El TLC Posse toma un viaje en carretera por el Cinturón Industrial de EU

FYI.

This story is over 5 years old.

Viajes

El TLC Posse toma un viaje en carretera por el Cinturón Industrial de EU

Un fotógrafo mexicano, uno canadiense y uno estadounidense documentan lo que ha quedado 20 años después del Tratado de Libre Comercio.
8.1.14

Dejando de lado las crudas de los festejos de año nuevo, el 1º de enero es muy importante en todo el mundo. En México —como reportamos recientemente— marca el inicio del levantamiento zapatista en Chiapas. En Afganistán hay un chingo de cumpleaños porque no son los mejores en llevar la cuenta. Y en Norteamérica (claro, México incluido), es el día que el Tratado de Libre Comercio (TLC) empezó a existir.

Publicidad

Ok, está bien, tal vez nadie está prendiendo fuegos artificiales en su Parrillada Anual del Libre Comercio, pero el histórico Tratado de Libre Comercio de Norteamérica que eliminó las barreras económicas y comerciales entre Estados Unidos, Canadá y México definitivamente cambió el panorama sociopolítico de cada país y en menor medida, del mundo. Si fue para bien o para mal aún está en debate.

Sin embargo, aunque para mucha gente esto puede no ser una razón para celebrar, para el trío fotográfico TLC Posse es el estímulo para su más reciente proyecto: un viaje en carretera por el Cinturón Industrial de Estados Unidos.

El TLC Posse es un trío de talentosos fotógrafos compuesto por Brett Gundlock, Dominic Bracco y nuestro colaborador Mauricio Palos. Su meta es documentar su viaje a través de la región post industrial que se extiende por el noreste y los Estados y Provincias Centrales del Norte, antes conocidos como el "Steel Belt" (Cinturón de acero), pero debido a un declive de tres décadas en la industria, el Cinturón Industrial ahora se le conoce como el "Rust Belt" (Cinturón Oxidado).

Brett nos mandó la selección anterior del trabajo de TLC y platicamos sobre su épico y posiblemente peligroso viaje.

VICE: ¿Cómo empezó TLC Posse?
Brett: Conocí a Mauricio Palos en mi primer viaje a México la primavera pasada. Él vivía en la Ciudad de México y teníamos un amigo en común. Palos me dejó quedarme en su casa, lo cual fue de gran ayuda. No sabía mucho sobre México y mucho menos hablaba español. Me enseñó la ciudad, me llevó a casa de su madre, a la boda de su primo y a muchas otras cosas.

Publicidad

En ese viaje también conocí a Dominic Bracco II. Él también vive en la Ciudad de México y yo conocía su trabajo sobre la frontera. Todos empezamos a salir juntos, hablábamos de trabajo, del mundo, de la vida. Todos estábamos en lugares parecidos con nuestro trabajo y compartir ideas era, y sigue siendo, muy bueno para nosotros.

Empezamos a hablar sobre hacer algún tipo de proyecto en conjunto. Al principio pensábamos formar un mariachi y hacer algún tipo de viaje loco en carretera. Medio de broma, pero la intención estaba ahí. Después de pensarle más decidimos empezar el TLC Posse Project y documentar el 19 aniversario del tratado.

Después fuimos a Ciudad Juárez juntos para vernos y desarrollar la idea un poco más. Ahí fue cuando Palos y yo hicimos Legal Aliens, después de que fui arrestado por la policía fronteriza de Estados Unidos.

Nos la hemos estado rifando desde entonces.

Sí, leí sobre ese arresto en una entrevista que te hicieron recientemente, es una buena historia. Cuéntame sobre este viaje en carretera.
Vamos a estar buscando movernos, hacia adelante o hacia atrás. Vamos a viajar a través del Cinturón Industrial, que es el área que rodea los grandes lagos de Estados Unidos. Esta área alguna vez fue conocida como el Cinturón de las Fábricas o del Acero. Alguna vez fue el corazón de Estados Unidos; hoy en día ciudades como Detroit, Búfalo y Flint apenas y siguen vivas.

¿Cómo se les ocurrió esta idea?
Todos estamos trabajando en proyectos documentales con miras al estado actual de México, viendo más allá de los encabezados de los diarios, para encontrar la verdad sobre los problemas del país. Estamos muy interesados en influenciar a otros y tomar influencias. El hecho de que yo sea canadiense, Bracco estadounidense y Palos mexicano, se transfiere perfecto a la idea del TLC. Queríamos crear un registro que comentara lo que vemos como prioridades en nuestra sociedad. El siguiente paso es crear un libro, un documento físico, que es importante para nosotros como documentalistas.

Publicidad

¿Qué es lo que más te emociona?
Esto puede sonar teto, pero trabajar. Se hace tanta preparación para este tipo de proyectos que cuando ya estás en el campo caminando, poniéndote en situaciones locas, es surrealista.

Somos muy buenos amigos así que será bueno vernos y actualizarnos. Cuando los tres estamos en el mismo cuarto es realmente inspirador. Nos retroalimentamos mucho de cada uno.

¿A qué le temes?
A mi estado de cuenta. Como la mayoría de mi trabajo personal, esto es autofinanciado. Muchas de las áreas a las que vamos son medio peligrosas. Hemos escuchado mucho sobre Flint, Michigan, que acaba de ser nombrada la ciudad más peligrosa en Estados Unidos. Tengo un presentimiento que es similar a Detroit, donde he pasado mucho tiempo, así que no me estresa mucho.

¿Quién crees que se meta en más problemas durante el viaje?
Bueno, espero no ser yo, pero creo que sí lo seré. (Risas)

Dime tu mejor y peor escenario al final del viaje.
Espero que hagamos un trabajo con el que estemos felices y que alimente nuestras ideas como artistas. No me gusta planear con demasiada anticipación, para mí este tipo de trabajo se trata de la interpretación. Aprender en el camino y traducirlo a la fotografía, de alguna forma.

¿Y tu peor escenario?
El peor escenario es que nos roben, definitivamente. Estaría culero que nos robaran el coche de mi mamá. Creo que todos tendríamos que trabajar en construcciones para comprar nuevo equipo fotográfico. Palos y Bracco tienen manos suaves; no creo que puedan con un día de trabajo físico.