El Chingadazo de Kung Fu nos explica canción por canción su nuevo álbum

Sírvanse un trago o destapen una chela, y denle play a 'Me pongo hasta la madre porque estoy hasta la madre'.
Foto cortesía del Chingadazo de Kung Fu

Hace unos días lanzamos nuestro segundo disco, llamado Me pongo hasta la madre porque estoy hasta la madre. Son siete canciones que hablan de corazones rotos, meter la pata y fiestear con tus amigos. Como todo lo que hacemos, escribimos estas canciones pensando en que son las rolas que nos gustaría escuchar mientras tomamos una cerveza con nuestros compas. Así que sírvanse un trago o destapen una chela, y denle play.

Publicidad

Esperamos que les guste.

Ale, Beto y Marino.

"3 de Noviembre"

Antes de escribir este disco estaba nervioso porque era la primera vez que no escribiría sobre mi ex esposa, a quien le hice varias canciones del disco pasado. El título de la canción es la fecha de cumpleaños de mi madre, con quien tuve una pelea muy fuerte el año pasado. Esto ocasionó un distanciamiento y a la fecha seguimos sin hablarnos. Esta canción es el primer acercamiento que tuve con ella después de la pelea––aunque no sé si la haya escuchado o no. Afortunada o desafortunadamente, esta situación me ayudó a destapar el bloque creativo.

—Marino

No te voy a regresar tu Apple TV

A principios de este año hablé por teléfono con mi ex pareja. Siempre nos hemos llevado bien y hay mucho cariño entre nosotros, además es de mis personas favoritas y de mis mejores amigas. Después de una hora de hablar, me dijo: “Estoy empezando a ver a alguien”. En ese momento entendí cuando dicen que algo se siente como “un balde de agua fría”. Una noche estaba solo en mi departamento y escribí esta canción con el corazón roto. El nombre es una broma porque, cuando nos separamos, me quedé con su Apple TV.

Ah, si estás leyendo esto, tu Apple TV está en buenas manos.

—Alejandro

Asunto Pendiente (Mi Playera, Tu Pijama)

Está canción habla de mi pareja actual y de cómo nos enamoramos: nuestro primer beso en el NRMAL del año pasado, su perro y sus amigos —que al principio odiaba pero ya estoy en paz con eso—y de la decisión que tuve que tomar para poder estar con ella. El título es un juego de palabras porque Asunto es el nombre de su perro, y lo de la playera es por una camiseta de la banda Seguimos Perdiendo (mi favorita) que ella usaba como pijama cuando se quedaba a dormir en mi casa.

Publicidad

—Marino

Epitafio (Perdón por ser rock and roll)

A raíz del conflicto con mi madre, varias cosas en mi vida cambiaron. Fueron días complicados en los que muchas personas me dieron su apoyo incondicional. Durante ese proceso tuve tiempo de pensar muchas cosas y llegué a un momento de confrontación y autoanálisis. Por esos días mi padre me habló muy agüitado por algunos temas personales y me sentí fatal por no haberle tomado la llamada a la primera, cuando él es de las pocas personas a quienes genuinamente le importa si amanezco respirando mañana o no.

Ese día, algo bajoneado, escribí la frase “he dejado de tomar llamadas de las pocas personas que me aman” y de ahí la canción fluyó como una carta de despedida, agradecimiento y disculpa a las personas que me ayudaron, las que me llevé entre los pies y al futuro que por las decisiones pasadas y presentes nunca voy a conocer. Yo tenía una broma con un amigo de Guadalajara de que nuestro epitafio sería “perdón, amigos, no vuelve a pasar”, que iba ser originalmente el título de la canción. En el estudio, después de varias cervezas, llegamos a la conclusión de que todo había sido por el rock and roll y decidimos cambiar el nombre.

—Marino

Todo está de lujo (Son chorizos)

Esta canción la escribí cuando la relación que tenía con mi antigua pareja estaba por terminar. Habla de los momentos en que despiertas aún con sabor a alcohol y en que no sabes ni qué día es. Son momentos oscuros en que quieres adormecer tus sentimientos con drogas y alcohol, sin saber que terminarán afectándote más. Fue el momento en que me di cuenta que con la edad, las relaciones y los corazones rotos duelen más.

Publicidad

—Alejandro

Tú no me dices qué hacer (OBLÍGAME PRRO)

Desde hace tiempo tenía en mente hacer una canción que hablara de lo efímero que son algunos sentimientos. Como cuando conoces a alguien en una fiesta o un bar, se encantan y durante esa noche, no importa nada más que pasarla bien con esa persona. Es como decirle a alguien: “Durante esta noche te voy a amar y seré tuyo completamente, pero mañana ya veremos”. Es una canción de amor que habla específicamente de los fines de semana que pasaba con una persona y cómo algunas cosas tan sencillas podían calentarme el corazón: meternos a la tina, fumar marihuana y escuchar música, y platicar durante horas. El remate de la canción explica por qué esta relación y lo que sentíamos era efímero y limitado.

—Alejandro

Tabique de Oro

Esta canción habla de la noche de año nuevo del 2018. Me fui de fiesta con Ale (guitarrista del Chingadazo), Caro (mi novia) y varios amigos, y fue una noche muy chingona. Es una canción de amor frontal, sin muchas pretensiones y que habla de los excesos con tu pareja y lo divertido que pueden ser. La palabra “tabique” hace referencia a la nariz, y el oro es por la capacidad de aguantar todo lo que entre por ella. Aquí hay una colaboración de David Merino, de la banda española La La Love You, de la que Ale y yo somos muy fans desde hace como 10 años. En ese tiempo, por cuestiones del azar, conocimos a David y nos hicimos amigos, así que fue fácil pedirle la colaboración.

—Marino

***

El Chingadazo de Kung Fu se presentará hoy 21 de septiembre en el Lunario del Auditorio Nacional en un show sold out.

Conéctate con el CHDKF en: Facebook // YouTube.