Music by VICE

Los Tucanes de Tijuana, la primera narcobanda en Coachella

En un acto de conquista simbólica, la narco cultura pone su bandera en uno de los más importantes escenarios de la música popular: Coachella.

por Roger Vela; ilustración de Juan Carlos Rios
10 Enero 2019, 7:46pm

A mitad de los años 90 una canción conquistó el cuadrante del FM en varias ciudades de México y el playlist de las fiestas y antros en todos los rincones del país. "La Chona" se convirtió en una melodía fiestera perfecta para el desmadre. Hablaba de una mujer alcohólica que además era súper bailadora. Su ritmo de quebradita mezclado con norteño ponía alegres a todos y motivaba a bailar hasta a los más introvertidos. No había festejo o borrachera donde no se hiciera presente “La Chona”. Se hizo tan popular que se crearon varias versiones, incluida una tipo house, para potenciarla aún más. Esa canción colocó a Los Tucanes de Tijuana, un grupo hasta entonces desconocido, en el radar de la música mexicana a nivel nacional. Pero pocos sabían de los nexos de esos músicos con el narcotráfico.

Era 1995 y la carrera de ese grupo creado ocho años antes comenzaba a despegar. De ahí para arriba, se presentaron en festivales importantes, alcanzaron fama en Estados Unidos, ganaron premios y lanzaron más éxitos, lo que les permitió abarcar a un público cada vez más diverso. 24 años después, sorprendieron nuevamente a los mexicanos al aparecer en el lineup de Coachella, el famoso festival alternativo de Indio, California, ubicado entre los más importantes del mundo.

A la mayoría les pareció curioso que Los Tucanes tocaran en un festival de ese tipo, pero hay una narrativa, inaugurada con la actuación de Los Ángeles Azules, el grupo de cumbia mexicano con mayor proyección internacional que puso a bailar a Justin Bieber en Indio, California el año antepasado. Cuando se reveló el cartel de la edición 2019, el debate, como era de esperarse, se centró en las actuaciones de J Balvin y Bad Bunny. A Los Tucanes de Tijuana no les hicieron tanto caso. Su aparición en el cartel se tomó por el lado cómico y no llamó tanto la atención, pero es una prueba directa de cómo uno de los foros más relevantes de la industria musical, también ha sido alcanzado por la narco cultura mexicana.

***

Los Tucanes de Tijuana curiosamente no son de Tijuana. Son originarios de Sinaloa, un estado del Pacífico norte de México conocido por sus playas, por ser cuna de artistas famosos como Los Tigres del Norte y Pedro Infante y por ser el lugar de origen de grandes capos de la droga como Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, Rafael Caro Quintero o los hermanos Arellano Félix, entre muchos otros. A finales de los 80, Los Tucanes, viajaron cientos de kilómetros al norte y se instalaron en la ciudad fronteriza de Tijuana. Ahí, en el Bar Razza’s Club iniciaron formalmente sus presentaciones en 1987.

Sus primeras grabaciones fueron dedicadas al alcohol, al desamor y también a famosos narcotraficantes de la época como Héctor 'El Güero' Palma, a quien le cantaron: “En tierras de Nayarit fue donde cayó el avión, iba pa' Guadalajara, procedente de Obregón, trasladaba al ‘Güero’ Palma, un respetable señor… Hay muchos involucrados con la detención del ‘Güero’, el hombre más poderoso, que nunca conoció el miedo. El país casi era suyo, lo recorría por el cielo”.

También al ‘Chapo’ Guzman, el vocalista de la banda, Mario Quintero, le compuso una canción similar: “De la noche a la mañana, ‘El Chapo’ se hizo famoso, encabezaba una banda de gatilleros mafiosos, con un apoyo muy grande del ‘Güero’ Palma su socio… ‘El Chapo’ con su poder a grandes jefes compró, por eso en todo el país la ley nunca le encontró, su gente sigue operando, así lo ordena el señor”.

***

Además, Los Tucanes han hecho canciones sobre los narcojuniors, el regreso del ‘Chapo’, los chiquinarcos y sobre Ramón Arellano Félix, uno de los líderes del cártel de los hermanos Arellano Félix que azotó Baja California a finales de los 80 y que tiene presencia hasta nuestros días.

En 1996 en pleno boom de "La Chona", Alejandro Hodoyán Palacios, un presunto ex integrante de ese cártel, contó al Ejército Mexicano los vínculos entre la agrupación y Ramón Arellano.

1547147796235-tuca-tuca-tucanazo

“Hay un grupo musical que se llama Los Tucanes de Tijuana que le tocan todos los corridos de las muertes, todos son verdaderos y son los que ellos —los Arellano— hicieron. Antes eran Los Incomparables los que tocaban, metieron a la cárcel a su líder, se llamaba Lupe, entonces cuando lo metieron quedaron Los Tucanes, Ramón les compró uniformes, les compró todo”, narró Hodoyán a los militares que lo interrogaron.

Después les dijo: “Hay un promotor que creo se llama Quintero —en referencia a Mario Quintero, vocalista de Los Tucanes—, es el que escribe todos los corridos, yo no sé cómo le llega información, pero entre los corridos viene la filosofía, cómo se tienen que portar todos los integrantes del cártel… Ramón los oyó por allá, en Sinaloa y les dijo váyanse para Tijuana. En tal fecha se fueron para allá, estuvieron como un mes tocando, al final de cuentas les regaló un camión, de unas 20 plazas, no tenían transporte”.

En entrevistas de televisión que dieron por aquellos años, Los Tucanes explicaron que un primo les ayudó en Tijuana para formar la agrupación. De ahí su inconfundible grito “¡Échele primo!”, en sus canciones. Muchos consideran que es una especie de homenaje a Ramón Arellano, el más violento de los hermanos, asesinado en 2002 en pleno Carnaval de Mazatlán, Sinaloa.

En el corrido que hicieron en su honor, enaltecen la figura del capo y lo consideran el orgullo de sus hermanos, al que todos le temían porque no le temblaba la mano para asesinar. “Aunque era de Sinaloa, bien parecía siciliano, porque ajustaba las cuentas, siempre al estilo italiano”. Así se refieren Los Tucanes al hombre que los ayudó a consolidar su agrupación, de acuerdo con testimonios de el ex miembro del cártel.

***

Fue así como de la mano de su reconocimiento internacional, creció la mala fama del grupo. En 2010 fueron vetados de Tijuana por el jefe de la policía, Julián Leyzaola, por supuestamente cantar un corrido en donde Los Tucanes lo amenazaba de muerte. Leyzaola comentó a la prensa que podría existir una investigación judicial contra ellos por sus vínculos con el narcotráfico.

“Cantar narcocorridos, estimular el delito, hacer apología del delito, ese es su modo de vida. En lo que a mi corresponda y sean mis facultades, evitar que esa narcocultura llegue a nuestras juventudes. Esa es una subcultura, es una narcocultura que no hace crecer, sino que daña la consciencia y la mente de nuestros jóvenes. Por eso en Tijuana, no”, dijo el jefe policiaco para justificar el veto de la agrupación que se presentará en unos meses en Coachella.

Otros dicen que el enojó de las autoridades proviene desde 2008 cuando durante un concierto en la ciudad que les da nombre, Los Tucanes mandaron saludos a Teodoro García Simental ‘El Teo’, uno de los narcotraficantes más buscados del país, detenido en 2010. Lo que es cierto es que el grupo compuso un corrido en honor del capo.

Un año después, en abril de 2011, durante una presentación de Los Tucanes en Chihuahua, se registró una balacera afuera del recinto donde tocaban. Aunque las autoridades confirmaron que hubo detonaciones de arma de fuego en el estacionamiento del lugar, aseguraron que los miembros del grupo se encontraban sanos y salvos y que el ataque no fue dirigido contra ellos como indicaban algunos rumores que se habían difundido.

***

Mario Quintero, voz de Los Tucanes, siempre ha defendido los narcocorridos porque desde su punto de vista sólo relatan los acontecimientos que les ha tocado vivir e incluso ha declarado que de la misma manera en que Frank Sinatra le cantaba a Al Capone, ellos lo hacen con los narcos.

Además, defiende su estilo argumentando que no sólo hacen canciones de capos de la droga, también de amor y pachanguears al ritmo de cumbia, ranchera y hasta fusiones de rock.

Dice el dicho que no hay mala publicidad y Los Tucanes de Tijuana parecen haberlo entendido a la perfección. A pesar de su mala fama y de haber sido relacionados en múltiples ocasiones con criminales, el grupo ha tocado en en estadios de gran magnitud como el Azteca de México o el Dodger Stadium de Los Ángeles e importantes plazas públicas como el Zócalo de la capital mexicana y el Central Park de Nueva York.

Además han sido nominados a cinco veces a los Grammy, han ganado un Latin Grammy y han sido portada de influyentes diarios como The Wall Street Journal y Los Angeles Times.

Aún no sabemos el setlist de Los Tucanes para el próximo 12 de abril en Coachella, ni si tocaran algún narcocorrido dedicado a algún narcotraficante buscado por el gobierno gringo o preso en alguna de sus cárceles. Lo que sí sabemos es que esa banda de origen sinaloense será una bomba en las bocinas y la influencia de su narcocultura seguirá conquistando territorios.

Conéctate con Noisey en Instagram.

Tagged:
Music
Noisey