'Nieve de sangre': qué es y cómo se relaciona con el cambio climático

Científicos analizaron el ADN de la "sangre de glaciar" en los Alpes para entender mejor la interacción entre las microalgas y el cambio climático.

Aug 3 2021, 8:14pm

Las frases "sangre de glaciar" y "nieve de sangre" parecen salidas de una novela de terror sobrenatural. Pero a pesar de sus mórbidos apodos, este fenómeno es una señal de vida producida por organismos microscópicos que han colonizado los ecosistemas helados durante siglos.

El extraño tono rojizo que se encuentra en la nieve de las montañas es causado por las algas verdes. Las algas son una de las formas de vida más diversas y omnipresentes de la Tierra, por lo que no es de extrañar que hayan logrado llegar a los picos más altos del mundo. Sin embargo, la crisis climática está acelerando el derretimiento de la nieve y la disminución de los glaciares en estos hábitats, una tendencia que puede alterar muchas colonias de algas y los ecosistemas más grandes que dependen de ellas.

Publicidad

Es por eso que los científicos europeos se han unido para formar ALPALGA, una colaboración que tiene como objetivo comprender mejor estas algas alpinas, que pueden actuar como productoras primarias, especies pioneras y "posibles marcadores del cambio climático", según un estudio publicado este lunes en Frontiers in Plant Science

"En mi vida, he visto la desaparición de ecosistemas en una escala no de 100 años, sino de décadas", dijo el autor del estudio Eric Maréchal. "Este ecosistema es súper frágil".

En cierto modo, la fragilidad de estos sistemas es contradictoria, porque las algas que producen estas manchas rojas, púrpuras y naranjas son en realidad una señal de vida. También conocido como “nieve de sandía” o “nieve rosa”, este fenómeno es común en las cimas de las montañas y los glaciares de todo el mundo, desde Sierra Nevada hasta el Himalaya y la capa de hielo de Groenlandia, y ha generado especulaciones entre los alpinistas, naturalistas y exploradores polares durante siglos.

Los científicos ahora saben que este efecto es una estrategia de adaptación de las microalgas al inicio del verano, que trae consigo el deshielo, la intensa luz solar y la radiación ultravioleta. Las algas verdes, como su nombre lo indica, son verdes pero el clima más cálido hace que produzcan un pigmento rojo como una especie de protector solar.

Publicidad

El pigmento también reduce la reflectividad de la nieve oscureciendo su color, lo que acelera el deshielo y proporciona a las algas acuáticas más agua para prosperar. De esta manera, las microalgas son "actores" del cambio climático porque exacerban la pérdida de nieve en alturas elevadas, según el estudio. La contaminación antropogénica también ha llegado a la cima de las montañas y estimulado el crecimiento de las floraciones alpinas de la misma manera que la contaminación de las aguas dulces y ecosistemas marinos ha producido floraciones de algas más grandes.

Por estas razones, las colonias de algas pueden beneficiarse de las temperaturas más cálidas, la contaminación del aire y el aumento del dióxido de carbono atmosférico a corto plazo, aunque el impacto a largo plazo del cambio climático en sus hábitats podría ser devastador para algunos de estos ecosistemas.

"Sospecho que hay un aumento [en las floraciones], porque lo he visto", dijo Maréchal. "Pero tenemos que proporcionar las cifras".

Con ese fin, Maréchal y sus colegas proporcionaron una descripción general completa de las algas alpinas en el nuevo estudio al analizar meticulosamente 158 muestras de suelo recolectadas en 2016 de cinco sitios en elevaciones entre 1.250 y 3.000 metros en los Alpes franceses: Chamrousse, Loriaz, Anterne, Ristolas, y Vieux Chaillol. El equipo tomó muestras del suelo en busca de ADN ambiental, que está formado por fragmentos genéticos desprendidos por organismos, lo que les permite reconstruir el rango de docenas de especies de microalgas a diferentes altitudes, niveles de pH y otras condiciones ambientales.

Publicidad

Los resultados revelaron que algunos grupos de algas, como la Sanguina, eran más abundantes en elevaciones alpinas por encima de los 2.000 metros, mientras que otras, como la Symbiochloris, vivían exclusivamente en elevaciones debajo de los 1.500 metros.

Uno de los factores ambientales clave que surgieron para la Sanguina fue la dependencia de este grupo al ambiente térmico estable proporcionado por la capa de nieve durante todo el invierno. A medida que la temporada de nieve se acorta con el tiempo, podría perjudicar gravemente el ciclo de vida de estos organismos, lo que es especialmente preocupante si se tiene en cuenta que son una base ecológica que proporciona nutrientes, directa e indirectamente, a muchas otras formas de vida.

Estas algas son la "base de la red trófica", dijo Maréchal. “Separar no solo a los productores primarios, sino también a algunas otras especies, tendrá un impacto”.

“Puede que no sea perjudicial para el ecosistema”, señaló. “Quizás un nuevo ecosistema se organice en nuevas comunidades. Pero será diferente".

Los esfuerzos de ALPALGA pueden ayudar a predecir cómo estas especies importantes, y los ecosistemas que sustentan, reaccionarán al calentamiento de las temperaturas globales en las próximas décadas en todos los entornos que habitan, desde el polo norte hasta el polo sur.

Tagged:

medio ambiente, Alpes, glaciares, algas, alpes franceses, nieve de sangre

Más
de lo Mismo
El cambio climático provoca pérdida de fertilidad en muchas especies
Islandia, la punta de un vasto continente perdido bajo el océano
Hubo una extinción masiva de tiburones y no sabemos la razón
Aumentan señales de advertencia de evento de extinción masiva: científicos
Estrellas como nuestro Sol engullen los planetas que las orbitan
Cinco millones de personas mueren anualmente debido a temperaturas anormales
15 personas vivieron 40 días en una cueva sin sol ni relojes para estudiar el tiempo
¿Los tardígrados pueden sobrevivir a los viajes interplanetarios?