Music by VICE

El beatmaking en América Latina 2

Ahora toca el turno a Pakbel de México, Chesary Marroquin de Guatemala y B Side Producer de Costa Rica.

por Jorge Leal; ilustración de Mauricio Santos
10 Octubre 2018, 6:07pm

En esta segunda de cuatro entregas sobre el A,B,C de los beatmakers más duros del rap latino en la actualidad, revisamos Costa Rica, Guatemala y México. Acá la primera parte y acá la tercera y la cuarta.


Como muchos de ustedes saben, realicé un ejercicio bien extremo de escuchar todo el rap que pude hecho en Latinoamérica y el Caribe durante algunos meses, con el fin de hacer el más exhaustivo y comprensivo documento sobre el beatmaking de la región. El resultado son una serie de charlas con gente apretando pads en todo el continente.

Para esta segunda entrega del mapa más confiable y definitivo de los músicos que generan los beats para rapear en el hip hop de América Latina, nos fuimos al centro y norte del continente, donde la tradición hip hop ha tenido una marcada influencia de la cultura estadounidense por la cercanía, y ha sido un punto clave para el desarrollo de la cultura en la región.

Desde los valores positivos hop como ente socialmente responsable hasta lo gangster y el pandillerismo, el hip hop se ha permeado como una influencia clave para las juventudes de tres generaciones en la búsqueda de una identidad. Dato curioso, la entrevista de Pakbel, la última de esta segunda entrega, es clave para entender este trabajo en conjunto, así que recomendamos que la revisen a fondo, pues toca puntos como localización geográfica y relaciones comerciales de los diferentes puntos desde donde se hace música.

***

Costa Rica

Nombres a considerar: B Side Producer, Soultwo, Dennis Beats, Yeazy Kay, DjP.

El hip hop en Costa Rica se ha ido afianzando en los últimos años aunque, al igual que la mayor parte de América Latina, está buscando madurez. Al parecer predomina el reggae en el país caribeño, pero de unos 4 años para acá, el hip hop ha crecido para quedarse.

De la búsqueda salieron a relucir los sellos/promotoras Alajuelita Underground, Ruff & Tuff TV y Phantom Sounds. Respecto al último, charlamos con el responsable, B Side Producer.

B Side Producer

1539192872143-B-Side-Producer-2
B Side Producer. Foto cortesía del artista

NOISEY: ¿Qué edad tienes y cuánto tiempo llevas viviendo de hacer música o de actividades relacionadas con la música?
B Side Producer: Tengo 28 años de edad y 11 años de haber empezado a crear música.

¿Cómo ha sido tu carrera en el pasado, presente y futuro? Qué ha cambiado, qué sigue igual, qué te gustaría cambiar, etc.
Empecé a escribir música como una manera desahogo a una etapa conflictiva de mi vida, en la que me costó mucho poder expresarme hasta que encontré este medio; con el pasar del tiempo se fue tornando una pasión y las pasiones traen sueños, al convertirse en un sueño decidí tomarlo más en serio y perfeccionarlo asistiendo a clases, practicar todos los días, disciplinarme y ahí fue donde empecé a crear beats y producir hasta el día de hoy.

En resumen, ha cambiado el apoyo de la gente y el reconocimiento a nuestro trabajo, el haber entrado más a fondo al beatmaking me ha ayudado a encontrar un estilo propio que duré mucho tiempo en descubrir.

Lo que sigue igual son las mismas ganas, el empeño que he puesto desde el principio en hacer bien mi trabajo, y lo que me gustaría cambiar es el tiempo que tardé en encontrar el norte a lo que quería realmente hacer, sin embargo las cosas llegan a su tiempo.

Dentro de tu país y en América Latina en general, ¿qué otros beatmakers/productores apegados a la cultura del hip hop y sus derivados conoces que también vivan de hacer beats y producir?
Dentro de mi país he tenido la oportunidad de conocer a la mayoría de productores de géneros urbanos, el cual ha crecido mucho en los últimos años, más no ha alcanzado la madurez necesaria como para pagarnos lo suficiente para vivir de esto; se basa más en una pasión.

He tenido la oportunidad de estar presente en las mayoría de los eventos que se realizan en mi país, donde he conocido varios productores latinoamericanos de renombre o con un futuro enorme, como por ejemplo Oldtape y Mctematico ambos de Venezuela, Norick de Perú, Cydtronyck de Chile, Fenes DJ y beatmaker español que está trabajando actualmente con Rxnde Akozta.

En relación al tema anterior, ¿quiénes son los próximos que conseguirán dar el siguiente paso y vivir bien de esto a tu criterio?
Pienso que hablar de temas futuros es relativo, todo depende, no solo de sus producciones sino de la manera que sepan llevar su imagen, para esta época el negocio musical abarca más que la música en sí, y las oportunidades son escasas. Hay que saberlas aprovechar cuando llegan.

¿Cuál es tu pronóstico para la industria del hip hop en tu país y en América Latina? ¿Hacia dónde vamos?
En mi país la movida ha crecido rápido desde hace 4 años al día de hoy, ya que al inicio siempre fuimos muy pocos los que estábamos dentro del género. Costa Rica es un país donde ha predominado el reggae y el hip hop tardó pero llegó para quedarse. En Latinoamérica ha crecido a pasos agigantados, siendo Sudamérica la causante del auge.

El siguiente paso para el hip hop latinoamericano será convertirse en una industria con el mismo o más reconocimiento que el hip hop ajeno a nuestra región.

¿Qué sigue para ti y tus proyectos?
Mucho trabajo, estamos trabajando actualmente con proyectos junto a productores sudamericanos para poder expandir nuestra música a la mayor cantidad de países, ya que nuestro objetivo principal es destacarnos fuera de nuestras fronteras. Seguimos perfeccionando nuestro estilo, buscando sonidos innovadores y mejorando cada vez mejor nuestra estrategia de mercadeo.

Guatemala

Centroamérica es una región que me fue especialmente difícil de contactar. Encontré nombres de raperos como David 502 de Guatemala y Young Killa de El Salvador, pero ambos en estrecha relación con la cultura en Estados Unidos al radicar o haber radicado allá.

De ahí encontré otros nombres más hardcore que tienen afiliación con pandillas de esas regiones que no serán mencionadas en este artículo por respeto. Afortunadamente, el editor de Noisey en español Feli Dávalos me recomendó a la rapera Rebeca Lane. Vi que a Rebeca le produce Chesary Marroquin, joven MC y músico/productor de 25 años en cuya fanpage podemos leer que su interés personal es hip hop cristiano. “Desde el 2012 comienza a trabajar producciones musicales tanto para artistas nacionales como internacionales en diversos ritmos dentro de MiCuarto Studios.

Algunos de sus beats han sido utilizados en Batalla de los Gallos Redbull 2013. Ganador del concurso latinoamericano de tribal en el Reto Pepsi 2013. Con varias de sus producciones se ha posicionado en la escena guatemalteca como uno de los productores más destacados no solamente en la escena hip hop, sino electrónica y otros géneros”.

Lo de Rebeca es rap con inclinación social y política positiva, de denuncia contra la opresión. Suena natural que se haya asociado con un productor y cantante cristiano en un probable panorama violento como el que imaginamos en algunos lugares de Centroamérica desde el ojo de un foráneo.

Chesary

1539193670795-Captura-de-pantalla-2018-10-10-a-las-124717
Chesary. Foto cortesía del artista

NOISEY:¿Qué edad tienes y cuánto tiempo llevas viviendo de hacer música o de actividades relacionadas con la música?
Chesary: Mi nombre es César Marroquín, más conocido como CHESARY (Beatmaker/MC) guatemalteco, tengo 25 años, llevo aproximadamente 5 años viviendo de la música.

¿Cómo ha sido tu carrera en el pasado, presente y futuro? Qué ha cambiado, qué sigue igual, qué te gustaría cambiar, etc
Mi trayectoria inicia desde que tenía 8 años, inicié tocando percusiones latinas y de ahí el amor por la música, actualmente soy uno de los productores de hip hop más buscados de mi país Guatemala. En un futuro sigo visualizándome viviendo plenamente de la música.

¿Dentro de tu país y en América Latina en general, ¿qué otros beatmakers/productores apegados a la cultura del hip hop y sus derivados conoces que también vivan de hacer beats y producir? Es decir, ¿a quién más conoces con una carrera de esto?
He escuchado de muchos productores latinoamericanos, pero en realidad no he tenido la oportunidad de conocer a alguien que viva totalmente de la música en cuanto a hip hop se refiere. En mi país existen muchos beatmakers muy buenos pero lamentablemente la escena no es tan grande ni consumidora como para que todos vivamos de esto. Gracias a Dios tengo la oportunidad de llevar el alimento a casa a través de lo que hago.

En relación al tema anterior, ¿quiénes son los próximos que conseguirán dar el siguiente paso y vivir bien de esto a tu criterio?
Creo que es muy complejo, se trata de esfuerzo, disciplina y constancia, yo tuve que pasar muchos años practicando y tomar la difícil decisión de no seguir en la universidad o estar en un trabajo convencional solo para vivir de la música, (con esto no quiero decir que todos debamos hacer lo mismo pero fue el sacrificio que yo hice para obtener lo poco que tengo) .

Vivir de lo que amamos es lo mejor de la vida, así que quién dará el paso siguiente será quien se atreva a dejar sus miedos y llevar su talento a otro nivel.

¿Cuál es tu pronóstico para la industria del hip hop en tu país y en América Latina? ¿Hacia dónde vamos?
Hace un par de años veíamos esto en crecimiento, pero el "trap se ha apoderado" de una sociedad "hip hoper" que prometía más, aunque es un debate de nunca acabar, estos pseudo géneros han hecho que la cultura hip hop sea puesta en "stand by". A pesar de ello el hip hop sigue siendo consumido por quienes aman esta cultura que ayuda a cambiar mentalidades, esperamos que siga creciendo como industria para que seamos muchos más los que podamos tener el alimento diario de lo que tanto amamos y podamos expandir pensamientos positivos a mucha más gente.

¿Qué sigue para ti y tus proyectos?
Seguiré subiendo beats de uso libre en mi canal de youtube, mi sueño es viajar por el mundo con un "home studio móvil" y grabar a mcs en sus propios hogares y entornos donde radiquen, es mi más grande proyecto. Seguiré llevando hip hop hasta donde nuestro Dios me lo permita.

México

Nombres a considerar: Mono (Cartel de Santa), Toy Selectah, Beat Boy, Pakbel, Danny Brasco, Roy Güemes, BCN Beats, Taxi Dee, Jamgle, MLKMN, Dr Zupreeme, Zaque, Maxo, Adán Cruz, Pech Beat, Washi Hana, Luzock MF, Gordojazz, Ruido Lofi, Aku, Beastie C, Mezcalibur, Beat Slayers, Phynx, Goon Boy, Wicho Beatz, M.T.O., BrunOG.

Hay quienes dicen que es el momento de México y es innegable que es una importante plataforma musical en el mundo de habla hispana. Aunque la industria de hip hop aún no llega a los multimillones masivos, se ha construido una importante identidad en el sonido, que varía de región a región. También por la densidad demográfica, permite que se forje un público para distintos tipos de nicho.

Incluso en lo referente a hip hop la cosa es muy diferente de una ciudad a otra. Para ir el grano decidí preguntarle a Pakbel, capo de Osuk, el sello más fino de Torreón, Coahuila; estudioso de hip hop y experto en beatmaking, el tipo de sujeto que sabe administrar negocios al punto de que ahora su mamá le cuenta a sus amigas “mi hijo es un empresario hip hop”, ante el asombro de las mismas.

Una entrevista necesaria en este artículo que le da de alguna manera una columna vertebral a algo que, de momento, en este registro de información para la posteridad.

Pakbel

1539193279845-Pakbel-2018-x-OSUK-MX
Pakbel. Foto cortesía del artista

NOISEY: ¿Quién es el hip hop en el continente hoy día?
Pakbel: Esta cabrona esa pregunta. A ver, El “ser” es complejo, de por sí. Hip hop siempre ha estado relacionado con la búsqueda de la propia identidad a través de los remixes ––o recontextualización–– del entorno: música, tecnología (digo, hasta Facebook es un remix), arquitectura, la cocina, geografía, el ocio; un sin fin de remixes constantes y conscientes, que terminan por convertirse en conocimiento; eso ha pasado siempre y seguirá pasando.

Hip hop para mi es básicamente esa misma receta de remixes, ubicada en los años 70 en algún lugar del gringo con la suficiente exposición mundial para que todos lo sintieran, apreciaran y vivieran, lo remixearan y terminaran convirtiéndolo en cultura, costumbre.

Sería eso, apegarse a ideas y costumbres que se generaron hace más de 40 años en el gringo, estudiarlas y a sus precursores, entenderlas, aplicarlas en tu vida diaria de alguna manera y la disposición al diálogo enriquecedor frente a quienes muestren interés.

Son muchas cosas ¿no? tal vez por eso se convierte en una pasión para algunos y las pasiones generan cosas locas. Agregaría también, Ambición. Todos los seres humanos somos ambiciosos, cada quien en su medida, pero hip hop en paralelo a su semilla de disciplina, también siembra una de ambición, y ésta tiene su sazón, deja muy buen sabor de boca. Saben de lo que hablo.

Y en materia de beatmaking ¿quiénes puedes comentar que rifan actualmente en el país?
Creo que rifar es por etapas. Todos rifamos en diferente frecuencia, a veces subes o bajas la stamina, life means struggle, y en esta etapa me concentro en el futuro ––antes estaba más concentrado en la expresión, el arte, el desahogo––. Entonces volteo hacia beatmakers y/o productores que siguen en este ejercicio desde una trinchera más cómoda, más realizada.

La liquidez económica y sus bondades son protagonistas de este enfoque, el camino es largo, lo puedes escuchar en los beats, notarlo en la discreción de la vida privada, en la manera de pensar y ejecutar. En México hay varios que siento que están en esa trinchera.

Para llegar a ese punto se necesita un equipo de trabajo capaz aunque muchos digan que se hace con dos manos. Puedes trabajar fuera de hip hop y luego meterle ese billete para hacer que tu pedo crezca, o puedes trabajar desde dentro de hip hop e intentar hacerlo funcionar desde dentro, ambas direcciones son difíciles y van de la mano, ambas tienen sus prestaciones muy válidas y acertadas, siento que yo deambulo entre ambos mundos.

Ahora ¿quien está logrando este asunto de la liquidez económica en el tema de beats que muchos otros no han, o hemos podido? Aquellos que producen reggaeton o trap, usan las mismas herramientas, pero aprovechan su nicho de mercado para ganar buen billete, algunos sí, los millones, otros con su porcentaje de canciones invierten en negocios relacionados a su estilo de vida, otros lo siguen intentando. En méxico debería de haber más de un par que está sin duda en ésa situación, y sino, pues hay que administrar mejor el varo.

Este comentario comparando a alguien que produzca rap en méxico versus alguien que produzca reguetón en Puerto Rico, o alguien que haga baile funk beats de Brasil, existen ya muchas tendencias de beats que tienen nichos de mercado más lucrativas que aquellas que el hh defiende. Es una charla para buen rato.

Digo porque otro punto que me viene a la mente es comparar a un excelente jugador de fútbol de barrio que gana 300 o 400 por partido vs uno no tan bueno pero profesional que ganas bastante más que eso.

De poco sirve el talento si no sabes como llevarlo a su máximo nivel y en este aspecto la disciplina y el trabajo duro de un talento mediocre se puede imponer a largo plazo y dejar mejores ganancias para ti y tu familia.

Lo mismo pasa con la música, los productores, su producción y esas cosas. Entre los que creo que rifan en el país basándome en mi anterior comentario puedo mencionar a Zaque de Sonido Líquido, Maxxo de Inalcanzables Records, Rowan Rabia de Cartel de Santa y BeatBoy de Beatboy Music. Eso por el lado de los mexicanos.

Eso por el lado de los mexicanos ¿Qué hay de las otras regiones?
Para hablar de otras regiones me viene a la mente Chile por diversas charlas circulares entre el crew. Entre ellas que Chile es meca del hip hop latino y que en ese país es donde la música rap tiene una mayor salud y alcance, y será como sea, lo poco que he estudiado de diversos lados es que muchos de esos lugares iniciaron e iniciamos a aprender hip hop en los años noventa por medio del break dance, luego vienen todas estas historias cliché del los videos de mtv, mi primo me trajo un cd, bailábamos en las esquinas y nos quemaban los cd ́s en la computadora de tal amigo.

En algún momento sentí la necesidad de analizar la geografía y la situación política/social de los lugares donde ha habido material hip hop de calidad que pudiéramos comentar, las relaciones comerciales de ese país con los países del primer mundo, sus crisis económicas, por ejemplo. ¿Cómo influye el país que te vende coches o el que te vende electrodomésticos en tu día a día? ¿Porque el sonido de New York es tan diferente al de Los Ángeles si son el mismo país? Quise encontrar la respuesta en las costas, en que Nueva York está más cerca de Europa y Los Angeles más cerca de Japón o China, ideas como ésas.

El mismo país puede recibir distintos instrumentos y herramientas dependiendo de la zona geográfica y eso te define el sonido en un inicio, y ni cuenta te das. Nosotros en México usando Akai y aquellos en Japón usando Roland SP.

Muchos aspectos de la vida de un país se mueven a otro país por medio del comercio, y hip hop no es la excepción. Entonces si en algún momento piensas que tu sonido o el sonido de tu país se parece mucho al de otro país o continente, entonces puede ser buen ejercicio el conocer que relaciones comerciales tiene tu país con ese otro país y puedes tener datos interesantes.

Bueno, ahora ya es diferente por el internet, puedes comprar lo que quieras en línea y hacer de tu sonido algo aún más auténtico y complejo. Hablo supongo, antes de concebir internet como herramienta principal.

Culturalmente hay más combinaciones, por lo tanto, siempre he preferido el sonido mexicano. Nunca me ha parecido fácil de digerir, siempre implica el desarrollo de sonidos complejos en relativamente poco tiempo ¿cuántos años llevamos dándole importancia al beatmaker? Muchos sonidos de talento emergente que escucho últimamente intentan sonar a lo que sonaron los mediados de los noventa.

Ahí tienes de ejemplo lo que le está pasando a la escena venezolana en consecuencia de su desmadre político y financiero. Están llegando a donde nunca pensaron. He escuchado a amigos que se dedican a la moda hablar de los venezolanos y como es que funciona su acento para latinoamérica mucho mejor que el acento de un mexicano.

Ellos también fueron colonizados por españoles y además tienen mucho vínculo con Miami, y algo tiene Miami con Latinoamérica que crea éstos acentos tan atractivos para mucha gente que se suman a un perfecto dominio de inglés casi de manera natural y que generan tanta proyección.

En éste ejemplo también creo que influye mucho la geografía. A fin de cuenta hip hop y otros movimientos se desarrollan en los círculos sociales de más bajos recursos y es ahí donde directamente se siente la bota en el cuello cuando hay alguna crisis financiera, política y hasta de moda. El desarrollo de hip hop va de la mano con la crisis del país ¿será la crisis que estamos pasando los mexicanos un indicador que anuncia una época máxima para los talentos de México? No puedo dejar de pensarlo. Cada vez más hay iniciativa privada intentando consolidar negocios en éste género musical, haciendo marcas de ropa, tiendas, barberías, antros y bares.

Sabemos que el estilo de vida callejero siempre tendrá ese nivel alto nivel de mercadeo, y ellos lo saben también. Son muchas charlas circulares que tienes con tus compas al mismo tiempo: dónde y cómo inició, cómo se combinó, que resultó, hacia dónde va. Same shit, Different Subject.

Eso sí que no me había pasado por la mente. De Venezuela se me viene a la mente Akapellah y Big Soto.
La verdad no sé en Venezuela, pero aquí en México creo que trabajan con Jamgle. Hacen un chingo de desmadre, andan con los Santa Suerte. Traen negocios chidos los vatos.

¿Qué piensas de la gente que se clava con producir un sonido muy “clásico”, “puro”, “tradicional” o como quieran llamarlo?
Emular sonido me suena adolescente, principiante, yo no estoy en eso ni por tradición ni por homenaje. Igual y sólo es mi opinión y me la están pidiendo, pero lo comparo con los grupos que tocan covers en los bares. Inviertes tu tiempo en imitar un sonido del ayer.

He visto que presumen que compraron un SP-1200 para hacer beats y que luego tienen problemas -y muchas publicaciones- para hacerle el mantenimiento, osea, es obsoleto y primitivo cuando ya existen y lo comparas con las apps para el celular.

Sirve en todo caso para tomarte fotos y verte bien en instagram pero, ¿para producir en 2018? Nunca he sido fan de la cosa ésta del craft y su filosofía.

No a todos les interesa evolucionar el sonido, supongo.
Creo que es por ahí, por la emoción de la juventud. Digo, hay quienes piensan que Cypress Hill es el mejor grupo de la historia, muchísima gente es esclava de la dopamina que sintió de joven. Es más fácil intentar reproducir algo que ya conoces y te hace sentir bien que buscar una emoción nueva, mucha banda es perezosa al buscar emociones y se entiende lo que muchos buscan en la música es mumblin, pocos estamos estudiándola, simón, me incluyo.

Su tiempo es así y no soy quien para decirles que sea de otra manera, pero hay más direcciones para donde voltear en materia de beats, internet es el faro. El reciclaje ya solo es una de tantas opciones para hacer hip hop. Hip hop e Internet son como cigarros y encendedor, dúo dinámico estado mental. En su momento si no reciclabas, hacías música disco o techno porque tenías la posibilidad de crear. Los productores de los ochenta que ya medio hacían beats con breaks y tornamesas, era puro reciclaje, sampleo.

Música buena que nunca pegó y aunque haya pegado, pues ya, la reciclas, agarras el bombo, una nota de bajo, la revives y la traes de vuelta. Pienso que esta generación se parece más a la generación que producía techno en los ochenta y tantos, una generación que tenía muchas herramientas e instrumentos para crear y sentirse libres de experimentar, explorar sonidos.

No creo que dejemos de samplear, pero si que esta etapa de sonido en hip hop latino es más parecida a los inicios de la música techno que del hip hop mismo en su origen. Si te compras unas tornamesas no las compras para samplear, las compras para salir a tocar, hacer fiestas ¿no? Cargas la música en tu computadora, ya no andas buscando vinilos, oliendo la tierra, agarrando alergias y todos esas ondas ¿bonitas? ¿románticas? no sé que le vean, no estoy en ese nicho.

Tengo tiempo pensando que el beatmaking es como un aula de escuela, todos estamos ahí aprendiendo y viviendo lo mismo pero cada quien asiste por motivos diferentes, cada cabeza es un bombo, están los que van por no estar en su casa, hay quienes solo asisten por que no les queda de otra, otros porque piensan en su futuro, otros porque simplemente son buenos ahí.

A fin de cuentas todos estamos donde mismo. El punto ahora es crear una comunidad sólida, ya no es sólo un movimiento basado en el comercio gringo de música de negros y de hip hop.

La tendencia es congregar creadores de ritmos que se apoyen entre todos mutuamente para poder tener todos un negocio. Creo que es la característica de la producción contemporánea de beats, -ahora quien es el romántico, hum- que se busca crear un negocio sustentable como en el skateboarding, como en el bmx, como en el graffiti, toda pasión tiene un negocio detrás que puede funcionar y los beats no serán la excepción.

Soy de los que piensa que si tienes una idea geográfica clara de tu sonido y la comparas con otras latitudes = puede ser original. Fijarte en el pasto del vecino te ayuda a saber lo que no tienes que hacer. Creo que es la única manera en la que puedes tener un ápice de originalidad.

Esa manera de ver las cosas es lo que me ha ayudado a desarrollar un sonido de mezcla, un producto final con mi toque personal. Puedes pensar en un producto cargado de creatividad sin descuidar el lado monetario, y siempre habrá quien te ayude a ganar algo de dinero con eso.

Ya lo dijo este vato en la entrevista que salió hace poco en youtube “gracias a Run DMC comen mis hijos”, al tipo no le importa la creatividad en la música, le importa la música como producto y generar dinero con la música de otras personas.

Si uno se pone al tiro, puede generar dinero con el gusto músical de otras personas, puedes tener un negocio sustentable basado en el potencial y la creatividad de tus amigos, en cierta capacidad administrativa y en el gusto de la gente.

¿Qué país latino te parece está haciendo algo interesante en ese sentido?
México, no diggity. México es innegablemente la plataforma de muchos géneros musicales y artistas latinos. Nosotros ya estamos viviendo aquí, estudiando desde dentro el fenómeno y sus participantes, no solo estamos en la proyección sino también en la evolución cultural.

Hay hip hop pymes por todo el país queriendo lograr sus objetivos, disfruto ser testigo. La música latina siempre se ha mezclado con todo, es como el agua mineral.

¿Qué sabes del caso argentino? Y por otro lado, ¿qué piensas de los cubanos?
De Argentina nunca he estado al tiro, la verdad. De Cuba tampoco sé mucho, lo único que he escuchado es la órbita que gira alrededor de Los Aldeanos y Orishas. En ellos también la crisis y la represión son factores que se vuelven a manifestar. Cuba siempre ha estado en ésta conexión con Miami. El estar tan cerca de Miami de alguna manera definió el estilo de vida y moda, luego lo de Fidel Castro, la disolución de la Unión Soviética.

Han estado marcados ya sea por dictadores, por la migración y por crisis económica. Creo que el rap de ahí por eso no lo escuche tanto, no es que ignore la situación en que viven, pero cuando yo era niño también estuve en situaciones similares.

Entonces, la verdad no es algo que yo quiera escuchar en mi daily, no necesito música que me remonte a esa etapa de mi vida. Creo que el rap, y la misma cultura cubana siempre ha estado marcada por una transición trunca al capitalismo, dictadores y al igual que nosotros, la migración a Estados Unidos.

¿Qué opinas del trap? Hablo del trap de “verdad”, ese de la apología criminal, los ritmos sombríos y la actitud frívola pero festiva.
¿El Trap de verdad? No sería yo quien hable de esa materia pero creo que funciona por su minimalismo. Es un producto, lo ofrecieron y se vendió como pan caliente por esa misma razón.

Hay mucha gente que se identifica con ese trap así como la hay que se identifica con los corridos alterados.

Gente que necesita ayuda para expresar sus fantasías y por un momento sentir la emoción de ser otra persona, salir de su realidad aunque sea un rato. Muchos artistas cantarán la verdad y muchos otros no, yo no tengo problema con eso, también son creadores, pero no es música que pongo en mis fiestas porque no me gusta el ambiente bajoneado y ondeado que generan, yo soy mas de jardines, funk, house y ginebra. Me gusta mucho hacer Beats.

***

Sigue a B.S.T.C en instagram // twitter// facebook// soundcloud// mixcloud// youtube.