objetivos militares. Estos ataques podrían constituir crímenes de guerra".

La intervención militar de Rusia en Siria, un baño de realidad. Leer más aquí.

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES