FYI.

This story is over 5 years old.

Qué no comer en tu primera cita y por qué

Tu primera cita podría ser desastrosa si no sabes qué pedir en un restaurante.

Las primeras citas son lo peor y más cuando esa persona realmente te gusta. Yo siento tantos nervios y emoción que me he encontrado media hora antes de la cita a punto de cancelarla sólo para no sentir ese revoltijo de emociones en el estómago. Con suerte todo saldrá bien, pero también hay un montón de probabilidades de que sea un completo desastre.

La comida es determinante para el éxito de la cita. Por lo general el plan es ir a tomar un trago a un lugar tranquilo, o ir a cenar a un restaurante italiano o francés —a nadie se le ocurre citarse en una taquería, ¿verdad?—; pero aún así la comida puede ser bastante peligrosa.

Publicidad

Si vas a comer o cenar, tienes que tener mucho cuidado con lo que ordenas, recuerda que Murphy está al tiro esperando una situación donde pueda hacer de las suyas, y si te descuidas, puedes terminar como Ben Stiller en Mi novia Polly: sudando e intentando que no se note la revolución que ocurre en sus intestinos; o simplemente puedes hacer el ridículo, tratando de comerte un edamame con todo y cáscara, con la camisa salpicada, o con un trozo de carne que no puedes ni masticar.

Como no queremos que pases vergüenzas, al menos con la comida, hicimos para ti esta guía de los alimentos que NO debes comer en tu primera cita.

Sándwich de prosciutto

sándwich de proscuitto

Este delicioso bocadillo puede poner en riesgo la primera impresión que tenga tu cita de ti. Es muy probable que no tengas la fortuna de tener dientes tan afilados como para cortar bien el jamón salado, entonces la primera mordida será un caos. Lo peor es que si tratas de aparentar, sólo empeorarás las cosas, pues el prosciutto, el jitomate, el queso, el aguacate o lo que sea que tenga tu sándwich saldrá de tu boca de manera intempestiva.

Tu reacción para no parecer un monstruo tragón será tratar de recuperar velozmente los hilos de grasa y carne que cuelgan no solo de tu boca, si no también de tus dientes, y terminarás con una bola de carne difícil de masticar y de tragar.

Lo peor aún no llega: seguramente estabas tan preocupado tratando de contener el caos que dejaste de poner atención a la plática y, cuando te preguntan tu opinión, terminas diciendo: "¡Muy bien!" o "¡Muy mal!" cuando debiste haber dicho lo contrario. Bueno, si todo esto ocurre, al menos intenta pronunciar bien prosciutto. Si dices algo como "proscuito" quedarás como un(a) total idiot(a) y nadie podrá ayudarte.

Publicidad

Espagueti a la Boloñesa

espaguetti a la bolognesa

Sabemos que el espagueti a la boloñesa no tiene falla: es sabroso, es cómodo y no tiene ningún ingrediente exótico que te pueda caer mal a tu delicado estómago; pero por favor no, no lo pidas. Acepta la realidad: no puedes comer pastas largas y con salsa sin parecer un niño de 3 años aprendiendo a usar los cubiertos. Eso sin mencionar que también puedes salpicar a tu compañero. La hermana de la prima de una amiga me contó que una vez pidió este clásico italiano en su primera cita y, mientras masticaba se rió tan fuerte que logró que un espagueti saliera volando de su nariz. No queremos que pases por la misma vergüenza, mejor pide pastas cortas, lasaña o ravioli, y recuerda: ¡prohibidos el espagueti y los tallarines!

Hot Dog

Captura de pantalla 2015-11-17 a las 19.58.28

No se si soy una mal pensada o qué, pero me parece que comer hot dog en tu primera cita podría ser muy sugestivo. Guardemos espacio a la imaginación y mejor escogamos otro tipo de comida.

Elotes

elote

Todos amamos los típicos y callejeros elotes hervidos con mayonesa, queso y chile "del que sì pica", pero por favor guárdalos para cuando estés solo o con alguien de mucha confianza. Di no ante la primera insinuación, porque pocas cosas son más difíciles de comer que esto. Tu boca parece un campo de batalla donde la sangre es blanca como la mayonesa, los pedazos de elote son los soldados escondiéndose en los más recónditos rincones y tu ropa serán una invitación a que nadie se acerque a ti.

Publicidad

Si tenías alguna oportunidad de pasar al siguiente nivel, después de esto es probable que ya no suceda.

Tostadas

tostadas

Ya lo dijo nuestro amigo el chef Diego Pérez Turner, es imposible comer tostadas sin ensuciarse. Y es que lo rico de comerlas es tomarlas con las manos y morderlas sin importar que todo el contenido se derrame por los lados. Además, para que sepan más ricas tienes que ponerles crema y salsa, lo que hará que las manchas en las manos y la ropa sean más dramáticas aún. Mejor escoge algo que puedas comer con cubiertos.

Alitas de pollo

alitas de pollo

Imagina esta escena: tus dos brazos sobre la mesa sosteniendo una alta de pollo, una costilla de cerdo o un pierna de pavo, arrancas con furia un renuente trozo de carne y tu cita te mira con cara de horror mientras roes los huesos del animal. Pareces un cavernícola total.

Siempre he creído que comer este tipo de comida es un acto de carnivorismo puro, lo cuál está muy bien, pero no quieres convertirte en un devorador de huesos cuando se supone que quieres verte bien frente a alguien. Piénsalo dos veces antes de ir a Hooters, porque tus dedos, labios, cachetes y dientes terminarán pegajosos y asquerosos, y cuando intentes limpiarte con la servilleta, es probable que se quede pegada a tu piel.

Recuerda, escoge comida fácil de comer, utiliza siempre los cubiertos —si sales con un(a) inglés(a) busca en Internet una guía sobre el uso correcto del plaqué—, evita las comidas con mucha salsa y busca en Google Translate cómo pronunciar la palabra proscuitto.

¡Suerte!