'You've Got Mail' no es tan romántica como creías

No es una comedia romántica, es una película de terror.

por Amelia Tait; traducido por Daniela Silva
|
14 Febrero 2019, 11:00pm

Captura de pantalla de la película de 1998 'You've Got Mail'

Artículo publicado originalmente por Broadly Estados Unidos.

Dentro de los primeros diez minutos de la comedia romántica de 1998, You've Got Mail, Joe Fox (Tom Hanks) le pregunta a Kathleen Kelly (Meg Ryan) su nombre y dirección para que pueda enviarle “lápices recién afilados”. Se supone que tendría que ser un momento fantasioso y romántico, pero en retrospectiva, es la primera mirada a la mente tóxica y retorcida de Joe Fox. Después de todo, ¿qué clase de psicópata le manda lápices afilados a un extraño?

Co-escrita por la legendaria guionista Nora Ephron, You've Got Mail cuenta la historia de Kathleen, la propietaria de una librería y de un magnate llamado Joe. Ellos se encuentran en un foro de chat para mayores de 30 años y entablan una amistad en línea. Como no conocen la verdadera identidad del otro (ella se hace llamar "Shopgirl", y él "NY152"), se enamoran, pero en la vida real Joe destruye el negocio de Kathleen. A la mitad de la película, Joe se da cuenta de que Kathleen es Shopgirl, pero no se lo dice de inmediato. Casi al final, Joe le revela su verdadera identidad y Kathleen, inexplicablemente, le declara su amor al magnate que, sin ayuda de nadie, arruinó el negocio de su vida.

Como a la mayoría de la gente, a mi también me gusta You've Got Mail, pero tengo que destruirla analizándola a detalle, como lo hago con todo lo demás que me gusta. Abróchate el cinturón, porque así está la cosa: Kathleen Kelly y Joe Fox no deberían haber terminado juntos. You've Got Mail no es una comedia romántica. You've Got Mail es una película de terror. Es un thriller realista sobre un hombre de negocios millonario que destruye la fuente de ingresos de una mujer y de alguna manera hace que se enamore de él de todos modos.



El comportamiento tóxico de Joe comienza cuando conoce a Kathleen por primera vez en su librería. Él decide no decirle que es el dueño de la nueva cadena de tiendas que está a punto de mudarse al otro lado de la calle. Unas escenas después, cuando Kathleen descubre quién es Joe en una fiesta y lo enfrenta con enojo, él menosprecia su tienda y dice que es "insignificante", antes de robarse todo el caviar de la fiesta. ("¡Es una guarnición!" Kathleen le grita con indignación).

Después de esto, nos damos una idea del carácter manipulador de Joe. Dicen que puedes saber mucho de una persona por la forma en la que trata al personal. En el caso de Joe, todo se revela cuando se encuentra a Kathleen en un supermercado. Ella se forma en una caja de 'solo efectivo' y se da cuenta de que solo trae su tarjeta de crédito; Joe acude a su rescate convenciendo a Rose –la cajera del supermercado– de que acepte la tarjeta. ¿Cómo lo hace? Le dice en tono condescendiente al asistente de la tienda,"toma esta tarjeta de crédito y deslízala por la máquina, zap zap".

Como si eso no fuera lo suficientemente malo, el verdadero problema es que Kathleen ya tiene al novio perfecto en casa, Frank Navasky (Greg Kinnear). You've Got Mail quiere que pensemos que Frank es un tonto pretencioso con un miedo injustificado a la tecnología y un hábito molesto de usar máquinas de escribir (tiene tres), pero, en realidad, Frank es un vidente. "Tú crees que esta máquina es tu amiga, pero no lo es", dice sobre las computadoras al principio de la película: una observación precisa, dado que los corporativos gigantes como Amazon han destruido las librerías.

Frank se mantiene impecable a lo largo de la película. Él apoya la tienda de Kathleen contra viento y marea, no como Joe Fox. Incluso escribe sobre la tienda de Kathleen en su columna Observer, y termina con la frase "Salva la tienda de la esquina, y salvarás tu alma".

Si bien la actitud de Frank hacia el internet ya pasó de moda ("Estamos viendo el fin de la civilización occidental como la conocemos", observa, atinadamente, en una escena), el uso que Joe le da al internet lo expone como el activista de los derechos de los hombres que sería hoy en día. Sobre todo porque cuando Kathleen confiesa que está triste por su negocio fallido, él le manda un mensaje en el que la critica por no haber visto El Padrino, como el guardián autoproclamado de la cultura pop que es.

1550071227730-youve-got-mail-1545164594
Fotograma de la película de 1998 "You've Got Mail". De izquierda a derecha: Joe Fox [Tom Hanks], Kathleen Kelly [Meg Ryan]

Eso no es todo. Más tarde, cuando va a conocer a Kathleen por primera vez en la vida real, Joe le dice a su amigo que "espera que ella no tenga una de esas voces chillonas como los ratones en Cenicienta", confirmando así mi teoría de que, si fuera real hoy en día, Joe sería uno de esos hombres que critica a las mujeres por su forma de hablar. (También vale la pena señalar que Joe también tiene novia, una ejecutiva interpretada por Parker Posey).

Pero los verdaderos problemas de You've Got Mail comienzan cuando Joe descubre que Kathleen es la mujer a la que ha estado enviando correos electrónicos, pero no le dice que se conocen. Él usa esta situación como una táctica de manipulación: le compra a Kathleen sus flores favoritas y pretende toparse con ella al azar. Cuando Kathleen va a conocer a su misterioso amor de internet, Joe la humilla burlándose de su libro y sus flores, y le dice que su cita no llegará. "Por favor, vete. Te lo ruego ”, dice Kathleen. ¡Y no se va! Mueve las mesas, se sienta detrás de ella y continúa burlándose hasta que ella lo insulta, y finalmente se va.

Con el fin de satisfacer las expectativas de una comedia romántica, el último tercio de You've Got Mail hace que Kathleen pase de odiar a Joe a declararle su amor eterno. Después de que Joe finalmente termina con el negocio de Kathleen, ella lo compara con el trauma de la reciente muerte de su madre. "Siento que una parte de mí ha muerto, y mi madre ha muerto otra vez, y no podré superarlo".

Pero exactamente 29 minutos después, se supone que debemos creer que Kathleen nada más estaba exagerando, y que la destrucción de su fuente de ingreso se puede "arreglar" con un beso de Joe Fox. Se supone que nosotros, los espectadores, estamos presenciando la destrucción de la vida de Kathleen, en parte porque You've Got Mail presenta los peores estragos del capitalismo tardío, y también porque Tom Hanks es innegablemente encantador. Sin embargo, como si no fuera suficiente que Joe haya destruido el negocio de Kathleen, más tarde reacciona violentamente cuando Patricia sugiere que se convierta en una editora de libros infantiles después del fracaso de su negocio. "Tiene una personalidad horrible", dice, como tratando de asegurarse de que Kathleen permanezca sin trabajo. E incluso al final de la película, Joe siente remordimiento, refiriéndose a lo que hizo como "un pequeño error".

Joe Fox es un sociópata, y uno malo. Es un crimen que la mejor frase en toda la película ("¿Qué tal un café, unos tragos, una cena, una película... mientras tengamos vida?") sea desperdiciada en sus labios mentirosos. Joe Fox y Kathleen Kelly no deberían haber terminado juntos. Se supone que nos debería alegrar que la película termine en un beso. Pero, yo, por mi parte, no seré feliz hasta que Kathleen Kelly recupere su librería en ruinas.