Publicidad
Sexo

Faltar al gimnasio es malo para tus erecciones

...y otros errores que no quieres cometer para tener una buena salud en tu pene.

por Grant Stoddard; traducido por Álvaro García
04 Octubre 2018, 9:00pm

Artículo publicado originalmente por Tonic Estados Unidos.

Presenté mi primera historia para VICE en 2004. Era esencialmente una entrevista con un amigo de un amigo que, diez semanas antes, se había roto el pene durante un acto sexual. Estoy aquí para decirles que si bien romperse el falo antes de la penetración es la forma más repentina y catastrófica de dañar un pene, existe una cantidad sorprendente formas igualmente perniciosas. Si poseen y/o usan un pene, presten atención.

Desuso

De acuerdo con el estudio de la Escuela de Medicina de Harvard, "El sexo y la próstata", las erecciones saludables son del tipo "úsala o piérdela". Los autores notificaron que: "Algunas investigaciones sugieren que cuando el pene está flácido durante largos períodos de tiempo, y por lo tanto privado de una gran cantidad de sangre rica en oxígeno, el bajo nivel de oxígeno hace que algunas células musculares pierdan su flexibilidad y se transformen gradualmente en algo parecido al tejido de cicatriz. Este tejido cicatrizado parece interferir con la capacidad del pene de expandirse cuando está lleno de sangre". Aunque el informe no prescribe un régimen de masturbación ideal, un estudio posterior de Harvard descubrió que los hombres que eyaculaban 21 veces al mes tenían menos probabilidades de desarrollar cáncer de próstata. Se cree que las cinco o seis erecciones espontáneas que los hombres tienen en la noche sirven como un ejercicio nocturno que mantiene los vasos sanguíneos del pene en buen funcionamiento, indica Michael Reitano, especialista en salud sexual e internista de la ciudad de Nueva York. "Incluso después de la cirugía de próstata, la rehabilitación del pene podría incorporar Viagra u otros medicamentos para la disfunción eréctil para acelerar el regreso de la función del pene", agrega.

Apretón vigoroso

Antes de sumergirte de lleno en un régimen riguroso de sexo o masturbación, es posible que desees reflexionar sobre tu técnica. Al columnista sexual Dan Savage se le atribuye haber acuñado el término "síndrome del apretón vigoroso" en 2003. Savage escribió que "Si en cada ocasión te masturbas de la misma manera, o si sostienes tu pene en un apretón vigoroso todas las veces, puede dificultarse llegar al clímax como resultado de otras sensaciones más sutiles”. El remedio es cambiar la forma en que te masturbas ampliando la gama de sensaciones a la que sometes a tu pene. Puedes revisar tipos diferentes de lubricantes, invertir en una funda de masturbación o echar un vistazo a uno de los muchos juguetes vibradores para hombres que ya existen en el mercado.

Beber demasiado

La flacidez etílica es algo que puede ocurrir. La incapacidad de alcanzar una erección es causada por la capacidad del alcohol de desensibilizar y frenar el tiempo de reacción. "[Un] trago puede disminuir las inhibiciones y permitir una actitud más relajada y facilitar la intimidad", dice Reitano. “Sin embargo, beber dos o más tragos disminuirá las sensaciones y hará que lograr y mantener una erección para llegar al orgasmo sea más difícil”. A largo plazo, también puede afectar los niveles hormonales. No sólo terminas con una barriga cervecera, sino que, según un informe publicado en Strength and Conditioning Journal, consumir el equivalente de cinco o más tragos parece suprimir la producción de testosterona, lo cual afectará tus erecciones. Dicho esto, pequeñas cantidades de alcohol (uno o dos tragos por día) parecen tener poco o ningún efecto inmediato sobre la testosterona. Un estudio de 2016 descubrió que las personas que consumían más flavonoides (que se encuentran en abundancia en el vino tinto) tenían una menor incidencia de disfunción eréctil.


Relacionados:


Faltar al gimnasio

Una erección ocurre cuando la sangre fluye hacia el pene más rápido de lo que sale. El corazón es el órgano encargado de bombear la sangre por todo tu cuerpo, así que es lógico pensar que un corazón sano está asociado con una erección saludable. Un estudio de 2015 publicado en The Journal of Sexual Medicine comprobó esa hipótesis. Los investigadores analizaron a 300 hombres y descubrieron que aquellos que se ejercitaban más reportaban una función sexual más alta, incluida la erección y la calidad del orgasmo. Específicamente, los chicos que tenían 18 METS —o equivalentes metabólicos— por semana, reportaron el mejor sexo. (Los METS son medidas de la cantidad de energía gastada en una actividad). Dieciocho METS equivale a dos horas de ejercicio cardiovascular intenso como correr o nadar o tres horas y media de ejercicio moderado por semana. Otra bendición para los fans del gimnasio: el estrés y la ansiedad han sido la sentencia de muerte para muchas erecciones, pero se ha comprobado que el ejercicio es un reductor de estos dos factores.

Renunciar a la cafeína

Un estudio de 2015 mostró que los hombres que bebían de dos a tres tazas de café por día tenían un 39 por ciento menos de probabilidades de reportar que tenían disfunción eréctil que los que no bebían café. Podría tener sentido, ya que el consumo de café se ha relacionado con la salud cardiovascular y, como mencioné anteriormente, lograr y mantener una erección con frecuencia se relaciona con la eficiencia con la que la sangre es bombeada por todo el cuerpo.

"Si bien la cafeína puede ejercer el mismo efecto que el Viagra y otros medicamentos para la disfunción eréctil que son inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5, es probable que el efecto de la cafeína en los vasos sanguíneos del pene mantenga a todos los tejidos bien oxigenados y sanos a largo plazo", explica Reitano. De hecho, los autores del estudio escribieron: "La cafeína desencadena una serie de efectos farmacológicos que conducen a la relajación de las arterias del pene y el músculo liso cavernoso que recubre los espacios cavernosos, lo que aumenta el flujo sanguíneo del pene". Me gusta pensarlo de esta manera: los vasos sanguíneos que llevan la sangre a tu pene son como mangueras por las que quieres empujar el líquido, y el café es una especie de destapador.

Estar deshidratado

Otro líquido que puede ayudar al buen funcionamiento del pene: el agua. Claro, no suena como combustible de alto octanaje, pero es tan importante para una erección como para cualquier otra función corporal que puedas imaginar. Pero hay más sobre este aspecto. En estado de deshidratación, el cuerpo produce una mayor cantidad de angiotensina, una hormona que eleva la presión arterial que a menudo se encuentra en hombres que tienen dificultades para lograr erecciones.

Fumar

Un estudio de 2013 demostró que si eres fumador, dejar de fumar producirá erecciones más gruesas, firmes y rápidas. Para probar las erecciones de los participantes del estudio, los investigadores utilizaron un método llamado pletismografía del pene, que midió los cambios en la circunferencia y la dureza mientras los sujetos miraban pornografía. Durante el estudio de 8 semanas, el 31 por ciento de los participantes que habían dejado de fumar tenían erecciones más completas que antes. Además, el 75 por ciento de quienes dejaron de fumar y presentaban disfunción eréctil al comienzo del estudio ya no la tenían al final de éste.

Desatender el aseo

Un mejor aspecto te ayuda a funcionar de la mejor manera posible. Es verdad en otras áreas de tu vida y es igual de cierto, si no es que más, cuando tienes sexo. De hecho, muchos estudios han demostrado un fuerte vínculo entre una imagen propia positiva y una mayor satisfacción sexual. Una solución a corto plazo es recortarse el exceso de vello púbico. No necesitas quedar liso como muñeco Ken, pero un poco de manicura podría revelar unos centímetros adicionales del pene que estaban escondidos innecesariamente por el vello.