FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

El gobierno federal confirma su hipótesis sobre Ayotzinapa pese a falta de evidencias

Los funcionarios no presentaron evidencia nueva o contundente que demostrara la validez de su teoría sobre el destino de los estudiantes.
28.1.15
Foto por Rebecca Blackwell/AP

Este artículo fue publicado originalmente en VICE News, nuestra plataforma de noticias.

Las autoridades mexicanas confirmaron que los estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa fueron asesinados, incinerados y que sus restos fueron arrojados al río la noche del 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, con lo que podría quedar cerrado el caso.

El procurador de Justicia, Jesús Murillo Karam, ofreció una conferencia de prensa junto con el director de la Agencia Federal de Investigación, Tomás Zerón, donde repitieron las hipótesis que se hicieron desde noviembre sobre lo ocurrido a los 43 jóvenes que fueron secuestrados por la policía y entregados al cartel de los Guerreros Unidos el 26 de septiembre de 2014.

Publicidad

Sin embargo, los funcionarios no presentaron evidencia nueva o contundente que demostrara la validez de su teoría sobre el destino de los estudiantes. Las críticas en las redes sociales afirman que esto fue un intento por parte de gobierno para dar por cerrada la investigación de los 42 estudiantes desaparecidos.

En vez de eso, las autoridades afirmaron que la confesión hecha por el sicario de los Guerreros Unidos que fue a arrestado a principios de este mes confirma las declaraciones de otro de los ejecutores. El gobierno presentó una animación (con una música de fondo aterradora) donde se representaba el ataque con lujo de detalle.

"Tenemos la certeza de que los estudiantes fueron asesinados en la forma descrita", dijo el procurador general.

No se ha encontrado evidencia que vincule directamente las desapariciones de Ayotzinapa con el ejército o la policía federal.

Una investigación publicada por VICE News el 20 de enero señala que "El Choky", y un grupo de sicarios a su cargo, secuestró y asesinó a un grupo de 13 personas en la localidad de Pueblo Viejo. Además, las confesiones de los integrantes del grupo criminal hablan de la posibilidad de personas "infiltradas" de los "Los Rojos" entre los estudiantes.

Tanto los estudiantes de Ayotzinapa como los funcionarios de gobierno aseguraron que la escuela no tiene ningún vínculo con el crimen organizado.

"La Procuraduría no puede decir que ninguno de ellos pertenecía a ningún grupo delictivo. Incluso le digo, con toda franqueza, yo creo que la mayoría de ellos eran jóvenes que tenían más deseos de ser maestros y de estudiar que de cualquier otra cosa", dijo Murillo Karam.

Publicidad

— La Jornada (@lajornadaonline)January 27, 2015

Caricatura publicada en el periódico La Jornada donde se muestra al procurador general dándole "carpetazo" al caso de las desapariciones de Ayotzinapa.

La conferencia de prensa del martes tuvo lugar tras cuatro meses de los ataques contra el grupo de estudiantes de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, y un día después de que miles de manifestantes llenaran el Zócalo capitalino exigiendo justicia para los desaparecidos.

La conferencia se realizó el mismo día en que Enrique Peña Nieto sostenía un encuentro con representantes del sector educativo a quienes pidió no quedarse "atrapados" en el caso.

"Es cierto, hemos pasado por momentos difíciles, por episodios de dolor y tristeza y no hemos sido ajenos a ello. Al contrario, el gobierno de la república, en este caso en particular que fue la desaparición de los de 43 jóvenes de Iguala, es claro que el gobierno ha desplegado una investigación… Este instante, este momento en la historia de México, de pena, de tragedia y dolor no puede dejarnos atrapados, no podemos quedarnos ahí", dijo el presidente durante su discurso.

Sin embargo, el caso todavía no está cerrado. Hasta ahora ninguno de los casi cien detenidos ha recibido condena por el secuestro y asesinato de los estudiantes. Zerón señaló que aún quedan seis órdenes de aprehensión por complementar y hay varios sospechosos que se encuentran prófugos, como el caso el jefe de la policía de Iguala.

Publicidad

La investigación de VICE News también reveló que al menos otras 13 personas fueron asesinadas la noche de los ataques en Iguala, además de la cantidad desconocida de víctimas que llevaron al tiradero de Cocula. En declaraciones públicas, incluyendo la del martes pasado, las autoridades han ignorado casi por completo a este otro grupo de víctimas.

El martes por la noche, la Comisión de Derechos Humanos emitió una declaración en la que solicitaba que se agotaran todas las líneas de investigación antes de declarar el caso como resuelto.

Peña Nieto pidiendo al pueblo mexicano que no se quede "atrapado" en el caso de Ayotzinapa.

Seis horas después de que el procurador diera por absoluta su versión, los padres de los normalistas desaparecidos ofrecieron una rueda de prensa donde además de rechazar la postura oficial advirtieron que los próximos 2 y 3 de febrero presentarán una acusación formal en contra del gobierno de México ante el Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU.

El abogado Vidulfo Rosales dijo que el presidente de México ha incumplido con los compromisos firmados con los familiares, el principal de ellos, informar los avances del caso a los familiares y no a los medios de comunicación. Además, las familias no han obtenido copias de los expedientes de la investigación.

Señaló que la investigación no ha logrado que exista un juicio penal por el delito de desaparición forzada de personas, la figura legal para condenar a funcionarios públicos relacionados con delitos. La PGR, dijo el defensor, tampoco ha aclarado el homicidio de Julio César Mondragón, cuyo cuerpo fue encontrado desollado en las inmediaciones del tercer ataque la madrugada del 27 de septiembre.

Publicidad

El gobierno señaló que el expediente del caso de las desapariciones consta de 82 volúmenes. VICE News sólo tuvo acceso a dos de estos volúmenes, lo que equivale a cientos de páginas de testimonios.

Esto es un desgaste como jamás lo pensé en mi vida pero vamos a atorarle con lo que venga.

Epifanio Álvarez, el padre de Jorge de 21 años y quien no ha abandonado las protestas y las búsquedas de su hijo un solo día, habló casi al término de la conferencia:

"El gobierno ha pisoteado nuestra dignidad. Nos dijeron que nuestro hijos estaban en fosas, luego en el basurero. Si pudiese dar mi vida para que esto se acabará, lo haría, pero no puedo hacer nada, me siento desesperado. Esto es un desgaste como jamás lo pensé en mi vida pero vamos a atorarle con lo que venga".

La forma en que el gobierno ha manejado este caso ha recibido críticas casi desde el comienzo de la investigación.

Los padres de los desaparecidos y los sobrevivientes aseguran que tanto la policía como el ejército estuvieron presentes de alguna forma durante la noche de los ataques. Se han manifestado en numerosas ocasiones en Guerrero. La protesta más reciente tuvo lugar frente a la estación del 27 Batallón de Infantería en Iguala.

El gobierno respondió diciendo que permitirían que los padres de los desaparecidos y los investigadores de derechos humanos entraran a examinar la base militar. Sin embargo, aún no se fija una fecha para tal visita.

Publicidad

Existen teorías de que las fuerzas federales ya habían atacado antes a los estudiantes de esta escuela normal izquierdista, específicamente en 2011, aunque no se ha encontrado evidencia contundente que vincule al ejército o a la policía federal con las desapariciones de Ayotzinapa.

Sin embargo, los precedentes de represión militar en contra de izquierdistas del estado de Guerrero han provocado que circulen teorías sobre la participación de los soldados durante los ataques del 26 de septiembre. Human Rights Watch acusa al personal del 27 Batallón de Infantería de llevar a cabo numerosas desapariciones forzadas de civiles en años recientes en Iguala, una región del estado de Guerrero que está plagada de fosas clandestinas que revelan la violencia desenfrenada de los cárteles.

El vocero oficial de los padres, Felipe de la Cruz, anunció ante la multitud frente al Palacio Nacional que este año no se llevarían a cabo las elecciones en el estado de Guerrero ya que votar por cualquier partido significaría votar a favor de la corrupción.

En la conferencia del martes pasado, Murillo Karam y Zerón declararon que no se ha identificado a ninguna víctima de Ayotzinapa entre los fragmentos de hueso y las cenizas que las autoridades recogieron del río cerca de Cocula, y reiteraron que los restos estaban tan calcinados que sería casi imposible identificarlos.

Además de las seis víctimas fatales de esa noche, sólo se ha confirmado la muerte de uno de los 43 estudiantes desaparecidos por medio de las pruebas de ADN que realizaron a los restos humanos descubiertos. Tras los análisis que llevaron a cabo en una universidad de Austria en conjunto con la labor de un equipo de forenses argentinos, se identificó un fragmento de hueso que pertenecía a Alexander Mora.

Sin embargo, el grupo de forenses argentinos mencionó un detalle que sembró dudas acerca de la identificación de Alexander, de 19 años de edad. Los forenses señalaron que no podían confirmar que el fragmento en verdad provenía del tiradero o del río. Esta declaración equivale a decir que desconfían de la capacidad del gobierno para conducir la investigación.

"No sé si llegaron antes o después [de que retiraran los restos]", dijo Murillo Karam. "Pero puedo asegurarles que había un enorme grupo de peritos presentes en el lugar, y en mi opinión, los peritos de la procuraduría son buenos, los mexicanos".

Los reporteros Melissa del Pozo y Rafael Castillo, de VICE News, contribuyeron a este artículo.