Salud

El té de hierbas no es medicina

Aún así, si te puede ayudar; siempre y cuando no mantengas tus expectativas muy altas.
24.3.17

Que refuerza el sistema inmunológico, que desintoxica, que quema grasas y que previene el cáncer.

Estas son algunas de las afirmaciones que te podrías encontrar sobre el té de hierbas.Y aunque algunas veces los tés de hierbas pueden beneficiar la salud, muchas veces, afirmaciones como estas son exageradas o no han sido probadas lo suficiente.

Los tés de hierbas se han utilizado por sus propiedades medicinales durante milenios. Los chinos utilizaron el té del ginkgo para mejorar la circulación; los antiguos egipcios bebían un té de cilantro para calmar el dolor de estómago o las vías urinarias inflamadas. Las madres del imperio romano hasta el día de hoy te podrían recomendar un poco de té de manzanilla si tienes problemas para dormir.

Publicidad

No se han hecho muchos estudios clínicos para evaluar si estos tés realmente hacen lo que a veces dicen nuestros antepasados, o los fabricantes contemporáneos. La mayoría de las afirmaciones que ves en las cajas de té, como que "te ayuda a tener un peso saludable" o "que ayuda a la salud del corazón" son respaldadas por estudios realizados en animales o en cultivos celulares aislados en placas de Petri en un laboratorio. En otras palabras, normalmente no se hacen en seres humanos, dice Diane McKay, profesora asistente en la Facultad Friedman de Ciencias y Políticas de Nutrición de la Universidad de Tufts.


Relacionado: Tu café es un desastre de calorías


Desde el punto de vista reglamentario, la redacción de esas afirmaciones tiene que ser muy específica. La Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) regula los tés de hierbas de la misma manera que los suplementos (es decir, de manera diferente a los farmacéuticos). Eso significa que la redacción en el empaque sólo puede ser acerca del efecto del producto en todo el cuerpo y no puede estar directamente asociada con ninguna consecuencia de salud. Los fabricantes de té pueden decir que su producto es bueno para la salud, pero no que te hace perder peso o que cure la obesidad, señala McKay.

Por ejemplo, el té de menta. La cultura nos dice que puede usarse para tratar la indigestión; las compañías de té afirman que es un laxante suave. "Nadie ha hecho pruebas con el té de menta en sí, pero sabemos por estudios de cultivos celulares y animales que los aceites de la planta de menta tienen este efecto en los intestinos que pueden ayudar a reducir los espasmos musculares", dice McKay. Así que si tú tomas té de menta, puedes cosechar algunos de esos beneficios, el aceite está presente en el té, pero se diluye con el agua por lo que el efecto probablemente sería más suave. Además, no hay garantía de que las hierbas en tu té de menta son lo que afirman los vendedores, o que las hierbas se cultivaron sin plaguicidas o contaminantes que te podrían matar antes que cualquier bicho en el estómago.

Publicidad

Los resultados de los estudios de nutrición a veces son más difíciles que los experimentos para probar nuevos fármacos. El estándar de excelencia para evaluar cualquier estudio clínico doble ciego controlado con placebo muchas veces es difícil de hacer con los alimentos y bebidas porque el producto que está siendo analizado está compuesto de más productos químicos, y los investigadores a veces no saben cuál es el ingrediente activo. Eso hace que sea difícil determinar de dónde viene cualquier beneficio positivo para la salud.


Relacionado: La música no te ayuda a meditar


Sin embargo, ya se ha realizado alguno de estos estudios con los tés de hierbas. De hecho, McKay y sus colaboradores hicieron uno para ver si el té de jamaica podía bajar la presión arterial. Hicieron que 65 adultos con hipertensión se tomaran tres tazas de té de jamaica al día durante seis semanas. Al final del experimento, muchos de los participantes tenían la presión arterial más baja. Todavía no saben exactamente qué compuesto en el té causó ese efecto, pero saben que el té funciona. Se han encontrado resultados similares para otros tés, por ejemplo, el té verde se asocia con la disminución del riesgo de tener cáncer colorrectal o estomacal, y el té negro puede reducir la probabilidad de tener enfermedades cardíacas (el diseño de estos estudios, como los de McKay, sólo apunta a un correlación entre el consumo de té y los resultados de salud, no necesariamente a la causa).

Y el hecho de que sólo haya un conocimiento científico limitado no significa que las afirmaciones transmitidas por generaciones son falsas. Los investigadores que trabajan en los campos de la etnobiología y la etnomedicina están contemplando estos antiguos tratamientos con una mirada nueva para ver si podrían tener información sobre los tratamientos que la medicina occidental todavía no aclara.

Publicidad

Así que los tés de hierbas si son valiosos para tu salud. Pero está claro que algunos fabricantes de té hacen afirmaciones mucho más exageradas de lo que son. Los vendedores en línea afirman que su té te curará de cualquier cosa, después los reguladores de salud los cancelan.


Relacionado: El yoga necesita dejarse de mamadas


McKay sugiere que hay que tomarse con cierta reserva las declaraciones de salud de los tés. Tomar té de hierbas es una gran manera de hidratar si estás harto del agua, pero, "no te tomes algo que no sabe bien, sólo porque esperas que haga algo que tal vez no va a suceder", dice. Ah, y cualquier cosa que diga que es para desintoxicar en automático es una mentira.

"Si parece demasiado bueno para ser verdad", dice McKay, "probablemente lo sea".