Publicidad
terror en paris

François Hollande quiere cambiar la Constitución para acabar con el ‘ejército de yihadistas’

“Francia está en guerra”. Lo dijo ayer Hollande en Versalles, en su primera intervención parlamentaria desde la sangría yihadista del viernes. Es la segunda vez en la historia del país que un presidente se dirige a la Asamblea Nacional en tales...

por Rachel Browne
17 Noviembre 2015, 10:45am

Imagen por Philippe Wojazer/pool vía AP

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El presidente de Francia, François Hollande, propuso ayer acometer una profunda revisión de la Carta Magna del país galo, en su primera intervención parlamentaria desde la masacre terrorista infligida el viernes en París por la organización yihadista Estado Islámico (EI). Hollande propuso introducir una serie de reformas legales que permitan combatir el terrorismo en casa. El presidente galo ser dirigió a la cámara con una contundencia desconocida en él y prometió que destruirá a Estado Islámico.

"Francia está en guerra", proclamó Hollande en el Palacio de Versalles ante los miembros de la Asamblea Nacional. "Esta matanza ha sido infligida por un ejército de yihadistas que están atacando a Francia por ser un país libre".

Se trata de la segunda vez en la historia del país en que un presidente se dirige a sus parlamentarios en tales términos.

Hollande prometió continuar con los bombardeos contra Raqqa, la capital del autoproclamado Califato de EI. Raqqa es una pequeña población situada al norte del Éufrates, al noroeste de Siria. El presidente galo la describió como "la mayor factoría de terroristas del mundo".

El presidente galo dio el domingo el pistoletazo de salida a los bombardeos indiscriminados contra Raqqa. Tras dos noches consecutivas de ofensivas aéreas, las fuerzas aéreas francesas han alcanzado un puesto de mando y un campo de entrenamiento de la organización yihadista.

"Esta es una guerra diferente. Nos enfrentamos a un adversario nuevo. Nuestro actual enemigo, exige, de hecho, un régimen constitucional distinto que nos permita gestionar el estado de emergencia en el que estamos sumidos", señaló Hollande.

Según dijo, al presidente francés le gustaría implantar más "controles coordinados y sistemáticos" en las fronteras de la Unión Europea. Desde su punto de vista, el estado de emergencia de su nación debería de extenderse durante los tres próximos meses. El mandatario proclamó que aquellos ciudadanos franceses que tengan nacionalidad en otro país y sean sospechosos de asociación terrorista, no deberían volver a pisar suelo francés. De hecho, Hollande subrayó que se desposeerá de la nacionalidad francesa a todos aquellos nacionales que sean condenados por delitos de terrorismo. La propuesta parece ser apoyada por todos los miembros del hemiciclo.

Hollande en su intervención ante la Asamblea Nacional en el Palacio de Versalles. Imagen por Phillipe Wojazer/ vía AP

Uno de los yihadiastas que participó en los ataques entró en Europa por Grecia en caldiad de migrante en octubre de este año. Marine Le Pen, la líder del Frente Nacional (FN), el popular partido de la ultraderecha francesa, exigió que Francia deje de admitir a migrantes como "precaución".

Para François Gemenne, un investigador en estudios sobre migración en la universidad parisina Sciences Po, la respuesta militar de Hollande es la adecuada. Sin embargo, considera que será fundamental para el gobierno francés asegurarse de que cualquier medida doméstica que repercuta en las libertades civiles deberá de tomarse solo cuando está en peligro la seguridad nacional.

Y que cualquier medida tomadas para cerrar o detener el flujo de refugiados que llegan a Europa debería de ser excepcional y no permanente. "Es exactamente lo que desean los terroristas y lo que no debería de concedérseles", explica Gemenne. "Los refugiados están huyendo de los mismos ataques terroristas que padeció París. Estado Islámico es una amenaza tan conocida por los refugiados como por los habitantes de países civilizados. Lo buscan los terroristas es sembrar la división en nuestras sociedades entre migrantes, refugiados y nacionales".

'Sabía que debía huir corriendo', los perturbadores testimonios de los ataques en París. Leer más aquí.

Gemenne desea que Francia combata la radicalización no solo con iniciativas paramilitares y policiales. "La guerra contra EI no se ganará únicamente con la reacción militar. La lucha armada tiene que ser solo una parte de esa guerra. Y lo más importante es mostrarnos muy cautos a la hora de describir este conflicto como guerra, puesto que, al hacerlo, estamos reconociendo a EI como a un estado legítimo y a sus militantes como a combatientes válidos".

El despliegue antiterrorista en Francia aumenta por momentos.

Solo el domingo por la noche los gendarmes franceses llevaron a cabo 168 redadas por todo el país. Hollande declaró el viernes el estado de emergencia, una cláusula constitucional que, una vez activada, permite a la policía acometer registros, batidos y redadas sin necesidad de una orden judicial.

Ayer lunes, el ministerio del Interior francés Bernard Cazeneuve proclamó que la amenaza de nuevos ataques terroristas sigue siendo muy alta. Hasta la fecha se ha detenido a 23 personas y se han confiscado decenas de pistolas. Cazeneuve informó también que hay más de 100 personas en arresto domiciliario.

Lo que sabemos del cerebro de los ataques de París. Leer más aquí.

El ministro galo ya informó el domingo que le gustaría desmantelar todas las mezquitas en las que "se alimenta el discurso del odio". Francia ya impulsó un programa de vigilancia y de control de los centros culturales y religiosos tras los asesinatos de Charlie Hebdo, a principios de este años.

Según Wassim Nasir, un periodista de France 24 especializado en movimientos yihadistas, desmantelar las mezquitas sería una pérdida de tiempo.

"La gente no se radicaliza en las mezquitas", ha contado. "Los yihadistas que se plantean organizar un ataque terrorista no se reúnen en la mezquita y se ponen a habar allí de ello — y no lo hacen, entre otros motivos, porque se trata de lugares sometidos a un severo escrutinio. Sería incluso estúpido intentar tramar nada desde una mezquita".

Las últimas propuestas del gobierno y sus amenazas son, a juicio de Nasir, parte de las obligaciones del estado como aparato propagandístico. "Necesitan demostrar que están haciendo algo para combatir los ataques para así tranquilizar a la gente — lo cual es totalmente comprensible".

Anonymous declara la guerra a Estado Islámico por los ataques de París. Leer más aquí.

Sigue a Rachel Browne en Twitter: @rp_browne 

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsES

Tagged:
VICE News
Raqqa
francois hollande
Europa
Siria
francia
Estado Islámico
EI
oriente medio
yihad
Yihadismo
constitucion
estado de emergencia