susy-shock
Foto tomada del archivo personal de Susy Shock.
Edición 5: Orgullo

Susy Shock | Artista | Argentina

"¡Orgullo es insolencia! Más para nosotras las travas, las trans, que aun sin tener los derechos básicos de los que el resto del colectivo goza, vivimos sin clóset desde muy chicas y eso nos hace ser las más perseguidas, ninguneadas, violentadas".
23 Junio 2020, 6:12pm

Cuando todavía era una niña que empezaba a coquetear con el mundo del arte, incluso antes de pensar en términos de género e identidad, una pequeña Susy Shock le preguntó a su abuela Rosa cómo hacía para estar tan linda. "Buena vida y poca vergüenza", le respondió la abuela, frase que hoy esta artista trans trava sudaca lleva tatuada en su mano como recordatorio permanente. Nacida en 1968 en un conventillo del barrio de Once en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, su infancia fue distinta de la del común de las travestis. Su madre y su padre nunca le negaron el abrazo ni la expulsaron del hogar, lo que la preparó para un mundo que no respondería de la misma manera.

Su trabajo artístico, que incluye libros, discos, películas, y al que cualquier disciplina le queda chica, va de la mano de su militancia social y política. Junto a referentes históricas de los derechos del colectivo trans y travesti como Diana Sacayán o Lohana Berkins, es una de las tantas responsables de la batalla que su colectivo tuvo que dar para que Argentina fuera el primer país de Latinoamérica en sancionar una Ley de Identidad de Género (2012), además de ser una de las voceras del reclamo histórico por la aplicación del Cupo Laboral Trans.

Pero a la par de los avances que lograron en el plano legislativo y de la lucha incesante por un Estado que les garantice condiciones dignas de vida y de trabajo, sus dos grandes inquietudes, a primera vista antagónicas, son la infancia y la vejez, los momentos de mayor vulnerabilidad en la vida de una persona. Para Susy Shock no sólo hace falta trabajo: se necesitan políticas que garanticen infancias libres y diversas, así como soluciones para los problemas de las travestis más grandes que ya no pueden pensar en trabajar. En un país en el que la esperanza de vida de una persona trans o travesti es de 35 años, Susy Shock dice con insolencia: “Nuestra venganza será llegar a viejas”.

Susy es una de lxs cincuenta líderes en disidencia sexual y de género cuya vida celebramos en nuestra quinta edición, ORGULLO.

A Fernando lo encuentras en Instagram y Twitter como @warszawo.