Music by VICE

El lado latinoamericano de Bahidorá 2019

A un mes de que comience uno de los fines más esperados de la música en México, inspeccionamos su lado latino. ¡Tenemos pases!

por Ricardo Pineda
15 Enero 2019, 7:00pm

Foto tomada del Facebook Oficial de Mitú

Con el paso de los años, la otrora incipiente propuesta de festivales musicales boutique en México de la década pasada ha pasado por diferentes etapas y momentos, en donde la curaduría y el discurso de éstos han sido clave para construir una identidad y una audiencia sólida que los caracterice. En el caso del Carnaval de Bahidorá, es la fiesta, el sol y el crisol energético del ritmo, los elementos que le han brindado vida y color a su propuesta.

Además, gracias al portentoso e insuperable lugar donde se realiza y a la variedad de su propuesta sonora, la singularidad de Bahidorá hoy ya es un sello y una realidad: un Carnaval que ve en un público masivo pero contenido la esencia de una experiencia festiva, disfrutable e imprescindible.

La séptima edición de Bahidorá será clave para afianzar a un público que ha sido creciente en número, en donde los organizadores han focalizado aún más su propuesta, que si bien modesta y ultradiversa, ha sabido funcionar con tino sobre las postrimerías de la fiesta, el baile y el maridaje con los escenarios naturales de Las Estacas, en Morelos.

Quizás sea esta versión de 2019 la que más talento latinoamericano incluya en su cartel, aunque también presume ser una de la más cohesionadas y pensadas, en cuanto al pulso de talento emergente de países importantes para el desarrollo de la música de la región se refiere, en especial el de Colombia, Brasil y Cuba.

A un mes que comience uno de los fines más esperados de la música en México, inspeccionamos su lado latinoamericano para ir calentando motores, e ir haciendo cuentas con el tiempo y el cuerpo. Aquí todos y cada uno de los nombres que dan en el punto en el saber y sentir latino de Bahidorá.

BADSISTA (Brasil)

Como férreo integrante del poderoso combo feminista Colectivo Bandida, Rafaela Andrade, mejor conocida en el renovado subterráneo paolista como BADSISTA, es uno de los nombres más propositivos de la electrónica que alberga géneros como el bass, el dub y el grime como armas de resistencia a través de la fiesta.

Con 23 años de edad, Badsista ha puesto en práctica su experiencia como música y productora fonográfica, a través de temas que hoy son ampliamente sonados en las célebres fiestas de Mamba Negra, Sangre Muta y Tormenta. En 2015, Andrade lanzó “Na Madrugada”, uno de sus sencillos de mayor éxito.

Baile periférico y poderosísimo, el set de Badsista es uno de los momentos imprescindibles para ponerse al tanto del aroma y sabor brasileño más aguerrido.

Boaventura (Brasil)

Una de las características de los nombres más interesantes del talento brasileño contemporáneo, es la de la acción política y los discursos sociales a través del baile, el goce y la fiesta. En ese sentido, la selección de Mari Boaventura promete integrar esa resistencia de la que es parte, ya sea como miembro activo de Afro Hub, proyecto de mujeres fortalecidas en la lucha contra el sexismo y el machismo, o como la DJ oficial del colectivo ComunaDeusa.

Buscadora infatigable, investigadora caprichosa de sonoridades de la diáspora africana y sus desdoblamientos contemporáneos, gestora cultural y manager, Boaventura es un sinónimo de poderío, baile y negritud en su cosmovisión más fuerte y femenina se refiere.

Cami Layé Okún (Cuba)

Una nueva dimensión de la rumba selecta. Desde su tino para coleccionar y congregar en sus sets una amplia variedad de linderos afrocaribeños, esta selectora internacional oriunda de La Habana, Cuba, logra prender el fuego de la fiesta más exigente, a punta de mezclar con presteza genuina géneros como el danzón, el bolero, la cumbia y hasta los sones... e incluso más allá.

Candela cubana con groove internacional.

Chulita Vinyl Club (Texas)

En años recientes, el amor por el vinilo y los killers más insospechados han servido como bandera de diferentes talentos, sensibilidades y colectivos, que han logrado hacer de la fiesta un lugar seguro de expresión y recontextualización sociohistórica para muchas personas. Tal es el caso del colectivo chicano-latino-texano de Chulita Vinyl Club, nacido en Austin, Texas hace ya casi un lustro.

Nostalgia latina, amor por el desamor sonoro, yé yé, soul oscuro, punk festivo, e incluso el ska y el dancehall tienen lugar en las maravillosas noches de selección análoga, a cargo de este colectivo femenino que ya ha encantado también la movida del retrobaile en Los Ángeles, San Diego, San Francisco y algunas otras partes de California.

Daymé Arocena (Cuba)

Fuerza, sensibilidad y asombro, a cargo de una de las voces más refinadas de La Habana. Lo de Daymé Arocena arriba y fuera del escenario resumba técnica, oficio y talento afrolatino, que lo mismo sirve para escuchar desde el corazón y llevarlo a la libertad del cuerpo. Un acto imperdible.

DJS PAREJA (Argentina)

Son divertidos, sensuales, mentales, hipnóticos y refinados. Diego Irasusta, Mariano Caloso articulan uno de los mejores duetos de la electrónica latinoamericana, pioneros de la frecuencia bailable de hace dos décadas, e integrantes de ese sonido de sellos como Cómeme, que conjugan con tino e inteligencia el humor, los mantras exóticos de las secuencias y el interminable beat que los caracteriza. Sin dejar de lado su excelente técnica al mezclar.

DJ Fiasco (México)

Más que un house efectivo, DJ Fiasco tiene un comentario que hacer sobre el género, sobre la fiesta y la figura del DJ en las llamadas, para bien y para mal, escenas musicales de México.

Encaminándose peligrosamente a las dos décadas de existencia en nuestro país, el combo integrado por DJ Oyster, DJ Knife y PFX, comandantes del colectivo subterráneo Cuatrocuartos Bestial Crew, es una de las mejores ideas para poner a prueba el cuerpo y la noche, en sincronía con el cerebro y el rigor métrico del dub, el acid y el deep de distintas épocas.

DJ Jigüé (Cuba)

Electro tumbao, afrocaribe de alto rango y un afrofuturo bien cimentado son algunos de los ingredientes que le dan a Isnay Rodríguez todos sus poderes para poner a prueba las capacidades y linderos históricos de la percusión. Tumbao refinado y la rumba más imponente de la tradición isleña, prestos para armar una fiesta de gran calado.

F5 (Uruguay)

Electrocandombe uruguayo salvaje para todos los amantes de la percusión. F5 recontextualiza, intercambia y fusiona las posibilidades del género con el mundo digital y contemporáneo, entregándonos un compás rítmico indecible, el cual es el complemento más afortunado de los cuerpos hambrientos de baile.

Fémina (Argentina)

Poderoso trío femenino proveniente de San Martín de los Andes, en Argentina, quienes han sabido crear una amalgama discreta de pop, funk, rap y elementos de la tradición latinoamericana bien integrados, haciendo que la cumbia, el candombe, la rumba o el bolero funcionen en consonancia con algo mayor: el amor por la canción.

Su presentación en Bahidorá se encuentra enmarcada con los albores de lo que será su tercera producción discográfica, la cual cuenta con la producción del afamado Quantic e incluirá la colaboración de Iggy Pop, quien ha dicho sobre el trío o patagónico que “hay algo muy honesto ahí, tienen algo que decir”.

La Garfield (México)

Recordando la energía y vitalidad de agrupaciones jalicienses del pasado como La Dosis, el luminoso octeto mexicano de La Garfield entabla un diálogo amistoso y sensual entre el pop, los linderos festivos del jazz y el funk, y la ejecución poderosa y precisa.

Los Músicos de José (México)

Consentidos de la escena local y uno de los nombres que llama la atención en el cartel de Bahidorá, pero que de alguna manera también resulta en una integración lógica. Más de dos décadas de búsqueda estilística y probada solvencia para los objetivos festivos a partir de las dinámicas del goce y el baile, Los Músicos de José logran que su funk-rock jazzeado permita la calidad y exigencia necesaria sin sacrificar el groove y el sello de casa.

Louie Vega (NY)

Heredero directo del Nuyorican sound más duro y de ascendencia puertoriqueña (es sobrino de un tal ¡Héctor Lavoe!), Louie Vega encabeza las fiestas latinas más incansables de Estados Unidos, con una redimensión del ritmo y las frecuencias salseras más efectivas, ya sea a través su disquera Vega Records, o como Masters at Work, a cargo de Kenny “Dope” Gonzalez, quien prendió el viernes de la edición 2018 del Carnaval. Disco, salsa, house y funk, remezclados y reimaginados sin perder la cordura del vinyl y la puntería análoga.

Meridian Brothers (Colombia)

Con ¿Dónde estás María?, el séptimo álbum del combo colombiano integrado por Eblis Álvarez, César Quevedo, Damián Ponce, Alejandro Forero y la gran María Angélica Valencia, los Meridian Brothers pasaron de ser ese grupo de geniecillos que reiventaron de forma sorprendente y honesta el folclor colombiano, a encarnar una de las agrupaciones más importantes de la América Latina contemporánea.

Son queridos, marcianos, asombrosos y sumamente divertidos. La psicodelia reimaginada tiene un sabor particular que explota en nuestros cuerpos de forma irreversible. Quien haya visto a los Meridian Brothers o cualquiera de los proyectos paralelos de sus sólidos y multifacéticos integrantes, sabe que son garantía y relevancia sónica a distintos niveles.

Mitú (Colombia)

En menos de una década, Julián Salazar y Franklin Tejedor han labrado un camino de éxitos imparables, en donde la energía, el beat y las transmutaciones de la electrónica son ya parte de su ADN, el cual logra que la selva de Palenque y sus raíces más profundas se incorporen con una electrónica de cuño contemporáneo. Uno de los actos más esperados del Carnaval.

Noa Sainz (México)

Una voz sentida, calibrada con dulzura, sensualidad e imaginería soul, son elementos que caracterizan la propuesta de Noa Sainz, joven coahuilense, quien recientemente lanzó su EP debut, No science, el cual ha sido llamado como uno de los talentos emergentes de corte R&B contemporáneo más afortunados del país.

Nochenegra (México)

Fiesta vinilera a 45 revoluciones por minuto. ¿Qué tienen en común Pocz, Ruffy TNT, Tostoni y Carlos René? Todos ellos coleccionan killers incunables de forma profunda, obsesiva y casi antropológica, que encuentran en la afrodescendencia su punto de comunión, y que de alguna forma son los verdaderos protagonistas de una de las curadurías festivas más importantes de la Ciudad de México en los últimos años.

Romperayo (Colombia)

De todas las mutaciones de los proyectos de Eblis Alvarez, Pedro Ojeda y compañía, Romperayo quizás sea la más vertiginosa y movida, pero también la más fiel al folclor bogotano. Complementados con el talento de Ricardo Gallo y Juan Manuel Toro,

El combo viene presentando su segundo placazo, ¿Qué Jue?, el cual es una de las brutalidades que se les escaparon a todas las listas con lo mejor del año, salido a finales de 2018 y que explora el crisol y espectro que Romperayo sabe abrir en pedacitos para mostrarnos una música con sustancia, tradición y poderío inagotable. Una maravilla.

Selvagem (Brasil)

¿Qué pasará cuando la selva de Las Estacas se encuentren con su homónima amazónica? Augusto Olivani y Millos Kaiser encabezan uno de los duetos más sofisticados y deliciosos de las mejores fiestas del house de Sao Paulo y Rio, a punta de un tino de temas y vibraciones locales que dan vuelta a los cuerpos más exigentes. La delicia pura vuelta set amazónico.

Som Bit (México)

El talento local de Bahidorá, porta con orgullo una fusión que ellos mismos llaman Afromexfunk, el cual incorpora los géneros de su ADN para expandirlos y permearlos del folclor latinoamericano, incorporando la flauta como un sello de crisol sonoro suave y multifórmico.

Sonex (México)

Veracruz le ha aportado al mundo uno de los géneros más vivaces, elocuentes y deliciosos del folclor mexicano: el son. El cuarteto jalapeño Sonex logra incorporar el son jarocho con los linderos más prístinos del jazz, el reggae, e incluso el rock para dar forma a una propuesta genuina, memorable y de altos vuelos.

Spiritual Sounds & Om Mani Padme Hum Mexican Dub Society (México)

Honor a quien honor merece. La unión de dos protagonistas del soundsystem y el dub en México, comandando la fiesta reggae y la bisteciza bahidoriana. Altavoces gigantes con bajos de miedo y una selecta con lo mejor de Jamaica para el deleite morelense.

***

Si quieres un pase sencillo para asistir al Carnaval de Bahidorá sigue lo siguiente:

1. Sigue a Noisey en todas sus redes sociales (Toma Screenshot)
2. Responde lo siguiente:
¿Cuáles son los movimientos musicales, personas o cultura alrededor del mundo que han influenciado o impactado a BADSISTA? (pista)
3. Comparte esta publicación en Instagram, Twitter y Facebook (Toma Screenshot)
4. Envía todo lo anterior junto a tu nombre y apellido a itza.chacon@vice.com con asunto "Noisey me lleva a Bahidorá".

NOTA: Los ganadores serán seleccionados al asar y serán contactados vía mail el miércoles 16 de enero del 2018 a las 6 pm.

Conéctate con Noisey en Instagram.