películas

No soy fan de Spider-Man pero 'Homecoming' me gustó

El hecho de que no me guste Spider-Man no impidió que disfrutara la nueva película.
12 Julio 2017, 8:46pm

Este artículo se publicó originalmente en Waypoint, nuestra plataforma dedicada al mundo de los videojuegos.

Sé que he dicho cosas muy malas sobre Spider-Man, tal vez fui demasiado dura. No soy muy fan: odié por completo las películas anteriores de 2002-2006 (me parecieron cursis hasta la muerte, por un tiempo las películas de X-Men me parecieron emotivas y relevantes –excepto X3– lo acepto). Y lo siento, ya sé que para mucha gente es muy significativa, pero siempre me pareció un tipo bastante cursi, un chico blanco y afortunado (al menos, por lo que había visto, sólo en las películas) que se convierte en un atleta-héroe especial y se queda con la chica y todo eso.

Así que fui a ver Homecoming con algo de miedo. Me sorprendió que la película es adorable y sorprendentemente divertida, una película mucho más ligera y más consciente de sí misma en el universo de The Avengers.

Me gustó que no se involucrara de manera profunda en ese tema (y que su elenco sea tan diverso EXCEPTO por el héroe principal). Pero para mí funcionó, más, mucho más de lo que esperaba.


Relacionados: El reboot de 'Matrix' que nadie pidió está próximo


El joven y serio Tom Holland sobresale con su interpretación de Peter Parker, pero ya establecimos que el personaje no es mi favorito. Pero no hay problema porque sus amigos son impresionantes. Son chicos verosímiles con un gran sentido del humor, su tía May es interpretada por la maravillosamente maníaca Marissa Tomei, y el Capitán América se presenta usando la capa de la mejor manera. Me encantó Michael Keaton como Vulture en esta película, un tipo malo que comienza como un hombre de familia y capataz de construcción, que recibe un tratamiento injusto por parte de la economía de mierda.

Keaton tiene las mejores líneas en la película, ya que apuñala a Tony Stark y a su secuaz millonario que literalmente hace todo el desastre que los pobres tienen que limpiar.

Y definitivamente participa en una escena que es maravillosa que no les voy a spoilear –porque de verdad está genial– que le resultará familiar a cualquier chico que haya ido a un baile de graduación.

También lo hace muy bien, con secuencias de acción muy divertidas que involucran todo tipo de destrucción en la ciudad de Nueva York (y en Washington, DC). Toda la película es muy divertida y con muchas aventuras, lo suficiente como para hacer que esta Spider-Hater le de otra oportunidad.