Publicidad

Descubren 12 nuevas lunas en la órbita de Júpiter

Las lunas se descubrieron por azar mientras los astrónomos buscaban el hipotético Planeta Nueve.

por Becky Ferreira; traducido por Álvaro García
21 Julio 2018, 2:30pm

Imagen: NASA/ESA/A.Simon

Los científicos han descubierto 12 lunas previamente no detectadas orbitando alrededor de Júpiter, lo que eleva el recuento total de lunas del gigante gaseoso a 79, más que cualquier otro planeta en el sistema solar. Los pequeños objetos fueron identificados por un equipo dirigido por Scott S. Sheppard, un astrónomo de la Carnegie Institution for Science que ha estado involucrado en los descubrimientos de decenas de lunas fuera del sistema solar y de planetas menores.

Estas lunas tienen un diámetro de menos de un kilómetro a tres kilómetros. Fueron detectadas por Sheppard y sus colegas mientras el equipo escaneaba el sistema solar exterior con el telescopio Blanco de 4 metros en el Observatorio Interamericano Cerro Tololo de Chile, en busca de señales de un planeta hipotético conocido como "Planeta Nueve".

La posible existencia de este mundo, supuestamente 10 veces más grande que la Tierra, se ha propuesto para explicar las anomalías gravitacionales en el lejano sistema solar, unas 200 veces más distantes del Sol que la Tierra. Mientras que los astrónomos aún no han llevado a cabo una detección directa del Planeta Nueve, el equipo de Sheppard encontró estas nuevas lunas jovianas como consecuencia de su búsqueda del supuesto planeta.

Imagen: Roberto Molar-Candanosa, cortesía de la Carnegie Institution for Science

"Júpiter estaba en el firmamento cerca de las áreas donde estábamos buscando objetos extremadamente distantes del sistema solar, así que pudimos encontrar nuevas lunas por casualidad alrededor de Júpiter mientras buscábamos planetas en los límites de nuestro Sistema Solar", dijo Sheppard en un comunicado.

Nueve de las 12 lunas siguen una órbita retrógrada de aproximadamente dos años alrededor de Júpiter, lo que significa que viajan en la dirección opuesta a la rotación del planeta. Esto sugiere que las lunas pueden ser remanentes de cuerpos celestes más grandes que fueron destrozados por colisiones con otras lunas, cometas, asteroides y rocas espaciales errantes.

Dos de las lunas restantes están más cerca de Júpiter, con períodos orbitales de alrededor de un año, y tienen órbitas prógradas normales que coinciden con la rotación del planeta. La luna final es "la oveja negra", según el equipo, con una órbita prógrada de un año y medio que transita a través del grupo retrógrado externo, lo que lo hace propensa a las colisiones. El equipo de Sheppard especuló que esta luna, que tentativamente lleva el nombre de la diosa romana Valetudo, pudo haber sido una vez un cuerpo más grande, pero se ha reducido gradualmente por los impactos con otras lunas jovianas.

Eso hace que la luna, conocida informalmente como Valetudo, sea un objetivo interesante para futuras observaciones, ya que les da a los astrónomos la oportunidad de ver estas posibles colisiones en las próximas décadas. El descubrimiento de esta abundancia de nuevas lunas también demuestra lo poco que se sabe sobre el sistema solar exterior, incluso cuando se trata de pesos pesados planetarios como Júpiter.