Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Music by VICE

Este tipo puede escuchar el Wi-Fi; dice que suena como minimal techno

Phantom Terrains es un proyecto que está mapeando el sonido de redes inalámbricas, transformando ciudades enteras en lugares sódicos de ensueño.

por Dan Wilkinson
09 Diciembre 2014, 4:10pm

Siempre es difícil encontrar una buena conexión de Wi-Fi. Cuando este escasea, intentamos conectaron a redes desconocidas con nombres dudosos. Otras veces, por alguna razón, no hay ni siquiera una red de Wi-Fi a la redonda—ni siquiera para la supuestamente omnipresente Nube. Sin embargo, ahora que la ciencia está volviendo en realidad nuestros sueños más extraños (como el skydiving en interiores), se ha desarrollado un aparato que potencialmente podría ayudar a la gente a buscar redes Wi-Fi cercanas al escuchar los sonidos que hacen.

Yo escucho los sonidos de la ciudad diario, y sé que pueden pensar "lo último que necesito es tener que escuchar el sonido del puto internet también". Bueno, ese no es el caso de todos. Este aparato fue desarrollado por un escritor y científico llamado Frank Swain, quien lentamente se está quedando sordo y ha tenido que usar un aparato auditivo desde que tenía 16. Pensó sobre el concepto de los aparatos auditivos y como magnifican los sonidos y cómo opacan algunas frecuencias, y pensó sobre cómo podríamos hacer los mismo con el Wi-Fi.

Su proyecto, llamado Phantom Terrains, es una colaboración entre Frank y un artista sonoro llamado Daniel Jones. Funciona a través de un receptor inalámbrico en un iPhone hackeado, y eso envía el sonido a los aparatos auditivos de Frank a través de Bluetooth. Apenas acaban de probar el primer prototipo, después de seis meses de trabajo, y publicaron el audio de la señal, el cual, como pueden escuchar a continuación, suena como minimal techno. Personalmente, espero que mi proveedor de internet suene más como glitch step.

Platiqué con Daniel sobre los sonidos que hace el Wi-Fi, por qué uno querría escuchar el internet y si esto es realmente el futuro.

NOISEY: ¿Cómo empezó este proyecto?
Daniel: Las semillas de Phantom Terrains empezaron al imaginar cómo la pérdida auditiva de Frank podría transformarse de un impedimento a una ventaja. Él utiliza aparatos auditivos diario, pero ¿por qué no modificarlos para que le permitan escuchar cosas que la gente ordinaria no puede escuchar? La idea era utliziar estos aparatos auditivos de alta tecnología como una especie de interfaz sónica, presentando información sobre el mundo que lo rodea utilizando sonidos. Y eso nos llevó a este primer caso de estudio, en el que puede escuchar los paisajes invisibles de las redes inalámbricas que nos rodean.

¿Qué los llevó a querer escucharlas?
Principalmente fue porque son una parte tan ubicua de nuestro paisaje cultural, invadiendo prácticamente cada metro cuadrado del ambiente urbano. Y, sin embargi, son algo de lo que sólo nos damos cuenta en el momento en el que nos queremos conectar al internet. Las redes inalámbricas tienen una topografía que es casi tan compleja como una ciudad: algunas áreas vibran con datos de todo tipo, mientras que los lugares estereotípicamente ruidosos —el metro, por ejemplo— son lugares de paz y tranquilidad en términos del Wi-Fi. Esto crea una interfaz sensorial particularmente rica, casi como caminar por una ciudad invisible que está sobrepuestra en nuestra ciudad. También hay funciones más directas y útiles, como el poder escuchar la red abierta de Wi-Fi más cercana.

¿Y cómo empezaron a desarrollar todo?
Queríamos lanzar el proyecto usando un kit estándar de tecnología doméstica que Frank ya tiene en su persona día a día, para que no tuviera que cargar algo extra. Desarrollamos un app para el iPhone para que buscara redes continuamente y transmitiera el audio a sus aparatos auditivos a través del Bluetooth.

¿No tuvieron que hackear la tecnología?
Desafortunadamente, sí. Apple no permite apps como esta, así que tuvimos que hackear el iPhone usando una técnica llamada “jailbreaking”, usando el código y recursos de la comunidad hacker.

¿Y cómo se genera el audio?
Empezamos a producir visualizaciones geográficas a grande escala de cómo cambian los paisajes de las redes Wi-Fi a lo largo de una ciudad, yendo a "caminatas de datos" a través de distintas áreas de Londres y grabando sus rastros inalámbricos. Finalmente, desarrollamos una capa de "sonificación", buscando la mejor manera de mapearla como elementos de sonido. ¿Qué debería de escucharse prominentemente dentro del audio, y qué se puede ignorar? Esto monitorea continuamente los datos recibidos y genera el stream de audio que refleja la fortaleza de las redes que te rodean.

¿Crees que este proyecto va en la misma onda de la moda de modificación del cuerpo?

Sí, y esa siempre ha sido una de las motivaciones principales detrás de este proyecto. Este proyecto busca la manera en la que el sonido puede estar omnipresente, usado como parte de una rutina diaria. Cuando escuchas algo continuamente puede transformar dramáticamente nuestras percepciones de las cosas. Efectivamente crea un nuevo sentido por completo. Hackamos nuestro sentido del oído, en otras palabras.

¿Cómo describirías el sonido de las señales?
Es un reto y un diseño sonoro inusual, porque busca que sea algo que puedas escuchar continuamente, No debería de sonar acústicamente intrusivo, ni te debería de distraer de tu rutina habitual, pero debería de ser lo suficientemente sofisticado como para retratar las grandes variaciones que hay entre las distintas redes. Después de varios intentos, tomamos un acercamiento bastante minimal y electrónico. Las redes distantes se escuchan como un clic ligero, que se vuelve más constante entre más cercano esté el usuario. El efecto colectivo es un poco espeluznante y fuera de este mundo, como si estuvieras navegando dentro del ciberespacio.

¿Cómo sabes a qué suena una buena o mala conexión inalámbrica?
Nos enfocamos en los aspectos de una red Wi-Fi que son particularmente importantes cuando la caracterizas: su nombre (como “BTOpenZone”, por ejemplo) es la manera principal en la que nosotros, como humanos, identificamos una red; su velocidad determina lo rápido que puede pasar la información a través de ella; su modo de seguridad determina si está abierta al público o si está encriptada. Todo esto afecta como escuchas a una red cerca en Phantom Terrains. El nombre de la red determina su melodía distintiva, y la seguridad y velocidad de datos se escuchan como un tono menor que subraya la melodía. Una red completamente abierta se puede escuchar como un tono puro, indicando que es de acceso libre.

¿A dónde más creen que puedan llevar el proyecto de Phantom Terrains?
Las redes inalámbricas son el primer caso de estudio del proyecto, para experimantar cómo la sonorificación contínua puede transformar la percepción del mundo de una persona. Ahora estamos desarrollando el proyecto como una plataforma de representación sónica de propósitos generales. No hay razón alguna por la cual algo del mundo que nos rodea no podría convertirse en algo audible, descifrando los ritmos microscópicos de la vida diaria.

¡Gracias Daniel!

Dan Wilkinson siempre escribe de cosas medio ñoñas y los puedes encontrar en Twitter.

Tagged:
Music
Features
Noisey
Internet
techno
wi-fi
phantom terrains
Frank Swain
daniel jones
Minimalism
wifi
Tecnologia
el futuro
Editoriales
red inalámbrica
desarrollo
Bluetooth
Aparatos auditivos
Minimal