FYI.

This story is over 5 years old.

Conocimos a los fans británicos más atascados de Korn y Slipknot

People=Shit es una declaración que va a estar encerrada en el sótano de mi cerebro para siempre.
6.2.15

Todas las fotos son de Natasha Bright

Este artículo apareció originalmente en VICE UK.

People=Shit es una declaración que va a estar encerrada en el sótano de mi cerebro para siempre. Cuando empezaba este milenio, justo cuando me estaba convirtiendo en un adolescente-usa-desodorante hecho y derecho, este era un sentimiento que era reforzado diariamente, impreso en las incontables hoodies de Slipknot que pululaban por los pasillos de mi escuela.

Publicidad

Probablemente haya encapsulado la “shit” de la que hablaban bastante adecuadamente. Mi grupo de amigos se vestían como jugadores de dardos semi-profesionales. Todos con camisas luminosas, mocasines con hebilla, y el pelo encapsulado en un wet-look con gel, y muy seriamente se referían a los cigarros que fumábamos como “elegantes”. Creíamos que los niños de Slipknot eran raros, y por supuesto que ellos pensaban que nosotros éramos unos maricas.

Pero, en retrospectiva, respeto mucho más a esos niños que a la version de mi mismo a esa edad. No eran volubles ni fáciles de complaceer. Eran desafiantes y dedicados. A pesar de las modas del momento, no se gastaban su dinero en camisetas Lacoste ni en botellas que escupían CK One. Invrtían en chamarras de piel y en más cadenas de bolitas de lo que fisicamente podía ser necesario en la historia. No se escondían detrás del cobijo seguro de la conformidad, desafiaban las calles de los suburbios de Gran Bretaña en el esmalte de uñas negro y sus jeans Criminal Damage que se iban descomponiendo lentamente.

Una década más tarde, noté que Slipknot y Korn estaban de gira juntos en el Reino Unido. Quise averiguar si esa dedicación ferviente todavía era portada con fuerza. A ver si los niños del rock y el metal de mi juventud lograron sobrevivir al emo, indie, y a la inevitable degradación de tu personalidad que deviene de pasar tu tiempo libre leyendo cartas amenazadoras de tus deudas al banco en lugar de Metal Hammer. Quería ver si había una nueva generación de adolescentes enojados o si los que se graduaron en el 2004 todavía se siguen decolorando esas rastas para pintarlas de verde y han cambiado de talla pero no de hoodie.