Publicidad
La Guía VICE al ahora

El cambio climático podría causar un aumento en el precio de la cerveza

Tenemos que hacer algo ya.

por Eduardo Santos
17 Octubre 2018, 1:30am

Foto vía pixabay user amiera06

Artículo publicado por VICE Colombia.


Seamos claros: En este país no podrá haber para el pan pero siempre habrá para la pola.

En todos los estratos y en todas las ciudades o municipios, fin de semana tras fin de semana los estancos están hasta el techo. No existe negocio más rentable ni bebida que represente mejor a este pueblo dolido y trabajador que encuentra en el delicioso placer de acercarse una pola helada a la boca, una manera sencilla y rápida de olvidarse por unas pocas horas de la realidad y disfrutar de sus etílicos placeres.

Pero amigos, nuestro consumo de cerveza está en riesgo.

Y aunque a primera vista se podría pensar que los responsables serían los impuestos u otra absurda medida del gobierno, existe un enemigo silencioso que podría causar un aumento inédito en el precio de la sagrada bebida de tienda: el cambio climático. Sí, leyeron bien, por culpa de la misma humanidad y su falta de conciencia ambiental, la producción de cerveza se estaría viendo seriamente amenazada.

Según un artículo publicado el 15 de octubre en la revista Nature, los cultivos de cebada, —ingrediente clave en la producción de la cerveza— se estarían afectando por las olas de calor y periodos de sequía que surgen a raíz del cambio climático. Un impacto que se notaría más a futuro y que los investigadores probaron modelando el impacto de eventos climáticos extremos sobre estas semillas de dos maneras: una que se centraba en los procesos de los cultivos y otra en la que se utilizó un modelo económico para medir el efecto del cambio climático en el futuro.

Los investigadores concluyeron que efectivamente estos eventos causarían una disminución de los cultivos de entre 3 y 17 por ciento alrededor del mundo, dependiendo de la severidad de las condiciones climáticas. Además, según dicen, “esto resultará en dramáticas reducciones regionales en el consumo de cerveza (por ejemplo, −32 por ciento en Argentina) y aumentos en los precios de la cerveza (por ejemplo, +193 por ciento En Irlanda)”.

Palabras más palabras menos, con una baja en la producción de cebada, la cerveza inevitablemente tendrá que subir de precio y darnos directamente en el bolsillo ya que las cervecerías tendrían que afrontar la escasez rebuscándose la semilla más cara.

Esto es real, el cambio climático es real y la cerveza más cara será real dentro de no mucho. La naturaleza tiene sus maneras misteriosas para cobrarnos y parece que ya no hay vuelta atrás. Lo sentimos.