americas

‘Hablen bien de Acapulco’, ruega el gobernador de Guerrero a la prensa mexicana

Ante la imparable ola de violencia que se vive en el destino turístico, con 62 asesinatos en las recientes vacaciones, Héctor Astudillo pide a la prensa hablar “menos” de las desafortunadas circunstancias que vive la entidad que gobierna.
07 Abril 2016, 5:55pm
Imagen por Hans-Maximo Musielik/VICE News

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El gobernador de Guerrero, uno de los estados más problemáticos de México hizo un llamado a los medios locales para que guarden silencio sobre la violencia, en un esfuerzo por limitar el daño que le hace a la industria del turismo.

"No estoy minimizando nada", contestó Héctor Astudillo, el gobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a los reporteros a principios de esta semana, cuando le preguntaron sobre la ola de violencia que vive la entidad. "Lo que haría, y lo que les pido que hagan también, es que nos ayuden a que la gente hable menos de las desafortunadas circunstancias que vive Guerrero".

'Hablen bien de Acapulco, habla bien de Acapulco, habla bien de Acapulco'.

En dicho estado se encuentra la ciudad turística de Acapulco, que hace mucho perdió su reputación como el lugar de diversión de estrellas de Hollywood y parejas presidenciales, pero sigue siendo el principal destino vacacional para los turistas mexicanos. También es la ciudad impulsora de la economía del estado.

"Hablen bien de Acapulco", dijo el gobernador, luego de organizar una conferencia de prensa en la ciudad para presentar un programa que promete combatir la corrupción en el estado. "Hablen bien de Acapulco, habla bien de Acapulco, habla bien de Acapulco", repitió tres veces.

La defensa de sus ríos les cuesta la vida: 40 han sido asesinados y otros están en riesgo. Leer más aquí.

Guerrero en general, y en particular Acapulco, ha sufrido intensas rachas de violencia desde que la guerra contra el narcotráfico en México inició hace casi una década. En años recientes, la mayoría de las muertes han sido vinculadas a la desintegración del cártel de los Beltrán Leyva en grupos pequeños, pero igual de violentos.

Operaciones especiales de seguridad han ido y venido sin consolidar nada cercano a la paz. En diferentes períodos, la violencia ha amenazado con acabar la industria del turismo en Acapulco y otros centros turísticos en toda la costa.

El gobierno federal registró 326 asesinatos en el estado en los primeros dos meses de este año, 16 por ciento más que el mismo período en 2015. De acuerdo al periódico local El Sur, un estimado de 62 personas fueron asesinadas en Acapulco durante las recientes vacaciones de primavera.

'Creo que, como hombres y mujeres de Acapulco, hay que valorar si la propagación de este tipo de noticias nos ayudan'.

Los ataques incluyen el tiroteo de dos dueños de locales de un mercado de artesanías popular, que se dice fueron asesinados luego de negarse a pagar cuotas de protección, el asalto a clubes nocturnos locales por personas armadas, y varias decapitaciones.

"(Los homicidios) no fueron dirigidos hacia los turistas o residentes que estaban ocupados en otra cosa, principalmente estuvieron relacionados con el mundo de las drogas y las cuotas de protección", comentó el gobernador sobre la violencia durante este periodo vacacional. "Creo que, como hombres y mujeres de Acapulco, tenemos que valorar si la propagación de este tipo de noticias nos ayudan".

En Acapulco, Astudillo dijo a la prensa que deberían voltear a la ciudad turística de Zihuatanejo donde, mencionó, el esfuerzo concentrado para poner menos atención a la violencia ha ayudado a la economía local.

"En Zihuatanejo están muy conscientes de lo que está pasando, pero también quieren más turismo y trabajo", expresó. "Por eso tienen un convenio de silencio para mantener a los hoteles al 100 por ciento de su capacidad".

Los esfuerzos de México por combatir la corrupción en la policía siguen fallando. Leer más aquí.

Mientras tanto, informes recientes de los asesinatos en Acapulco han dado cuenta de la situación de horror que se vive, destacando nuevos métodos implementados por los criminales.

Dentro de estos se incluyen al menos cuatro "asesinatos de jet-ski" (moto acuática) este año. En uno de los incidentes, un hombre armado arriba de un jet ski se acercó hasta una de las playas principales de Acapulco en plena luz del día con un cómplice. Nadó hasta la orilla, disparó a un vendedor de ropa de playa, y después nadó de regreso hacia su transporte para escapar.

El llamado de Astudillo para que los medios ignoren este tipo de eventos es el más reciente de una serie de exhortos de autocensura realizados por los políticos mexicanos; sin embargo no les ha ido nada bien.

'(Los asesinatos) no fueron dirigidos hacia los turistas... estuvieron relacionados con el mundo de las drogas'.

En 2009, el entonces presidente Felipe Calderón exhortó a los medios a "hablar bien" del país, conforme la guerra contra el narcotráfico comenzaba a cobrar fuerza por la ofensiva desplegada a principios de su mandato en contra del crimen organizado liderada por el ejército. Fue ridiculizado categóricamente por sus esfuerzos.

Tres años después de tomar el cargo, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto tuvo dificultades para mantener la crisis de seguridad alejada de los encabezados. Esto solo provocó más acusaciones de negligencia cuando la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural se Ayotzinapa, generó una ola de indignación pública, en septiembre de 2014.

Este caso desató una nueva serie de operaciones especiales de seguridad en todo el estado. Ahora, ante el escaso éxito del gobierno por contener la delincuencia, todo parece indicar que hay un nuevo esfuerzo para promover la autocensura.

Follow VICE News on Twitter: @vicenews