FYI.

This story is over 5 years old.

medioambiente

Una animación muestra una tendencia alarmante en el Océano Ártico

La cantidad de hielo marino en el Ártico ha ido disminuyendo desde mediados de la década de 1980, es decir, la bolsa de hielo es cada vez más vulnerable al calentamiento del océano.
21.1.15
Imagen vía Flickr

No, no es un ultrasonido de los órganos internos de alguien. Es el hielo marino en el Océano Ártico derritiéndose a causa del cambio climático.
Los científicos han estado utilizando satélites para controlar la fluctuación anual de la extensión del hielo marino en el Ártico desde la década de los 70. Pero la extensión cubierta por el hielo marino es solo una pequeña parte de la historia. Los satélites también pueden ser utilizados para medir la antigüedad del hielo — y los científicos están preocupados por cómo se reflejarán en la Tierra los datos que revelan sus instrumentos.

Publicidad

El incremento de las temperaturas del océano en las últimas décadas, ha provocado el derretimiento de una mayor cantidad de hielo perenne, es decir, del hielo marino.

"Estamos en una época en la que el hielo de más antigüedad está siendo cada vez menos observado, y la extensión de la bolsa de hielo actual contiene mucho más hielo de solo uno o dos años de antigüedad", dijo Mark Tschudi, un investigador asociado en la Universidad de Colorado-Boulder, a VICE News. "En general, el hielo más antiguo tiende a ser más grueso, por lo que el hecho de que la bolsa se haya transformado en una bolsa de hielo más joven significa que es más susceptible a derretirse en verano."

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica utilizó los datos de Tschudi para construir la animación de la capa de hielo marino en el Ártico.
Hace décadas, la mayor parte de la bolsa de hielo del Ártico en invierno se componía de hielo grueso y perenne. Hoy en día, es extremadamente raro encontrar hielo de larga antigüedad. Esta animación mide la cantidad relativa de hielo de diferentes antigüedades, desde 1987 hasta principios de noviembre de 2014. (Video por Climate.gov, datos de Mark Tschudi)

Hace décadas, la mayor parte de la bolsa de hielo del Ártico en invierno se componía de hielo grueso y perenne. Hoy en día, es extremadamente raro encontrar hielo de larga antigüedad. Esta animación mide la cantidad relativa de hielo de diferentes antigüedades, desde 1987 hasta principios de noviembre de 2014. (Video por Climate.gov, datos de Mark Tschudi)

El hielo marino es altamente reflectante, devolviendo cerca de un 80 por ciento de luz solar que llega a su superficie hacia el espacio. Cuando éste se derrite, la luz solar impacta en la superficie del océano, que, al ser más oscuro que el hielo, absorbe el 90 por ciento de la luz solar. Este hecho contribuye al aumento de las temperaturas de los océanos, lo que a su vez, provoca que más hielo se derrita.

Publicidad

Tschudi monitorizó la variación de la antigüedad del hielo marino desde 1985 hasta 2014, mediante los datos obtenidos de boyas colocadas en el océano Ártico y un instrumento satelital conocido como el Sensor Especial de Imágenes por Microondas (Special Sensor Microwave Imager). En marzo de 2014, el hielo que no se derritió durante cuatro o más estaciones representó el 10 por ciento de la capa de hielo respecto al 26 por ciento registrado en la década de 1980.

"Hay una fuerte tendencia hacia la creación de una capa más joven de hielo, en comparación con la situación existente cuando empezamos a observar este fenómeno por primera vez", puntualizó Tschudi a VICE News.

La tendencia a largo plazo en las zonas del Ártico es una disminución en la bolsa de hielo, en particular de hielo más antiguo, es decir, la capa de hielo tiene cada vez menos antigüedad y es cada vez más delgada. Todo ello hace mucho más probable el deshielo total en verano.

 El hielo marino del Ártico alcanza por lo general su mayor extensión en marzo, luego comienza a derretirse debido a las cálidas temperaturas de primavera y verano. Históricamente, el hielo marino ha alcanzado su extensión mínima en el mes de septiembre.

La extensión del hielo marino en verano llegó a un mínimo histórico en 2012, cubriendo sólo 1,3 millones de kilómetros cuadrados en total, en comparación con el promedio mínimo de 2,57 millones registrado en 1979-2000 — una disminución del 49 por ciento.
Los seis mínimos estacionales más bajos registrados por satélite han sido todos posteriores a 2007.
Las predicciones sobre cuándo va a ser el primer verano sin hielo en el Ártico varían. Un científico del Organismo Nacional para el Estudio de los Océanos y la Atmósfera (NOAA) afirma que es "muy probable" que esto suceda a mediados de siglo. Por otro lado, un físico Inglés que obtiene datos de submarinos bajo el hielo, dijo en septiembre que en 2.010 ya presenciaremos el deshielo total del Ártico por primera vez.
Nacional para el Estudio de los Océanos y la Atmósfera (NOAA) afirma que es "muy probable" que esto suceda a mediados de siglo. Por otro lado, un físico Inglés que obtiene datos de submarinos bajo el hielo, dijo en septiembre que en 2.010 ya presenciaremos el deshielo total del Ártico por primera vez.

Imagen vía Flickr

Sigue a Laura Dattaro en Twitter: @ldattaro