DMT: no puedes imaginarte una droga ni una experiencia tan extraña

Los elfos fractales parecen felices de verte.

|
nov. 28 2016, 12:00am


Ilustraciones por el autor

La N,N-dimetiltriptamina, o DMT, en un compuesto ilegal y psicodélico que se encuentra en el cuerpo humano y al menos en otras 60 especies de plantas en todo el mundo. El Dr. Rick Strassman, descrito como el "primer psicodélico humano endógeno" en el documental DMT: La molécula del espíritu (2000), dijo en una entrevista en 2001 que el DMT "al parecer es un elemento necesario para el funcionamiento normal del cerebro". Terrence McKenna(quién supuestamente escribió a Strassman en 2000, "ha concientizado más que nadie a los lectores sobre el DMT por medio de conferencias, libros, entrevistas y grabaciones a un nivel sin precedentes) llamó al DMT "el alucinógeno más poderoso conocido por el hombre y por la ciencia", y "el alucinógeno más común en toda la naturaleza", en su conferencia de 1994 llamada "Entrar al tercer milenio bailando rap". Mckenna se preguntaba por qué la teología no había consagrado al DMT como "su prueba de la presencia del otro en el mundo humano", y dijo:

No entiendo por qué esto no está escrito en encabezados con letras de 10 centímetros en todos los periódicos del planeta, por que no sé qué noticias esperan ustedes, pero esta es la noticia que YO estaba esperando.

*

McKenna fumó DMT por primera vez cuando era estudiante en Berkley a principios de 1987. Ya tenía experiencia consumiendo LSD "mas o menos una vez al mes", al igual que otros psicodélicos, pero como dijo en una entrevista en el documental El renacimiento arcaico (1992):

En realidad fue el DMT el que me dio el poder para comprometerme con la experiencia psicodélica. El DMT era mucho más poderoso, mucho más desconocido, y provocaba que me cuestionara sobre qué es la realidad, qué es el lenguaje, qué es el ser, qué es el espacio y tiempo tridimensional, todas las preguntas en las que me adentré durante los siguiente veinte años.


Relacionados: Fui a Sonora, exprimí un sapo y luego me lo fumé


Desde 1967 hasta 1995, McKenna fumó 30 o 40 veces DMT, una sustancia naranja, cristalina, similar a la cerilla que "huele un poco a alcanfor". Describió fragmentos de sus viajes con DMT en la conferencia "Entar al tercer milenio bailando rap", "Revelaciones del DMT", y "Tiempo y mente". A continuación está mi selección de tres fragmentos que describió McKenna, ordenados cronológicamente, con tiempo aproximado en minutos y segundos, transcurridos desde la primera fumada de DMT, vaporizada en una pipa de vidrio:

0:00. Primer toque. Los colores brillan más, los bordes están más definidos, las cosas a lo lejos se ven con más claridad—"se siente como si todo el aire en la habitación se hubiera acabado".

0:10. Segundo toque. Cierras los ojos y "los colores se mueven y se juntan, se forman esta cosa mandálica y floral que gira lentamente, de color amarillo y naranja", que McKenna llamó "El crisantemo". Después "o atraviesas esta cosa, o necesitas otro toque" (Los fumadores de hachís con pulmones poderosos tenemos ventaja en esto).

0:20. Tercer toque. Se parte el crisantemo. Hay un sonido de una envoltura plástica de pan, o de cuando estalla una llama", y "una impresión de transición". Después "es como si estuviera cayendo en una serie de túneles y cámaras".

0:40. Explotas en este "lugar".

En uno de estos fragmentos, en este punto, McKenna dijo: "No puedo usar el lenguaje para describir esto con exactitud. Por lo tanto, lo voy a describir de una forma imprecisa. El resto son mentiras". Y después: "Es decir, tienen que entender: hay metáforas en el sentido más verídico, ¡eso significa que son mentiras! La conciencia y el compromiso que tiene McKenna con este aspecto del DMT hace que mi interés en sus relatos sobre este crezca. En una conferencia dijo:

La razón por la que es muy confuso es por el impacto que tiene sobre la capacidad del lenguaje. Entonces, la razón por la que es tan confuso es porque lo que intenta ver a el DMT está infectada con eso —con el proceso de observación. El DMT no proporciona una experiencia que analizar. No pasa nada así de ordenado. La maquinaria sintáctica de descripción sufre una clase de distensión de manera instantánea, y luego, ya no sabes qué es lo que entiendes. En otras palabras, lo que hace la DMT no se puede descargar a un lenguaje de baja dimensión como el español.

El lugar, o espacio, al que irrumpiste —que algunos llaman "el domo"— parece estar bajo tierra y su iluminación es tenue y no es directa. Los muros se mueven lentamente con alucinaciones geométricas, con colores muy brillantes, muy iridiscentes con brillos fuertes y muy intensos, superficies lustrosas – todo es como una máquina, perfecto y que vibra con energía". McKenna dijo:

Pero no es eso lo que llama de inmediato mi atención. Lo que atrapa toda mi atención es el hecho de que este espacio está habitado —que la impresión que te da en el momento en que entras es que te aclaman. [...] Entras a este espacio y de inmediato hay elfos fractales que hacen sonidos y se auto transforman... hechos de luz y gramática y sonido que sale cantando y chillando y dando vueltas hacia ti. Y van diciendo "¡Hurra!, ¡Bienvenido!, ¡Ya llegaste!" y en mi caso: "¡Envías a tantos pero vienes tan pocas veces!"

0:50. Estás "paralizado". Piensas "¿Por Dios, qué es esto? ¿¡Qué es!?" McKenna destacó:

Lo raro de la DMT es que no afecta lo que solemos llamar mente. La parte a la que llamas "tú" permanece intacta. Eres igual que antes pero el mundo ha cambiado por completo y todo se fue y estas ahí diciendo: "Carajo, hace un minuto estaba en una habitación con unas personas y me dieron una droga rara y ahora, ahora, ¿qué paso? ¿esta es la droga? ¿la fumamos? ¿esto es?"

1:00. Los elfos, o los "balones de basket ball hechos con joyas" se dirigen a toda velocidad hacia ti. "Cantan y hablan en un idioma desconocido que suena muy bizarro, ¡pero lo más importante es que puedes verlo y es muy confuso!" También hay algo que por años McKenna ha llamado amor. "Pero ese amor no es como Eros ni como una atracción sexual", es algo como "muy cercano a algo físico", "un pegamento vertido en el espacio".

1:10. Los elfos fractales "se dan de codazos y dicen, 'Mira esto, mira esto, toma esto, ¡escógeme!'" Se aproximan hacia ti, y tienes que entender que no tienen brazos, estamos descargando esto a una dimensión más baja para poder describirlo, bueno, lo que hacen es que te ofrecen cosas". Te das cuenta de que te están enseñando estos "regalos de elfos" o "juguetes celestiales", que "parece que están vivos", es "imposible". Este "estado de frenesí increíble", continua por otros tres minutos y durante ese tiempo los elfos dicen:

No cedas ante la maravilla. No te pierdas por el asombro. Pon atención. Pon atención. Ve lo que estás haciendo. Ve lo que esás haciendo, y luego hazlo. ¡Hazlo!

4:10. Luego –"sólo el cinco porciento de las personas dicen esto", destacó McKenna– "todo se detiene y esperan, y tú sientes como una antorcha, una chispa prendida en tu vientre, y esa chispa se empieza a mover hacia tu esófago". Luego tu boca "se abre y empieza a salir eso que llamamos lenguaje". Es sonido pero lo que vives es "una modalidad visual en la que los tonos son superficies, matices, colores, incrustaciones, joyas y estás creando algo". Los elfos "se vuelven locos de regocijo".

4:40. "Todo comienza a colapsarse solo y físicamente todo se empieza a alejar de ti. Lo último que hacen es decirte adiós". Luego hay "una ola en todo el sistema y te das cuenta de que están separando a estos dos continuos". (Una vez, "cuando empezó la maniobra para alejarse, todos los elfos voltearon a ver a" McKenna y dijeron "déjà vu, déjà vu"). McKenna agregó:

A menudo es muy erótico, aunque no estoy seguro si es la palabra apropiada. Es casi como si el sexo fuera la superficie y esto es el contenido. Soy un gran aficionado al sexo; mi intención no es denigrarlo. Lo que quiero es subir al DMT a un estatus muy alto.

5:00. "Estás delirando."

7:00. "No puedes recordarlo". Dices "esto es lo mejor, esto es lo mejor, eso es...¿de qué estoy hablando?" McKenna pensó que el DMT "tal vez desempeñe un papel al momento de soñar", en parte por que "la manera en que se desvanecen los sueños es la misma en que se desvanece el DMT. A la misma velocidad". Afirmó McKenna en una entrevista:

Posee un mecanismo de auto eliminación. Siento que es por que descubres que es algo tan ilógico que realmente no puedes imaginarte estar ahí. Conforme vas de aquí para allá, llega un momento en el que se aleja del límite de la capacidad de comprensión.

*

Para McKenna, experimentar la DMT fue "de un orden completamente distinto que cualquier otra experiencia en la vida". Dijo que no era una droga, que era "algo disfrazado de droga". La experiencia va a ser diferente para cada persona, pero "lo que va a parecerse a mi descripción es lo dramático del proceso". Dijo como conclusión:

Hay que tomar esto con seriedad. En otras palabras, eso de "sólo es una alucinación", esa pendejada no es cierta. Es decir, la realidad no es más que una alucinación, ¿no sabían? Eso invalida la frase de "sólo es una alucinación". Lo que tenemos aquí, amigos, es algún tipode entelequia inteligente que por alguna razón está ansiosa por comunicarse con los seres humanos.


Relacionados: Lo que aprendí comprando drogas en todos los 'puntos' de Iztapalapa


McKenna describió las entidades del DMT, entre otros nombres, como "elfos translingüísticos", "entidades fractales amistosas", "legiones de elfos del hiperespacio", "traviesos", "comerciantes de memes", "coleccionistas de arte" y "homúnculo sintáctico". Presentó sus teorías sobre qué eran estas entidades, algunas de las cuales resumí y presento a continuación, "sin emitir juicio", dijo él, porque "no estaba seguro".

1. Extraterrenales

Podrían ser alienígenas "que evolucionaron alrededor de otra estrella, que probablemente tengan una biología distinta, tal vez ni siquiera estén hechos de materia, es posible que hace mucho tiempo cruzaran una distancia enorme, y que tengan un plan secreto que no somos capaces de comprender. Esa es la realidad"

Si un ser extraterrenal quisiera interactuar con la sociedad humana y tuviera código ético que no le permitiera aterrizar un billón de naves en la plaza de la ONU, en otras palabras, si fuera discreto. Es lógico que se esconda dentro de una intoxicación chamánica. Seguro dice: "Analicemos a estas personas. Ok, son racionalistas un poco cabeza duras, excepto que tienen este fenómeno llamado "droga" y cuando lo usan, aceptan todo lo que les pase, así que hay que meternos a eso y hay que hablar con ellos desde ahí y no se van a dar cuenta de que somos diferentes a los elefantes rosas".

2. Entidades en un continuo paralelo

Otra posibilidad, que "se acerca más a nociones paganas más pacíficas", es que "hay un continuo paralelo cerca, aquí prácticamente". McKenna explicó:

Llámenlo país de las hadas o lo que quieran. El punto es que no se llega ahí en una nave. Se llega ahí a través de una puerta mágica que se abre por medio de un ritual y cosas por el estilo. También es otra posibilidad. No hay duda de que dentro del folclor humano en todas partes en todas las partes del mundo (excepto en el Este de Europa por los últimos 300 años) se ha insistido en la existencia de estos dominios paralelos de inteligencia y organización.

3. Gente muerta

Una tercera posibilidad es que "con el DMT te adentras en una ecología de almas humanas en otra clase de dimensión". Esta posibilidad resultó "espeluznante" para McKenna, quien llegó a esta especulación "de mala gana". Aquí hay un poco de la evidencia que presentó:

Estas cosas... tienen una relación extraña con los seres humanos. Primero que nada, ¡nos aman! Por alguna razón les importamos. Quienes sean y lo que quiera que sean, nos conocen mucho más de lo que nosotros a ellos. El hecho de que me recibieran lo prueba. Entonces es posible que al final del siglo XX, después de estos últimos 500 años de materialismo, reduccionismo y positivismo, lo que estamos a punto de descubrir es el desenlace menos probable de nuestro dilema que ninguno de nosotros esperaba. Lo que vamos a descubrir es que la muerte no posee aguijón.

4. Humanos del futuro

Una cuarta posibilidad es que las entidades son "humanos de algún mundo futuro muy avanzado donde los seres humanos ahora están hechos del lenguaje y sólo miden 80 centímetros. Yo diría que es un futuro muy lejano".


DMT: La molécula del espíritu (2000): Rick Strassman.

Rick Strassman (1952 - ), de muchas formas, adoptó un punto de vista sobre el DMT opuesto al que adoptó Terence McKenna—al menos en los escritos y en las conferencias de McKenna—pero las dos eran, creo, igual de bizarros, inesperados, abrumadores y profundos, aunque de manera distinta. En 1990, Strassman inició "la primera investigación en 20 años en EU sobre los efectos de las drogas psicodélicas o alucinógenas en los humanos".

Desde 1990 hasta 1995, Strassman administró 400 dosis intravenosas de DMT a 60 voluntarios previamente evaluados con mucha experiencia en drogas psicodélicas. Documentó los resultados detalladamente porque "era importante que los demás supieran cómo abrirse camino a través de este laberinto", el proceso laberíntico, y a veces Kafkiano, de dos años que implica interacción breve con algunas instituciones para lograr que aprueben el estudio en el libro DMT: La molécula del espíritu, que se publicó en diciembre de 2000, nueve meses antes de la muerte de Terence McKenna.

El libro de Strassman contenía las siguientes observaciones, descubrimientos y especulaciones:

1. El DMT es "el psicodélico más simple" y "existe en todos nuestros cuerpos y también en las plantas y en el reino animal. Es una parte de la composición normal de los humanos y de los demás mamíferos; de los animales marinos; de las hierbas y los vegetales; de los sapos y las ranas, de los hongos y el moho; de la corteza, las flores y las raíces".

2. "Comparada con otras moléculas, la DMT es pequeña. Pesa 188 'unidades moleculares', lo que significa que no es mucho más grande que la glucosa, el azúcar más simple de nuestros cuerpos, que pesa 180".

3. "Hace veinticinco años, unos científicos japoneses descubrieron que el cerebro se empeña en transportar DMT a través de la barrera hematoencefálica hasta que se introduce en sus tejidos. No sé de otra droga psicodélica que el cerebro trate con tanto entusiasmo. Este es un hecho sorprendente que debemos tener en cuenta cuando recordemos cómo los psiquiatras biológicos descartaron la importancia de la DMT en nuestras vidas. Si el DMT fuera un producto insignificante e irrelevante de nuestro metabolismo, ¿por qué el cerebro se esforzaría tanto para arrastrarlo hasta sus confines?

4. "Una vez que el cuerpo produce o consume DMT, unas enzimas lo descomponen en segundos. Dentro de la sangre, el estómago y los intestinos se encuentran grandes concentraciones de estas enzimas, llamadas monoamino oxidasas (MAO). La presencia extendida de las enzimas MAO es la razón por la que los efectos del DMT duran tan poco. Cuando sea y donde sea que aparezcan, el cuerpo se asegura de que se consuma rápido".

5. La glándula pineal (que es "única en su posición asilada en el cerebro", en donde se unen todas las demás partes del cerebro) puede ser donde se produce la DMT en el cuerpo humano: "La hipótesis más general es que la glándula pineal produce cantidades psicodélicas de DMT en las épocas particulares en nuestras vidas".

6. La glándula pineal es de las formas de vidas más antiguas, como las lagartijas, se llama "el 'tercer' ojo" y tiene un lente, una córnea y una retina. Conforme evolucionó la vida, la glándula pineal se introdujo más al cerebro. Por último: "La glándula pineal humana en realidad no forma parte del cerebro. Más bien se desarrolla a partir de tejidos especializados en el ganglio cervical superior. De ahí se pasa al centro del cerebro, donde al parecer tiene el mejor lugar de la casa".

7. La glándula pineal "se vuelve visible en el feto en desarrollo" a los 49 días, El libro tibetano de los muertos "instruye que toma 49 días para que el alma del recién fallecido 'reencarne'", y 49 días, según escribe Strassman, el "tiempo exacto en que se puede ver con claridad el primer indicio de si es hombre o mujer".

Las pruebas de DMT resultaron en una gran e inesperada cantidad de encuentros con entidades que al parecer se encontraban en "niveles de existencia independientes". Strassman escribió que "no estaba ni intelectual ni emocionalmente preparado para la frecuencia con la que ocurrieron los contactos con los seres en los estudios, ni con la naturaleza con frecuencia bizarra de estas experiencias. Tampoco lo estaban muchos de los voluntarios. Incluso los que ya habían fumado DMT antes".

Describieron a estos seres como "guasones", "payasos", "las entidades que sean", "elfos de DMT", "gente caricaturesca", "alguna presencia no hostil, sólo molesta y brusca", "alienígenas", "guías", "ayudantes", "reptiles", "mantis", "abejas", "arañas", "cacto", y "monitos de palo". Cuando los participantes abrieron los ojos, dijeron que la realidad del espacio de la DMT coexistía con el cuarto de hospital en el que estaban.

Una de las experiencias más impactantes fue la de un voluntario llamado, en el libro, Ken. No es una experiencia representativa pero la incluyo aquí como un elemento que contrasta (igual de horrible pero totalmente distinto) con las experiencias de McKenna. Cabe destacar que, en ambos relatos, la experiencia dura sólo cinco minutos.

[Ken] se tranquilizó al llegar a los cinco minutos. Hizo muecas y sacudió su cabeza. Después de dos minutos se quitó lo que cubría sus ojos y se quedó viendo fijamente al vacío. Sus pupilas seguían dilatadas. Laura y yo esperamos quietas hasta que se le pasara el efecto. Catorce minutos después, aunque se veía inquieto pero mantenía la compostura, comenzó:

Había dos cocodrilos. Uno en mi pecho. Me violaba por el año y me aplastaba. No sabía si iba a sobrevivir. Al principio creí que era un sueño, una pesadilla. Luego me di cuenta de que sí estaba ocurriendo.

Me alegré de que la sonda rectal no estuviera en su lugar en este día de tantas pruebas.

Se formaron lágrimas en sus ojos pero no brotaron.

"Suena horrible."

Fue horrible. Nunca tuve tanto miedo en mi vida. Quería tomarte de las manos pero estaba sujetado tan firmemente que no podía moverme y tampoco podía hablar. ¡Dios!

La experiencia de Ken fue anómala en términos de lo que dijo que ocurrió, si no es que impactante, a pesar de que —como leyeron arriba— la "sonda rectal", que al parecer es realmente necesario usarlaa en los voluntarios durante el estudio y que sólo una persona, llamada Nils en el libro, se negó a usar: "La sonda medía cerca de 6 mm de diámetro; estaba hecha de alambre recubierto de goma y era bastante flexible. Entraba a entre 10 y 15 cm de profundidad y rara vez causaba algún malestar, excepto en los pacientes con hemorroides".

Strassman intentó explicar esto con modelos psicológicos (Freud, Jung) pero no encajaban. Su investigación, que al final incluyó psilocibina, concluyó en 1995, después de que le diagnosticaran cáncer a su esposa (entre otras dificultades). Su "comunidad monástica budista" empezó a criticar su investigación, le "retiro su apoyo personal" y se le negó el permiso de reubicar su sala de investigación a un lugar que no fuera un hospital ruidoso e impredecible, que en una entrevista llamó: "el peor lugar posible, de cierta forma, para que la gente tenga un gran viaje". En 2007, se le preguntó a Strassman en una conversación por chat IRC: "¿Cuál es el propósito del DMT en el cerebro? Para empezar, ¿por qué la producimos de forma natural?" Él respondió:

Creo que necesitamos algo en el cerebro que produzca lo que al parecer nos sucede en varios momentos de nuestra vida. Al igual que los chips de computadora hechos de silicón, el DMT es el mejor material para proporcionar acceso a imperios no corpóreos independientes. Por otra parte, ya que producimos DMT todo el tiempo, también actúa como mediadora en nuestra percepción de la realidad diaria.

*

Terence McKenna dijo en una entrevista en 1989 para El renacimiento arcaico: "Lo que más me interesa de estos sueños es esto: Sueño que fumo DMT, y funciona. Eso es muy interesante para mí porque al parecer implica que uno no tiene que fumar DMT para vivir la experiencia. Sólo tiene que convencer a tu cerebro de que lo hiciste y en automático te lleva a este asombroso estado de alteración".

Además, en la conferencia "DMT: Dimensiones matemáticas, sintaxis y muerte", dijo:

Una vez tuve la afortunada experiencia de poder hacer que un lama tibetano prominente probara el DMT (un nombre que reconocerían, aunque no esta entre los cinco más importantes, pero es un personaje mucho más sabio, viejo y extraño. Lo hizo y yo dije: ¿Qué hay con eso? Estas personas, los budistas tibetanos, tienen un buen mapa de este territorio. Dijo que son las luces menores. Dijo que no se puede avanzar más allá de eso sin cruzar el punto sin vuelta atrás. Dijo que más allá de esto, ya no hay retorno. Entonces, en un sentido muy real, es una mirada más allá del límite. Pero ni eso resuelve todos los misterios. Es decir, ¿Por qué ese deseo de transmitir un lenguaje visible? ¿De qué se trata todo eso? ¿Acaso el lenguaje siempre ha sido un regalo de los otros?

*

Por muy profundo, extremo, confuso e impresionante que fuera la DMT para McKenna, podría decirse que no era el compuesto que él tanto apoyaba, defendía y del que tanto hablaba. En mi opinión, sería la psilocibina que se encuentra en 200 tipos de hongos y, cuando está dentro del cuerpo humano, se descompone y se convierte en psilocina, que difiere de la DMT por sólo un átomo más de oxígeno.

Sigue a Tao en Twitter.

Más VICE
Canales de VICE