Publicidad
ESPAÑA

Así funciona la trata de mujeres paraguayas que acaban como esclavas sexuales en España

Paraguay es uno de los países que más mujeres víctimas de trata envía a España para su explotación sexual junto con Brasil y Rumania. En VICE News explicamos el porqué de este fenómeno, cómo captan a las chicas y cómo funcionan sus redes.

por Beatriz Lucas
28 Diciembre 2015, 10:20am

Organización de tráfico de drogas y trata de seres humanos desarticulada en Sevilla. (Imagen vía Policía Nacional)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El hombre se presenta en el local con el catálogo. Igual que hace cada dos o tres meses. El precio es caro, a partir de unos 2.000 euros la unidad, aunque el producto es rentable. En tres meses está amortizado y se le podrá sacar el triple de lo pagado. Al dueño le cuadra, porque le faltaban "blanquitas y con melena morena". Está bien entrenada y habla español. La venta se salda en el momento.

Acaban de comprar a L. una chica que apenas llega a los 20 años. Pasará los próximos tres meses, el tiempo que dura su visado de turista, en un prostíbulo de la Carretera Nacional 320, en la provincia española de Cuenca. La mal llamada Carretera del Amor, es uno de los puntos de España que más prostíbulos acumula de los 1.900 que hay en España y donde acaban gran parte de las víctimas de trata de origen paraguayo que llegan a España como esclavas sexuales.

La escena la relata a VICE News Javier Menéndez, inspector de Policía de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, que lleva años combatiendo e investigando el fenómeno tanto en España como en los países de origen. Javier ha viajado varias veces a América Latina y explica que sólo con mirar los anuncios en los escaparates de las agencias de viajes o en las farolas se puede palpar la trata. Paraguay, donde la pobreza afecta a un 18 por ciento de la población según las Naciones Unidas, es uno de los principales emisores de víctimas de trata a España, junto con Brasil y Rumania.

En 2012 el plan contra la trata de la Policía Nacional censó en España 781 paraguayas en situación de riesgo de ser víctima, y 60 mujeres fueron consideradas como tal. Y la mínima reducción de las cifras (fueron poco más de 800 en 2011, y más de un millar en 2010) no minimiza la crudeza de lo que sufren estas niñas y mujeres esclavizadas sexualmente.También el defensor del pueblo lo reflejaba en su informe.

"Una de las claves para esta relevancia es el alto nivel de trata interna por la pobreza y la falta de formación, pero sobre todo porque no se requiere visado desde Paraguay para entrar a España. Eso abarata los costes de los tratantes. Colombia lideró los rankings de trata hasta que puso el visado y las redes buscaron otras vías", explica Menéndez.

El policía cuenta que hay otro factor que propicia este auge: "Las redes paraguayas tienen estructuras muy sencillas: un captador, que suele ser un familiar o conocido de la víctima asentado en España, un prestamista en Paraguay que entrega el dinero a cambio de una hipoteca de la casa de la familia de la víctima, que suele organizar también el viaje y los papeles, y una persona que la explote en un club y pague por ella. Este último suele ser español y estar emparejado con una ex prostituta paraguaya que funciona también como captadora".

Esclavas domésticas en España: las víctimas invisibles de la trata de seres humanos. Leer más aquí.

Violencia doméstica y abuso sexual en Paraguay

La Directora General de Combate a la Trata de Mujeres del Ministerio de la Mujer de Paraguay, Luz Gamelia Ibarra, asegura a VICE News que también hay motivos sociológicos. "Las víctimas son más vulnerables por los altos niveles de pobreza e inequidad, la falta de oportunidades, la falta de acompañamiento a los migrantes, el escaso control fronterizo, la discriminación basada en género, la violencia doméstica y el abuso sexual, la precarización del empleo, la poca formalidad de los actos incluyendo la documentación personas y de propiedad, la corrupción y la impunidad", apunta.

Y España es el Dorado elegido: un país de habla hispana en Europa, donde el aspecto físico es similar al de las paraguayas y donde se gana dinero en euros, algo muy atractivo en un país donde el salario base apenas llega a los 286 euros.

Cuando L. llegó al club, la obligaron a prostituirse, la incitaron a beber o drogarse con los asistentes, y a pagar cada día 60 euros por tres comidas y una cama en el local donde se acostaba con una decena de hombres cada noche. No podía salir sin permiso, ni siquiera al patio. Su única salida era pagar la deuda contraída cuanto antes, unos 4.500 euros. El precio incluía el viaje, las clases de español — porque ella solo hablaba guaraní —, el entrenamiento para pasar la frontera, la peluquería, para que simulara estar de vacaciones y el dinero de viaje obligatorio para cualquier turista (500 euros). La deuda aumentaba cada día por un estricto sistema de sanciones en el club, donde retrasarse, o no contestar el teléfono a tiempo puede salir muy caro.

Un largo camino desde Uruguay

Pero hasta llegar a este prostíbulo de Cuenca, el camino de estas esclavas sexuales ha sido largo, terrible y desesperado. Suele comenzar en sus pueblos con un anuncio o la llamada de un familiar o un amigo. Según explica Menéndez, la mayoría proviene de Caazapa, Caaguazu, Ciudad del Este, Oviedo y San Pedro, zonas eminentemente rurales e indígenas donde las chicas tienen poca formación y mucha necesidad.

El Ministerio de la Mujer de Paraguay se sirvió de esta misma herramienta para concienciar a las chicas de siete ciudades del país donde se anunciaba en periódicos o farolas el mismo reclamo. "Se necesita niñera para trabajar en el extranjero. Con sueldo, casa y viático".

Nueve puntos para entender cómo España combate — y no combate — la trata de personas. Leer más aquí.

Documental sobre la trata de personas elaborado por el Ministerio de la Mujer de Paraguay.

En apenas dos semanas 1.800 chicas llamaron al teléfono que ofrecía el trabajo. Al otro lado, una grabación acababa con su ilusión de mejorar. "¡Cuidado con ofertas como esta! Puedes terminar como esclava sexual o laboral convirtiéndote en víctima de la trata de personas. Estamos para ayudarte. Llámanos". 1.800 candidatas a esclavas sexuales en sólo 15 días. Según alertan desde el Ministerio de la Mujer, el problema es enorme porque el enemigo es invisible. Por ello en 2012 se habilitó en el país una fiscal Anti Trata, María Teresa Martínez, que habitualmente colabora con la policía española, aunque debe abordar una tarea ingente.

Captadas por sus familias

"La propuesta llega de personas en quién confían: una prima, la vecina, la cuñada, el novio o la tía. Les cuentan que sus sueños se van a cumplir. Como es un drama muy poco visibilizado, las víctimas que pasaron por ello lo ocultan en su país, y las chicas no son conscientes del peligro que corren y caen en la trampa" explica a VICE News Luz Gamelia Ibarra, Directora General de Combate a la Trata de Mujeres del Ministerio de la Mujer de Paraguay.

A Sofía fue su tía quien la llamó cuando aún no había cumplido los 18 años. Vivía en Atyra, con su mamá y sus cinco hermanos, pero ella soñaba con estudiar. "Mi tía, que vivía en Madrid, le propuso a mi madre que viniera a España para hacer dinero y mejorar la vida de mis hermanos. Movieron los papeles y el pasaporte con un abogado y una agencia de viajes. Mi mamá hipotecó su casa hasta que yo pudiera enviar el dinero. Me dijeron que no importaba la edad, que era fácil entrar y que se ganaba mucho dinero".

Al llegar a Madrid, con su prima, su tía las encerró en un sótano y no las dejó salir hasta que les llevó al prostíbulo donde trabajaba. "A mi prima, que ya era mayor de edad, la pusieron a trabajar enseguida. Hasta 40 hombres en una noche. Volvió sangrando... A mí me tenían preparada para cuando cumpliera los 18, pero mi prima logró fugarse, aviso a mi mamá y enviaron a la policía que me rescató", recuerda.

Sofía cuenta su historia en el informe de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP) y en la película nominada a los Goya como mejor documental Chicas Nuevas 24 horas. Su directora, Mabel Lozano, lleva una década trabajando con víctimas de trata y asociaciones que la combaten. "Las víctimas son las chicas más osadas, más atrevidas y más bellas de sus pueblos, las que tienen el coraje y quieren emprender el sueño migratorio para conseguir la oportunidad para ellas y sus familias", explica a VICE News.

Cuenta que a veces los familiares que participan en la captación no saben cuál es el destino final: "Creen que realmente les están ayudando a mejorar, porque en sus casas literalmente se están muriendo de hambre y hay mucha desesperación. Las hay que son analfabetas y provienen de entornos de abusos y violencia intrafamiliar extraordinarios. Sus familias saben que en ese 'búscate la vida' sufrirán cierta explotación laboral, que va incluida en el precio de la emigración, pero ignoran que las están entregando a la esclavitud, al maltrato permanente o la violación sistemática", explica.

España entrega las víctimas de la trata a sus captores desde los centros de inmigrantes. Leer más aquí.

Sensibilización

Para Lozano, los únicos culpables de este flujo son los gobiernos de los países de origen y de destino que lo toleran. "Debería hacerse un trabajo de prevención en origen y dar oportunidades reales laborales a las mujeres, ofrecerles una educación, dotarles de herramientas para que no tengan que aceptar estas barbaridades. Y en los países de destino necesitamos leyes que castiguen a las personas que se lucran, hay que sensibilizar desde los centros educativos y universidades para que los clientes sepan que detrás de muchos casos de prostitución hay abuso y violencia", explica la directora. Por eso su película se ha doblado al guaraní, y se está proyectando por centros educativos y universidades de toda España para contribuir a esa sensibilización.

Menéndez cree que la necesidad y desesperación empuja a muchas familias a sacrificar a alguna de sus niñas para que saque adelante al resto. "Hemos llegado a tener casos en los que nos denunciaban la desaparición de mujeres cuando dejaban de enviar dinero. Nos encontrábamos con que la víctima se enamoraba, lograba pagar su deuda, dejaba la prostitución y dejaba de enviar dinero a Paraguay".

Las víctimas, a veces son "preparadas" y violadas antes de emprender su viaje hacia España. "Se prepara a las chicas físicamente, pasando por Argentina, para que se adecuen a los gustos españoles. Pasan por un proceso de refinamiento y entrenamiento que incluye el sometimiento a la explotación sexual", recoge el informe Esclavas Sexuales en España. La trata de niñas y mujeres paraguayas de la asociación de APRAMP.

El negocio es tremendamente lucrativo, porque además de la explotación sexual de las mujeres, se les obliga a convertirse en mulas de la droga, y se hace también negocio con las viviendas hipotecadas en Paraguay.

Después de haber pasado por este proceso, pocas pueden volver a recuperar sus vidas. Las que no son rescatadas por la policía o asociaciones que luchan contra la trata, sistematizan este modo de vida, y una vez que pagan su deuda, viajan cada tres meses para trabajar en el sector de la prostitución mientras dure su visado, o convirtiéndose ellas mismas en reclutadoras, según explica Menéndez. "Sólo pueden desvincularse de ellos huyendo con un cliente, que pague lo que falta de su deuda, saldándola directamente o denunciando ante las autoridades policiales o judiciales".

Aunque según Menéndez, las características de la comunidad donde vive la víctima acaban empujando a las chicas a hacer uso de los servicios de las redes de Trata como estrategia laboral, y en sus pueblos sancionan socialmente cualquier tipo de delación. "La vergüenza, la falta de confianza en las instituciones, el desconocimiento de sus derechos y de que la Trata es un delito inciden en la resistencia de las víctimas a denunciar, de modo que la Policía no es una referencia para ellas, no siendo la Trata un problema prioritario en Paraguay", explica el policía.

Algunas consiguen escapar. Pero una vez desvinculadas, tienen serias dificultades para volver a Paraguay por el desarraigo familiar, las necesidades económicas, la vergüenza, la falta de expectativas y las amenazas que reciben de sus tratantes en caso de fuga", explica el policía.

La historia de Sofía lo demuestra. Se encuentra ahora atrapada en Madrid, aunque ella ha tenido suerte y la asociación Apramp le está capacitando y ayudando a reconstruir una vida. "Nadie te cree cuando lo cuentas, y yo ya no puedo volver. Sigo teniendo mi deuda pendiente", concluye.

De la violación a la patera: así utilizan a los bebés las redes de la trata en España. Leer más aquí.

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES

Sigue a Beatriz Lucas en Twitter: @beitalucas

Tagged:
VICE News
mujeres
Derechos Humanos
Policía Nacional
inmigración
Paraguay
prostitución
trata
españa paraíso para la trata en europa
ministerio de la mujer
paraguayas