Publicidad
mexico

México ya ingresa más dólares por las remesas de los emigrantes que por la venta de petróleo

Mientras el gobierno mexicano define el aumento de las remesas como una "ventaja competitiva", los críticos dicen que simplemente pone de relieve la debilidad de la economía nacional.

por Alan Hernandez
05 Febrero 2016, 11:05am

Imagen por Enrique de la Osa/Reuters

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

México recibió el año pasado más dinero de sus ciudadanos emigrados en el extranjero que lo que obtuvo de la venta de su petróleo. Sin embargo, mientras algunos ven esto como un signo positivo para el futuro, otros sostienen que pone de relieve la debilidad de la economía nacional.

De acuerdo con el Banco de México, las remesas de los trabajadores mexicanos en otros países — mayoritariamente ubicados en Estados Unidos — alcanzaron la cifra de 24.770 millones de dólares en 2015. Esto fue 1,3 mil millones de dólares más que los ingresos procedentes de las ventas de petróleo mexicano, que ascendió a 23.432 millones de dólares, según la petrolera estatal Pemex.

Las remesas nunca han sido superiores a los ingresos del petróleo desde que comenzaron a ser contadas como ingresos provenientes del extranjero en 1995, y el nuevo escenario refleja los consistentes aumentos en la cantidad de dinero enviado a casa desde el extranjero, así como la caída del precio del petróleo.

Los jornaleros mexicanos y su trabajo mal pagado. Ver aquí.

Pero si esta situación es algo bueno o malo para México, depende de quién lo analice.

El gobierno dice que es bueno, porque el nuevo balance muestra que la economía mexicana es menos dependiente de las exportaciones de petróleo. Los funcionarios del gobierno también hacen hincapié en que el aumento de las remesas va a estimular el consumo interno y que, a su vez, va a poner en marcha la creación de empleo y estimular el crecimiento.

"Uno de los soportes del crecimiento del mercado interno y del consumo de las familias mexicanas tiene que ver precisamente con las remesas y esto es algo que además lo vemos en estados que han tenido históricamente una alta migración a los Estados Unidos, donde vemos cifras alentadoras del consumo, claramente se observa el efecto de las remesas", expresó a la prensa el ministro de Finanzas, Luis Videgaray, en referencia al dinero enviado por los aproximadamente 12 millones de mexicanos que viven del otro lado de la frontera norte del país.

"Una de las grandes ventajas competitivas de México, de los grandes diferenciadores de la economía mexicana frente al resto del mundo, es que somos parte de Norteamérica", agregó. "Uno de los eslabones, tal vez el más importante, el más vigoroso y el que está creciendo más es la actividad económica de los mexicanos en los Estados Unidos".

Videgaray también se refirió a las "sanas" cifras de consumo doméstico en los estados con tradición migratoria, como Michoacán, Guanajuato y Jalisco.

Alejandro Cervantes, economista del banco Banorte, apoya el giro positivo celebrado por el gobierno haciendo hincapié en que los migrantes están dejando cada vez más los puestos de trabajo en campos y fábricas para pasarse a sectores como el de servicios que están mejor pagados.

"El tipo de empleos que los mexicanos realizan en Estados Unidos están cambiando", cuenta Cervantes a VICE News. "Las remesas crecieron un 4,8 por ciento el año pasado, lo que realmente ayuda a los hogares más pobres de México".

El poder del dólar como moneda también ha significado que las remesas recibidas signifique mucho más dinero en efectivo. El peso mexicano perdió casi el 17 por ciento de su valor frente a la moneda de Estados Unidos en 2015.

Millones de grifos quedan sin agua en Ciudad de México por la reparación de sus decrépitas cañerías. Leer más aquí.

Pero otros observadores insisten en que la creciente importancia de las remesas saca a la luz la profunda debilidad de la economía mexicana y como ésta está fallando a los 56 millones de personas del país que viven bajo el umbral de la pobreza.

"Celebrar que las remesas son más elevadas que los ingresos por petróleo es pura estupidez", dice David López, conocido economista de la Universidad Nacional Autónoma de México. "Lo que muestra en cambio son las fallas estructurales de la económica del país".

López afirma que en lugar de resaltar una dependencia decreciente del petróleo por parte de México, el nuevo estado de las cosas pone en realidad de manifiesto la falta de diversidad productiva y la visión económica limitada que ha dominado la política del gobierno, la cual giró hacia la derecha en los 80.

El economista Rogelio Ramírez de la O — quien habría sido nombrado ministro de Finanzas de México si el candidato de izquierda Andrés Manuel López Obrador no hubiera perdido por estrecho margen las elecciones presidenciales de 2006 — está de acuerdo.

"El alboroto de las autoridades por el aumento de las remesas significa que ellos están reconociendo que no tenemos otra fuente para el crecimiento de divisas", opina en conversación con VICE News. "Hay una sensación de derrota".

Sigue a Alan Hernández en Twitter: @alanpasten

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs