FYI.

This story is over 5 years old.

no me hallo

No me hallo: La batalla del Estado laico y el matrimonio igualitario en Guadalajara

Guadalajara es la sede del frente para proteger el matrimonio heterosexual y también el lugar donde se ha denunciado penalmente a los líderes católicos. Aquí se libra una batalla, porque los mochos y la diversidad ya no pueden convivir.
1.7.15

Dios bendice las bodas gay en Guadalajara.

Guadalajara es una paradoja de cuatro millones y medio de habitantes. Si alguien piensa en la ciudad más gay de México, piensa en Guadalajara y si alguien piensa en la ciudad más mocha de México, tal vez también piense en ella.

La Perla de Occidente, como también se le conoce, se ha ido sacudiendo el mote de la más conservadora del país, tanto por la creciente apertura en cuanto a derechos de su población, como por situaciones que han puesto en la mira a otras ciudades como Monterrey o La Paz, donde Jesucristo es el mandamás y aún detienen a homosexuales por besarse en público.

Publicidad

Pero cierto sector de la población se empeña en no dejar escapar tan fácilmente ese título, que por décadas nos ha caracterizado. Y es aquí, en la segunda ciudad más importante de México, donde se está librando una batalla por el matrimonio igualitario, los derechos humanos y el Estado laico.

Este tipo de uniones ya son legales en todo Norteamérica. Canadá fue el tercer país del mundo en aprobar el matrimonio igualitario, en 2005. Actualmente ya son 20 países que reconocen este derecho de las parejas del mismo sexo, entre ellos México y Estados Unidos. Ambos son los casos más recientes y ambos por resolución de la corte suprema de cada país.

En México, las parejas aún tienen que acudir a un amparo para que se les permita acceder al derecho del matrimonio, aunque los Congresos de cada estado están obligados a cambiar sus Códigos Civiles que establecen que el matrimonio sólo es entre hombre y mujer, pues la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) los ha vuelto anticonstitucionales.

En Jalisco, seis parejas del mismo sexo se han casado en los últimos dos años, con amparos y revisiones jurídicas invocando el artículo 1 de la Constitución. Pero ahora, la Corte ha sentado el precedente para que homosexuales y lesbianas puedan acceder a este derecho sin tantas broncas.

Esto reavivó los pensamientos medievales de algunos sectores, sobre todo de la iglesia católica, cuyo líder en México es justamente el cardenal de la Arquidiócesis de Guadalajara, Francisco Robles Ortega, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

La CEM fijó su postura en contra de la SCJN, diciendo que ésta no tiene el derecho de "crear nuevas formas de matrimonio" y que la naturaleza concibió una forma de familia que el Estado debe cuidar, compuesta por hombre, mujer e hijos.

¿Recuerdan al célebre Juan Sandoval Íñiguez? El compañero de parrandas del ex gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, y una de las voces más conservadoras de la iglesia católica es ahora cardenal emérito de Guadalajara, y también salió a predicar en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo mediante la cadena María Visión.

Publicidad

Este célebre prelado, famoso por estar involucrado en casos de encubrimiento a pederastas y por hacer un magno exorcismo en la catedral de San Luis Potosí en contra del maligno —manifestado en México, según él, en forma de aborto y homosexuales—, fue más allá, y acusó a la Corte de ser parte de un plan macabro para instaurar un nuevo orden mundial en Occidente, basado en la destrucción de la familia y de la iglesia.

"Dios los hizo varón y mujer, y mando a que se unieran, fueran una sola cosa y los bendijo para que fueran fecundos, lo que se salga de esta institución divina atenta contra ella y es una aberración, y no puede caber nunca en la mente, de uno que se diga católico, de uno que se diga cristiano, no pueden caber", dijo en su mensaje de amor cristiano, como sea que él lo entienda.

Motivados por estos dos jerarcas, obispos y sacerdotes de distintas partes del país avivaron el sentimiento anti-gay entre sus fieles. En Chihuahua se convocó a una vigilia de nueve horas de oración, en ese mismo tiempo en la ciudad una mujer transexual fue torturada, asesinada y envuelta en una bandera de México.

Estos actos encendieron la alarma entre la población, y la asociación civil tapatía Cohesión de Diversidades para la Sustentabilidad (Códise) presentó una queja el 24 de junio ante la Secretaría de Gobernación en contra de los cardenales de Guadalajara, por violar los artículos 25 y 29 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

Publicidad

En México, las asociaciones religiosas de cualquier creencia tienen las obligaciones de sujetarse siempre a la Constitución y a sus leyes, respetar las instituciones del país, abstenerse de hacer persecuciones, y respetar las doctrinas ajenas a su fe, así como fomentar la tolerancia y la convivencia. Con este argumento, Francisco Robles y Juan Sandoval violaron la ley al llamar a sus fieles a combatir la decisión de la Suprema Corte.

Este fue el primer paso, pero la lucha no quedó ahí. El día siguiente, 25 de junio, otro grupo de tapatíos, reunidos en la Unión Diversa Jalisco, acudió a la Fiscalía General del Estado a interponer una denuncia en contra de Juan Sandoval, pues el Código Penal del Estado de Jalisco penaliza la discriminación y cualquier llamado a discriminar a cualquier persona por su preferencia sexual.

Ese mismo día en Guadalajara alrededor de 200 organizaciones civiles se reunieron para preparar un frente nacional para proteger el matrimonio como algo exclusivo para los heterosexuales. ¿Quiénes están en esto? Acudieron representantes de 12 estados de la república, y Luis Antonio Martínez Guzmán, consejero de Mexicanos por la Vida de Todos y ex candidato a la presidencia municipal de Tlaquepaque por el Partido Encuentro Social, fue el representante de las asociaciones.

Martínez Guzmán cree que hay una inquisición rosa en contra de la iglesia, y argumenta que los menores son los más afectados, pues en las marchas del orgullo los homosexuales "les muestran sus partes" y dice que de permitirse el matrimonio y la adopción en familias homo y lesbo parentales existirá una "deformación de su conciencia, porque cuando un niño escucha que el matrimonio puede ser entre personas del mismo sexo, en su conciencia se va formando la idea de que todos los actos tienen la misma valoración, que no hay diferencias ".

Pero no todo es odio con estos defensores de la verdad y la vida, o al menos eso creen ellos:

Publicidad

"La iglesia no tiene nada de discriminación. Hay muchos documentos que hablan del amor; lo importante que es defender la verdad y, al mismo tiempo, acoger a los que están viviendo diferentes situaciones. Un católico jamás podría impulsar acciones violentas, agresivas, denigrantes contra nadie; un hijo de Dios actúa amando a cada uno de sus hermanos, pero al mismo tiempo enseñándoles la verdad", dice el representante del frente en el Semanario de la Arquidiócesis de Guadalajara, aunque en el actuar sean muy diferentes.

Para Martínez Guzmán hay un lobby gay que persigue tres objetivos básicos: "Obtener financiamiento desde el extranjero, a costa de personas inocentes; modificar una cultura que ha sido rica en valores, en espiritualidad, en el respeto a lo trascendente; y el tema de la adopción. Si nosotros volteamos a ver lo que hoy ofrecen las Leyes de México a los derechos de estos grupos minoritarios, prácticamente les dan todos los beneficios que tendría una relación como el Matrimonio. Sólo dos no se han logrado: la adopción de niños y la unión de puntajes del Infonavit. Y es evidente que la última no les preocupa".

Para el frente contra el matrimonio igualitario y para el cardenal emérito, hay un plan maquiavélico para que los gays nos apoderemos del mundo y destruyamos la civilización como la conocemos.

Mientras tanto, en la Fiscalía, Edgar Ramón Rosales Galarza —parte de una organización llamada Familias en la Diversidad— me contaba que las declaraciones de este tipo son peligrosas, pues influyen en actos de odio por parte de las personas que ven la homosexualidad como un problema moral. Pero lo son aún más viniendo de líderes religiosos como el cardenal emérito.

"Pedimos que se actúe conforme a derecho y se sancione al cardenal emérito por estas declaraciones, ya que el pronunciarse en contra de una población manifiesta en la sociedad una actitud en contra y está haciendo un llamado para que la población creyente se manifieste en contra de una institución como es la Suprema Corte de Justicia", me explicó.

Publicidad

Edgar y su esposo Ricardo, acompañados de otros miembros de la Unión Diversa, me explicaron que el Código Penal de Jalisco establece en el artículo 202 Bis que se impondrán de cincuenta a cien días de multa a quien limite, anule o genere un menoscabo a los derechos, libertades y seguridad de la persona por motivo de preferencia sexual.

Estas penas se interponen a quien incite a la discriminación, odio o violencia contra un grupo de personas, justo como lo hizo el cardenal emérito.

También se está violando el artículo 130 de la Constitución: "Los ministros religiosos no podrán oponerse a las leyes del país o a sus instituciones"; así como la Ley de Asociaciones Religiosas: "Las asociaciones religiosas deberán sujetarse siempre a la Constitución y a las leyes que de ella emanan, y respetar las instituciones del país y propiciar y asegurar el respeto integral de los derechos humanos de las personas".

Desde ese día, en algunas iglesias los sacerdotes piden por las almas de Edgar y Ricardo —quienes presentaron la denuncia—; el Facebook de Familias en la Diversidad fue hackeado por unas horas; y han recibido mensajes intimidantes. Pero dicen que esto no los detendrá.

Ricardo me contó cómo un hombre lo siguió en un autobús por varios minutos. De repente el sujeto se le acercó y le dijo: "Te va a llevar la verga si sigues con tus cosas, tú sabes muy bien de qué te estoy hablando". Ahora temen porque les pase algo a ellos, y porque se enciendan los ánimos debido a las posiciones homofóbicas de algunos grupos.

"No queremos que el discurso de odio llegue a niveles como lo que pasó en Chihuahua, es algo muy peligroso", agregó.

El 26 de junio Estados Unidos declaró legal el matrimonio igualitario en el país, y la celebración se extendió por todo el mundo unos días antes de la conmemoración de los disturbios de Stonnewall en Estados Unidos, celebrado como el Día de la Diversidad Sexual alrededor del globo. Un paso para adelante en derechos, aunque a los homófobos les cueste.