Comida

Ladrones de aguacate crean mercado negro en Facebook

"Podemos ver miles de dólares en fruta robada de un sólo golpe".
29.8.17
Ilustración de Tom Delves

Este artículo fue publicado originalmente en Munchies, nuestra plataforma dedicada a la comida.

Cada vez que nosotros, u otros medios, declaramos que el asunto del aguacate ha llegado a su máximo punto, resulta que nos hemos equivocado por sacar conclusiones prematuras. La historia del aguacate está lejos de acabar.

A principios de este verano, MUNCHIES US entrevistó al inventor del "Guac-E Talk-E", un walkie talkie en forma de aguacate, y le preguntamos si habíamos llegado al fin del aguacate, su respuesta fue contundente: "Seguro". Cinco días más tarde, reportamos un robo de $300.000 dólares en aguacates en el estado de California, esto dejó en evidencia que la demanda de aguacates era realmente excesiva.

Publicidad

Ahora hay más crímenes sobre aguacates que reportar. Esta vez sucedió en Nueva Zelanda. Según The Guardian, la demanda de aguacates "está alimentando una ola de crímenes en Nueva Zelanda", y ahora los ladrones parecen estar recurriendo a Facebook para mover su botín.


Lea también:


El sargento Trevor Brown de Western Bay of Plenty, Nueva Zelanda, dijo a The Guardian que los ladrones se han vuelto más sofisticados y están presionando demasiado a los productores locales.

"Estamos viendo robos a escala comercial", dijo. "Podemos ver miles de dólares en fruta robada de un sólo golpe y la situación está arruinando los medios de subsistencia de la personas… no es como robar un par de naranjas del árbol del vecino, nos lo estamos tomando muy enserio".

Brown también señaló que ha habido "cierto número de casos" de aguacates robados que se venden a través de Facebook, desde que la policía decidió eliminar los puestos de las carreteras el año pasado. Como informó MUNCHIES US en 2016, hubo 40 robos de aguacates a gran escala sólo en la primera mitad de ese año en el país austral.

La industria del aguacate en Nueva Zelanda ha estado trabajando duro para responder a la demanda nacional e internacional, vendiendo 7.7 millones de bandejas en la temporada 2016-2017, un incremento del 84 por ciento respecto a la temporada anterior. Incluso han tenido que hacer un anuncio público para explicar cómo la creciente demanda de aguacalattes y modas similares están provocando escasez.

En otras palabras, probablemente aún no hemos alcanzado el aguacalipsis. Pero podríamos empezar a abrocharnos los cinturones.