Fotos escalofriantes del comercio de carne de perro en Indonesia

La semana pasada, Indonesia dio un paso importante hacia la erradicación de su industria de carne de perro al condenar a un comerciante por primera vez.

Oct 25 2021, 9:08pm

Este artículo contiene fotografías de maltrato animal que algunos lectores pueden encontrar perturbadoras.

Cuando Tigre, el querido perro de Aya Diandara Salvator desapareció en 2012, sospechó lo peor. Después de dos días de búsqueda en vano, Aya se enteró por un taxista de que su perro había sido secuestrado por dos hombres en motocicleta.

Según el taxista, que presenció el secuestro en su ciudad natal de Bekasi, en la provincia de Java Occidental, uno de los hombres conducía la moto mientras el otro agarró a Tigre con un lazo alrededor del cuello. Aya supo de inmediato que nunca volvería a ver a su amado perro.

Tigre fue nombrado así por su distintivo pelaje naranja con rayas negras. Foto: Aya Diandara Salvator

“Cuando me enteré de que se habían robado a mi bebé para matarlo y vender su carne, se me rompió el corazón en mil pedazos”, le dijo Aya a VICE World News. "Desde entonces, vivo con culpa y quisiera regresar el tiempo para salvar a mi Tigre".

Este método de secuestro es consistente con los informes sobre el modus operandi de los cazadores furtivos en todo el país, que recogen perros de la calle para vender su carne. Hay mucha más gente que, como Aya, ha perdido a sus amadas mascotas por el comercio de carne de perro de Indonesia.

Pero la semana pasada, en un caso histórico, un comerciante de carne de perro fue sentenciado en un tribunal indonesio por violar las leyes de salud y bienestar animal —es la primera vez que las autoridades enjuician a un comerciante de carne de perro en el país. El hombre anónimo de 48 años fue sentenciado a 10 meses de cárcel y se le ordenó pagar una multa de 150 millones de rupias (10.600 dólares) el 18 de octubre después de ser encontrado transportando 78 perros, muchos con collares, en la parte trasera de un camión en mayo.

Los perros son metidos en sacos mientras esperan su muerte. Foto: Cortesía de Dog Meat Free Indonesia

La condena fue anunciada como una gran victoria para los defensores de los animales en el país.

"Este primer enjuiciamiento manda un mensaje contundente a los comerciantes de carne de perro de que este comercio brutal es ilegal y no será tolerado en Indonesia", Lola Webber, directora de campaña de End Dog Meat en Humane Society International , le dijo a VICE World News.

Publicidad

De los 78 perros encontrados en el camión, más de 10 fallecieron a causa de la terrible experiencia. Cuando los perros son secuestrados, el horroroso viaje que les espera generalmente hace que los perros sucumban a un golpe de calor, deshidratación y lesiones. Si el vehículo no hubiera sido interceptado por la policía, los perros sobrevivientes probablemente hubieran terminado en un matadero.

En un matadero de Indonesia cuelgan a los perros boca abajo y los matan para vender su carne. Foto: Cortesía de Dog Meat Free Indonesia

En comparación con el mercado de carne de animales silvestres de China, la industria de la cría de perros en Corea del Sur y la cocina canina en Vietnam, el comercio de carne de perro en Indonesia recibe mucha menos atención pública.

Si bien la carne de perro se considera impura y está prohibida en el país de mayoría musulmana, es considerada un manjar en regiones como Minahasa en el norte de Sulawesi y Medan en el norte de Sumatra. Aunque la gran mayoría de los indonesios no consume carne de perro, el comercio persiste en ciertos mercados locales por practicidad y creencias tradicionales. Por ejemplo, algunas personas consumen carne de perro por su asequible precio y supuestos beneficios medicinales, especialmente contra el dengue y el asma.

Ante las preocupaciones por la rabia, la crueldad animal y la reputación internacional del país, en 2018 las autoridades indonesias se comprometieron a prohibir el consumo y la venta de carne de perro. Desde entonces, han introducido gradualmente leyes que prohíben el comercio de carne de perro. Sin embargo, Webber señaló que en las áreas donde existe la prohibición, "rara vez" se aplica y el comercio permanece "en gran parte sin ser cuestionado".

Los perros secuestrados son atados en sacos. Foto: Cortesía de Dog Meat Free Indonesia

Grupos como la coalición por los derechos de los animales Dog Meat Free Indonesia (DMFI), que incluye a la Humane Society International, continúan haciendo campaña para la prohibición nacional de esta práctica.

“El comercio de carne de perro resulta en una crueldad terrible hacia los animales y genera una condena nacional e internacional”, dijo Webber. “Nuestro papel es seguir creando conciencia y oponiéndonos al comercio que pone en peligro la salud y el bienestar de toda la nación, mientras que solo beneficia a unos pocos”.

Después de la trágica pérdida de Tigre, Aya se inspiró para formar parte de las campañas contra el consumo de carne de perro. Se unió a Jakarta Animal Aid Network, otra organización dependiente de la DMFI, como coordinadora de campaña y directora creativa.

Si bien ha pasado casi una década desde que fue secuestrado, Tigre ahora está inmortalizado en el logotipo de DMFI como, en palabras de Aya, un "tributo a un buen perro".

Tigre en el logotipo de Dog Meat Free Indonesia. Foto: Aya Diandara Salvator

“Con amor, fe y acción, nos comprometemos a ponerle fin a esta crueldad sangrienta”, dijo Aya. "Para que no haya más víctimas como mi bebé Tigre".

Sigue a Koh Ewe en Instagram.

Tagged:

indonesia, perros, mascotas, maltrato animal, carne de perro, crueldad animal, derechos de los animalese

Más
de lo Mismo
El folk-rock catártico de Mon Laferte es producto de una vida extraordinaria
Este hombre entrenó a activistas feministas catalanas en los 70
Las mujeres están ascendiendo al poder en el legendario Cártel de Sinaloa
Doctor crea condón unisex que se adhiere a los genitales

por Koh Ewe; traducido por Daniela Silva

Cómo hacer que tu pene parezca más grande
La brutal matriarca del narcotráfico que acabó con su propio clan

por Deborah Bonello; ilustración de Michelle Urra; traducido por Daniela Silva

Surfista seguidor de QAnon mata a sus 2 hijos en México
Los médicos inyectan dióxido de cloro para tratar el COVID en Bolivia