En su lucha contra el terrorismo, Camerún está utilizando métodos de tortura

Desde 2014, el grupo terrorista Boko Haram acecha Camerún. Sin embargo, un nuevo reporte de Amnistía Internacional revela que el ejército somete a personas a golpizas brutales por la simple sospecha de pertenecer a los yihadistas.

|
16 agosto 2017, 3:29am

Imagen vía Stringer/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Desde 2014, el grupo fundamentalista islámico Boko Haram se ha expandido a lo largo de Camerún en el continente africano.

En marzo de aquel año, el grupo yihadista realizó su primer ataque al norte de Camerún. Hasta 2016, el conflicto ya cobró la muerte de 1.500 y ha desplazado a más de 155.000.

El ejército sirio está apunto de acorralar al Estado Islámico. Lee más aquí.

Sin embargo, un reporte de Amnistía Internacional (AI) señala que en su lucha contra este grupo, el ejército de Camerún ha sometido a personas con golpes, ahogamientos y otras torturas.

Sin precisar el dato, AI señala que el reporte está elaborado con decenas de testimonios que fueron torturados solamente por ser acusados y sin pruebas de pertenecer a Boko Haram.

"Estas terribles violaciones de derechos humanos constituyen crímenes de guerra. Teniendo en cuenta el peso de la información que hemos obtenido, las autoridades deben iniciar investigaciones independientes sobre estas prácticas de detención en régimen de incomunicación y tortura, así como las posibles responsabilidades individuales y de mando", dijo Alioune Tine, director regional de AI en la zona de África Occidental y Central.

¿Por qué República Checa se opone al control de armas en Europa? Lee más aquí.

De acuerdo con el reporte, las víctimas describen al menos 24 métodos de tortura a los que fueron sometidos. Antes de golpearlas, por ejemplo, les ataban las manos y los pies a la espalda. También, en la misma posición, solían suspenderlas en el aire como un columpio.

Las torturas se dieron en dos centros de detención no oficiales: la base del Batallón de Intervención Rápida en Salak, al norte del país, y en un centro de la capital, Yaundé.

Además de Mosul, el Estado Islámico está por perder el control en la ciudad de Raqa. Lee más aquí.

"Me ordenaron que les dijera si conocía a algún miembro de Boko Haram. Fue entonces cuando el guardia me ató las manos y los pies a la espalda y empezó a golpearme con un cable eléctrico, al mismo tiempo que me echaba agua. Me dieron una paliza que casi me mata", dijo una víctima que estuvo seis meses en detención e incomunicado en Salak, donde según imágenes satelitales hechas por AI había hasta 70 personas detenidas al mismo tiempo.

El reporte también señala que en dichos centros de detención se encontraban personal militar tanto de Francia como de Estados Unidos.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Más VICE
Canales de VICE