Publicidad
ciencia y tecnologia

¿Existirá un planeta gigante que sustituya a Plutón, el planeta que se quedó enano?

Tras la controvertida salida de Plutón de la lista de planetas, ahora un grupo de investigación de Caltech teoriza sobre la posibilidad de que haya un remotísimo mundo similar a Urano que se convertiría así en el noveno planeta de nuestro sistema solar.

por Fernando Rodríguez Durán
21 Agosto 2016, 2:55pm

Imagen artística por NASA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

A todos los que nacimos después de 1930 se nos enseñó que el sistema solar estaba formado por nueve planetas que giraban alrededor del sol: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Y esto porque Plutón fue descubierto hace 86 años por el astrónomo estadounidense Clyde Tombaugh.

Pero desde 1930 las cosas han cambiado mucho. Algo tan aparentemente inamovible como el concepto de planeta ha sufrido una redefinición por parte de científicos y astrónomos; y como resultado Plutón ha dejado de ser considerado planeta y ha sido degradado a una categoría nueva, la de los planetas enanos.

De este modo el sistema solar se ha quedado con tan sólo ocho planetas, pero ¿será posible encontrar un nuevo y misterioso planeta que ocupe la novena posición ahora vacante? Por el momento no lo sabemos, pero estudios recientes podrían indicar que sí.

'Por primera vez, en los últimos 150 años existe evidencia de que el censo planetario está incompleto'.

Hubo que esperar hasta la década de 1990 para que se descubrieran nuevos cuerpos más allá de Neptuno. Estos cuerpos se denominaron genéricamente objetos transneptunianos dado que giraban alrededor del sol más lejos que Neptuno. El solitario Plutón de 1930 resultaba así tener un montón de compañeros más pequeños que él, aunque varios de ellos con masa suficiente para ser esféricos y por tanto con igual derecho a ser considerados planetas.

Esto fue especialmente cierto cuando en 2005 se descubrió Eris, un transneptuniano de tamaño prácticamente igual al de Plutón. La controversia estaba servida, ¿debía ampliarse la lista de los planetas?

La cuestión quedó zanjada con la redefinición de planeta que la IAU (International Astronomical Union) introdujo en 2006. Plutón y todos sus compañeros dejaron de ser planetas para ser considerados planetas enanos.

'Me encantaría encontrarlo [el noveno planeta] pero sería igualmente feliz si algún otro lo hiciese'.

Los escolares podían respirar aliviados en cuanto a la lista de planetas a memorizar, ya que no sólo no crecía, sino que de hecho se reducía en uno. El sistema solar, sin embargo, había crecido. Ya no terminaba en Plutón. Teniendo en cuenta estos nuevos objetos transneptunianos, el tamaño del sistema se había multiplicado por veinte y era cuestión de tiempo que los nuevos descubrimientos lo extendieran aún más. Y no sólo había aumentado en tamaño sino también en complejidad.

Las órbitas de algunos de los objetos transneptunianos eran realmente peculiares y su origen difícil de explicar. Tal era el caso, por ejemplo, del objeto denominado Sedna, descubierto en 2003, cuya órbita era inexplicablemente alargada como si un objeto desconocido la hubiese ido alejando poco a poco de la órbita de Neptuno. Se descubrieron algunos otros objetos similares. Todos ellos tenían órbitas que apuntaban hacia una misma región del espacio físico, cosa que resultaba muy llamativa. ¿qué podía causar todas estas peculiaridades?

La NASA ha abierto una oficina de defensa planetaria para proteger la Tierra de colisiones cósmicas. Leer más aquí.

Las órbitas de los seis transneptunianos se encuentran orientadas hacia una misma región del espacio, cosa que podría deberse a un noveno planeta (en línea discontinua) según proponen en su artículo los investigadores de Caltech. (Imagen por Caltech/R.Hurt IPAC).

El equipo integrado por los investigadores Michael E. Brown y Konstantin Batygin del Instituto de Tecnología de California (Caltech) propuso, en un artículo publicado en The Astronomical Journal el pasado enero, que podría tratarse de un planeta gigante aún no descubierto dada la enorme distancia a la que se movería del sol. Tendría 10 veces la masa de la Tierra y completaría una vuelta alrededor del sol en un tiempo estimado entre 10.000 y 20.000 años.

"Por primera vez en los últimos 150 años existe evidencia sólida de que el censo planetario de nuestro sistema solar está incompleto", dijo el propio Batygin para la nota con la que Caltech anunció en su página web oficial la publicación de estos resultados.

Representación figurada del noveno planeta frente a la Vía Láctea. Se supone que se trata de un planeta similar a Urano y Neptuno. Las luces que aparecen en su cara oscura son hipotéticos relámpagos. La estrella más brillante en la parte inferior derecha representa el sol. (Imagen por Caltech/R.Hurt. IPAC)

Sus simulaciones informáticas basadas en esta hipótesis explicaban sorprendentemente bien todas las peculiaridades mencionadas. Quizás su principal punto débil sea que se basaban en un número de objetos transneptunianos muy reducido y que por tanto no era estadísticamente significativo. Sólo el seguimiento de estos objetos conocidos, junto al descubrimiento y estudio de otros nuevos, permitirá ir verificando la solidez de su conclusión teórica.

"Me encantaría encontrarlo pero sería igualmente feliz si algún otro lo hiciese. Por este motivo hemos publicado el artículo. Esperamos que otros se inspiren y comiencen la búsqueda.", declaró Brown para la nota que Caltech publicó en su web oficial.

Los expertos se reúnen para evitar el hipotético impacto de un asteroide en la Tierra. Leer más aquí.

De hecho la NASA ha advertido que es demasiado pronto para confirmar la existencia de este noveno planeta. Aún así, el asunto ha provocado una gran efervescencia entre la comunidad científica. Los estudios publicados sobre el tema se suceden. Algunos tratan de acotar la posición del planeta en el cielo. Otros estiman que si en vez de un único noveno planeta tuviésemos un grupo de planetas en resonancia entre ellos, la estabilidad orbital sería mucho mayor.

Por otro lado se ha planteado que quizás este noveno planeta podría haber sido originalmente un exoplaneta [un planeta que gira alrededor de una estrella que no es el sol] que hace unos 4.500 millones de años fue capturado por nuestro sol. A lo que hay que añadir otros trabajos en los que se avanzan hipótesis acerca de la posible naturaleza física de este hipotético planeta.

Sea como fuere, lo cierto es que hasta el momento el único sustituto de Plutón que tenemos es sólo una hipótesis, como un fantasma numérico sin nombre.

*El autor es licenciado en astrofísica.

Sigue a Fernando Rodríguez Durán en Twitter: @FernandoRDuran

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
nasa
venus
ciencia
Júpiter
espacio
Αστρονομία
saturno
Planetas
mercurio
Marte
sedna
sistema solar
Plutón
Caltech
Neptuno
Urano
clyde Tombaugh
konstantin batygin
la tierra
eris
michael e. brown