Publicidad
Honduras

'Contrataron a sicarios para matarla', hablamos con la hija de la ambientalista asesinada

Berta Zúñiga, de 25 años, habla en exclusiva con VICE News sobre las posibles razones del asesinato de su madre, Berta Cáceres, quien siempre se opuso al proyecto hidroeléctrico DESA Agua Zarca en Honduras.

por Carolina Gamazo
13 Abril 2016, 1:05pm

Imagen por Carolina Gamazo

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Berta Zúñiga Cáceres, de 25 años estaba en México, empezando el segundo semestre de una maestría en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cuando se enteró del asesinato de su madre, Berta Cáceres. La dirigente ambientalista hondureña había sido liquidada a tiros en su casa de madrugada.

Ese mismo día Zúñiga se desplazó a Honduras, uno de los países con mayor índice de homicidios del mundo, a iniciar un frustrante y agotador proceso para clarificar el crimen de su madre, una noticia que dio la vuelta al mundo entre el 3 y 4 de marzo de este año.

Zúñiga habla con VICE News una mañana, en la cafetería oscura de un hotel colonial de Ciudad de Guatemala. Desayuna acompañada de dos miembros del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) que se han desplazado con ella al país vecino a seguir buscando apoyos.

Lleva una camiseta de tirantes que deja ver sus marcadas clavículas y sus finos antebrazos. Bertha, de piel trigueña y pelo ondulado, está seria, seguro cansada, pero agarra fuerzas y no flaquea ni se quiebra.

Habla en plural. El grupo desconfía, está dolido. El Gobierno no se ha comunicado con ellos, ha declarado la investigación en reserva y sigue como línea de investigación que se trató de un crimen pasional. Bertha acusa a la empresa hidroeléctrica DESA-Agua Zarca de estar detrás del asesinato, corresponsabiliza al Estado, que alteró las escena del crimen y, en último lugar, a la actitud "cínica" de las entidades financieras internacionales.

La defensa de sus ríos les cuesta la vida: 40 han sido asesinados y otros están en riesgo. Leer más aquí.

VICE News: ¿Cómo van las investigaciones sobre el asesinato de su madre?

Berta Zúñiga:El Ministerio Público (MP) no ha tenido ningún contacto con nosotras. No existe un canal de comunicación entre nosotras, como víctimas, y el MP. Solicitamos información, pero nos dio un documento donde decía que la investigación había sido decretada bajo secreto de sumario. Se supone que esta condición no es para las víctimas. Representantes policiales dijeron que están investigando dos líneas. Una era un crimen pasional y la otra era un conflicto interno dentro de la organización. ¿Por qué no se están manejando las líneas de investigación que nosotras habíamos expresado? Por ejemplo, que la empresa DESA hubiese participado en el asesinato.

¿Por qué creen que la empresa pudo participar en el asesinato?
Nosotros tenemos una gran certeza de la responsabilidad de DESA-Agua Zarca. Mi mami siempre tuvo amenazas por hacer su trabajo. Pero desde 2013, cuando comienza la instalación del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca de la empresa DESA, se empiezan a incrementar las amenazas a la vida de ella, de mensajes, de llamadas de acoso de cualquier tipo. Ellos contrataron sicarios para que la mataran, la misma policía lo sabía. Emprendió un proceso judicial en dos oportunidades y no pudo meterla a la cárcel porque no existían las pruebas suficientes para que se le probaran los delitos.

Anterior a este asesinato, se habían cometido varios relacionados con este mismo proyecto, ¿cómo viven las comunidades el clima de inseguridad?
Esto ha marcado un antes y un después, porque si se atrevieron a asesinar a una persona como ella, conocida nacional e internacionalmente, qué no le puede pasar a cualquier persona. Ahora tiene una resonancia importante, pero también es un mensaje de intimidación. Es un síntoma del grado de represión del Estado hondureño. Hay una conversión del Estado, desde el golpe de Estado hasta ahora. Han creado una cantidad de fuerzas especializadas dentro del Ejército. Ahorita estamos sintiendo los efectos.

Unos días después se produjo un segundo asesinato, el de Nelson García, también miembro del COPINH, ¿creen que hay una vinculación entre ambos?
Nos parece realmente asombroso que sabiendo que los ojos del mundo están puestos sobre Honduras, se cometa de nuevo un asesinato. Quienes participaron en el desalojo a la comunidad de Nelson García el día de su asesinato son fuerzas especializadas, que dependen directamente del Ejecutivo. O sea, del señor presidente de la República. ¿Cómo puede ser que en medio de esta efervescencia internacional y nacional, se apruebe un desalojo a una comunidad?

La reconocida activista hondureña Berta Cáceres fue asesinada a tiros en su casa. Leer más aquí.

¿Cómo reaccionan las comunidades?
Es algo que ya venía pasando, ya llevamos bastantes muertos en el camino, en el caso de la comunidad de Río Blanco, con mi mami, por el conflicto con esta empresa, ya serían cinco personas muertas, sólo del COPIHN y sólo de esa comunidad.

¿Alguna de las investigaciones del Ministerio Público ha tenido como resultado que la empresa estaba detrás?
No. Nosotras queremos que el objetivo de la investigación sea desentrañar la alianza que hay entre empresas y la institucionalidad hondureña, militares, policía, pero también personas que tienen cargos importantes en el Gobierno, con intereses y beneficios económicos directos en estos proyectos. Ese es el objetivo, por las irregularidades ya conocidas. Como la alteración de la escena del crimen, como que no se daban copias de los testimonios a quienes los daban. Porque capturar a los autores materiales es una cuestión que es sencilla, relativamente. Ahora, quién está detrás de su asesinato es otra cosa.

¿Han recibido alguna propuesta para apoyar la investigación?
Nosotros hemos pedido la asistencia técnica de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), porque es bastante conocida y porque tiene la experiencia, como con Ayotzinapa. Lo único que debe de hacerse es que el presidente de la República, Juan Orlando Hernández, haga una solicitud a la CIDH para que entre a participar en esta comisión. Y eso es una cosa que al Gobierno no le interesa para nada. Se han estado desentendiendo, diciendo que hay participación de agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

¿El presidente se ha puesto en contacto con ustedes?
Hemos hecho varias solicitudes para reunirnos con él y estamos siendo ignorados. Tenemos mucha preocupación, ya ha pasado un mes de su asesinato y no sabemos absolutamente nada. Esto produce una herida grande para nosotras. No sabemos qué hacer. A nosotros ya nos han sido decretadas medidas cautelares por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El Gobierno tenía diez días para responder y no hay una respuesta oficial formal.

Por lo menos dos bancos se han retirado del proyecto de la represa de Agua-Zarca desde el asesinato, el de Finlandia y el de Holanda. ¿Creen que pueda servir para que el proyecto hidroeléctrico deje de construirse?
Su papel es bastante cínico. Desde 2013 COPINH entabló diálogos con los bancos y les mandaba cartas en las que les decía que se estaban violando los derechos humanos. Previamente a anunciar la suspensión de los fondos, el FMO (Banco Holandés de Desarrollo) hizo un documento sobre la construcción de la represa donde se otorgaba la autoridad moral para determinar quiénes eran y quienes no eran indígenas. Ellos decían que habían hecho una encuesta en las comunidades y decían: "tal comunidad, ellos dicen que no son indígenas. Tal comunidad, ellos dicen que no son indígenas. Entonces, no es necesaria la consulta previa libre informada". Sabemos que estos proyectos no existirían si no fuera por el financiamiento de instituciones financieras internacionales como estas.

Más de 100 activistas ambientales fueron asesinados en 2014 según un informe de Global Witness. Leer más aquí.

¿Por qué las comunidades están en contra de estos proyectos hidroeléctricos?
Proponen un desarrollo que no es acorde a las visiones de desarrollo de los pueblos indígenas. Estos proyectos significan la transformación de los bienes comunes de la naturaleza en mercancía. Irrumpir en los territorios y tratar de cambiar su visión. ¿Cómo le va a explicar a una persona del banco holandés el carácter sagrado del río y decirle que ese río no puede tocarse porque allí viven espíritus sagrados para las comunidades? Obviamente lo que tienen es un interés bastante fuerte en la ganancia. Que Honduras forme parte de un corredor de producción de energía, el corredor Mesoamericano.

Tu madre durante toda su vida luchó y dio su vida por el territorio, ¿Cómo recuerdas este contacto con la lucha?
Ella era una persona bastante especial por cuestiones muy simples. Primero, por un grado de sensibilidad muy fuerte. Ella logró generar una madurez política a partir de alimentarse de la sabiduría de diversos pueblos y movimientos sociales. Logró sentir esas otras visiones políticas en sí misma, e incorporarlas a su visión política. Desde niñas nos llevó a las comunidades indígenas. Nos enfrentó al conflicto de ser mestizo ante una comunidad indígena. Ante molestias e indiferencias de andar siempre de arriba para abajo, y de estar en reuniones de mil horas, ella nos decía 'ustedes tienen que aprender' y nos enseñó a luchar luchando. Ella realmente se sentía feliz, para ella no era un castigo. Estaba consciente de los peligros, lo decía mucho, pero no era una limitante para ella.

Sigue a Carol Gamazo en Twitter: @carolgamazo

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
guatemala
americas
asesinato
Comisión Interamericana de Derechos Humanos
CIDH
hablamos con
Berta Caceres
agua zarca
copinh
consejo cívico de organizaciones populares e indígenas de honduras
banco holandés de desarrollo
berta zúñiga cáceres
desa
oficina federal de investigaciones