Publicidad
guerras y conflictos

Militares británicos podrían ser acusados de crímenes de guerra en Irak

El responsable de una agencia gubernamental del Reino Unido asegura que existen evidencias para abrir cargos contra las tropas británicas desplegadas en Irak en 2003 por las violaciones y los asesinatos que habrían infligido a la población civil iraquí.

por Tess Owen
04 Enero 2016, 1:58pm

Soldados de la Armada Real Británica en el sur de Irak en marzo de 2003. (Imagen por Stephen Hird/EPA)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Los soldados del ejército británico podrían ser acusados de crímenes de guerra. Los gravísimos delitos se habrían producido durante la invasión de Irak en 2003. Así lo ha comunicado el responsable de una agencia del gobierno encargada de gestionar los casos de tortura y de crímenes desleales.

Mark Warwick, un antiguo detective que ahora dirige el Iraq Historic Allegations Team (IHAT) declaró en una entrevista aparecida el sábado en las páginas del periódico The Independent que existen evidencias suficientes para abrir un caso contra las tropas británicas por sus asesinatos y maltratos a civiles iraquíes.

"Entre el amplio espectro de crímenes de los que se responsabiliza el IHAT, existen algunas denuncias extremadamente serias contra nuestros soldados, homicidios incluidos", cuenta Warwick. "Creo que existen evidencias suficientes para conseguir que la autoridad procesal correspondientes abra un caso y enjuicie a los responsables".

El ministerio de Defensa del Reino Unido creó el IHAT en 2010 para que se convirtiera en una agencia que funcionara de manera independiente respecto al ejército. Según un informe publicado en 2015, el IHAT ha recibido más de 1.500 denuncias por crímenes de guerra e incidentes relacionados con el maltrato a los prisioneros que habrían infligido los soldados británicos.

En 2006 ya se formuló un inicio de investigación sobre las mismas denuncias. Sin embargo, el proceso fue abandonado sin que se llegara a abrir ninguna investigación formal. El Tribunal Penal Internacional (TPI) reabrió su investigación en 2014 y publicó un informe el mismo año en que ya advertía que estaba investigando una serie de abusos que habrían sido infligidos por las tropas británicas por distintas instalaciones militares entre 2003 y 2008.

Según un dosier enviado al TPI el pasado mes de septiembre y al que ha tenido acceso VICE News, entre los maltratos denunciados se incluirían electrocuciones, quemaduras, simulaciones de ejecuciones, amenazas a las familias de los detenidos, agresiones sexuales y "exposición forzosa a material pornográfico". El informe elaborado por el IHAT en 2015 desvela que la agencia recibió 19 denuncias de violación durante la detención — cuyas víctimas serían tanto masculinas como femeninas —, además de otros 26 casos de violencia sexual, como la masturbación forzosa o las violaciones bucales.

Decenas de detenidos fueron privados de la protección legal a la que les da derecho la convención de Ginebra sobre derechos humanos, mientras que 259 civiles iraquíes fueron presuntamente asesinados a manos del personal del ejército británico. Entre ellos se contarían 47 personas que murieron mientras se encontraban bajo custodia británica.

'Lo que vi en Irak pudo conmigo'. Leer más aquí.

Las voluminosas acusaciones registradas por el IHAT son ahora diez veces mayores de lo que eran cuando la investigación fue abierta por primera vez. "El problema es que seguirán aumentando", cuenta Angela Stevens, una abogada que trabaja para la firma londinense Public Interest Lawyers que, a su vez, colaborar con el Centro Europeo por los Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR en sus siglas inglesas). Stevens ya advirtió a VICE News que cada vez son más quienes conocen la existencia del Tribunal Penal Internacional, de manera que el número de iraquíes que denuncian haber sido maltratados no para de aumentar.

"A pesar de que algunas de estas muertes ocurrieron hace 10 años, hay mucha gente que solo está descubriendo ahora que están autorizados a presentar quejas formales, incluso a día de hoy", cuenta Stevens.

El IHAT contaba con haber completado su investigación para 2016, sin embargo Warwick tiene claro que la fecha límite cifrada se quedara corta. La organización dispone de financiación para seguir funcionado hasta 2019. "En el próximo año y medio analizaremos de nuevo todos los casos para hacernos una mejor composición de lugar", ha contado en The Independent. "Entonces ya podremos manifestar hasta qué punto es realista o no pensar en 2019 como el año en que resolver el conflicto".

Tropas españolas en Irak ¿para qué? Leer más aquí. 

Las organizaciones pro derechos humanos, que están deseosas de presentar cargos contra los oficiales implicados, se han quejado de la lentitud de la organización. Warwick, por su parte, ha pedido un poco de paciencia. "Creo que la gente necesita comprender la complejidad, el volumen y los aspectos geográficos de todo esto", ha contado. "No se puede subestimar lo que cuesta organizar esos tres factores, mientras se intentan llevar a cabo investigaciones sobre el comportamiento de los soldados".

Lo que parece claro es que no todos los casos desembocarán en una investigación. Según Warwick será considerada la "proporcionalidad" de cada delito y la severidad del castigo, además de las posibilidades de que las acciones merezcan penas de prisión.

"La gran mayoría del personal militar británico desplegado por todo el mundo se comporta de manera profesional y de acuerdo a la ley", ha señalado un portavoz del ministerio de Defensa británico. "Claro que siempre que haya evidencias suficientes, los miembros de las tropas de Su Majestad la Reina podrán ser imputadas".

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES

Sigue a Tess Owen en Twitter: @misstessowen

Tagged:
VICE News
Europa
Reino Unido
Derechos Humanos
oriente medio
guerra de Irak
crímenes de guerra
Gran Bretaña
abusos
torturas
tribunal penal internacional.
mark warwick
crímenes de guerra británicos