¿Vale la pena visitar el mercado San Miguel en Madrid?

FYI.

This story is over 5 years old.

¿Vale la pena visitar el mercado San Miguel en Madrid?

El mercado de San Miguel es lujoso y caro; y está lleno de turistas. ¿Vale la pena conocerlo en una visita a Madrid o buscar algo más tradicional?

"Mira, aquí solo vienen extranjeros, ni un solo español se asoma. Vienen para hacer fotos, para preguntar cuánto cuestan las cosas y se van. Este mercado no es para madrileños", me dice Jesús, un dominicano que atiende un puesto de canapés de caviar de 5 euros cada uno —tan pequeños que se comen en un solo bocado— en el mercado San Miguel, en Madrid.

LEER MÁS: Mercado tradicional vs mercado turístico en Oaxaca

Publicidad
mercadosanmiguel-1

Pinchos de salchicha. Todas las fotos son del autor.

"Bueno, sí vienen vascos o catalanes, esos sí tienen plata. Pero a los madrileños se les va en sueldo en una sola sentada, porque encima de todo no saben gastar". Jesús, como otros locatarios y visitantes locales, sabe que este mercado es caro, lujoso y está enfocado en los turistas. "Aquí hacen la compra los que tienen dinero, es decir, muy pocos", me cuenta uno de los vigilantes del mercado, quien prefirió no dar su nombre. "Sí, todo se ve muy apetitoso, pero eso no es para uno que es de aquí, es para los europeos que manejan más dinero".

LEER MÁS: Entra a esta guarida llena de manjares españoles

Entre los pasillos uno se encuentra a músicos, artistas y actores de renombre mundial, muchos de ellos hacen su primera parada de Madrid aquí, sin importar los precios altísimos del jamón serrano recién cortado, el fuet, el vino local, las paellas, los bocadillos de mar increíblemente frescos, y demás comidas que se extienden entre los 30 puestos de comida, cerveza y vino.

mercadosanmiguel-17

Bandejitas de fuet catalán.

Sin embargo, no siempre fue así. A principios del siglo XIX, este armazón antiguo era un mercado de barrio tradicional, un refugio de regateo para las amas de casa madrileñas.

Fue inaugurado en 1916 en uno de los pocos edificios que aún mantienen la denominada arquitectura de hierro acristalada. En 1999, 83 años después, el edificio cayó en mal estado y el gobierno madrileño decidió la remodelación. Un grupo de artistas y arquitectos creó entonces una asociación para rescatarlo. Desde el 2003, y teniendo como referencia el famoso mercado de La Boquería, en Barcelona, San Miguel se levantó como ave fénix para convertirse en un mercado gourmet donde convergen el comercio, el lifestyle, la moda, el lujo, el turismo, la comida y la bebida.

Publicidad
mercadosanmiguel-5

Un "chato" de vino es servido en vasos cortos pequeños.

Ahora, a las afueras del Plaza Mayor encontramos un mercado del siglo XXI, con áreas verdes y aire acondicionado, que atrae al amante de la comida, ese que no sólo busca cargar combustible sino disfrutar de una experiencia cultural y social, como la que ofrecen los restaurantes de estrellas Michelin.

LEER MÁS: Mexicanos en España: De la fajita al mixiote, pasando por el pambazo

El mercado está lleno de gente esperando su jamón fino, sus pinchos gourmetizados de salchicha, de queso Manchego y de lomo. También hay empresarios sentados en las mesas de los restaurantes internos y amigos turisteando, comiendo erizos fresquísimos con queso, bebiendo mojitos en las barras o copas de vino en las mesas de picnic. Otros solo van por un café y un croissant a media mañana o una cerveza a media tarde; y otros más buscan libros de cocina o ingredientes para cocinar en casa.

mercadosanmiguel-3

Un extranjero bebe un mojito en una de las barras del mercado.

Algunos locatarios se defienden ante las acusaciones de los precios y dicen que el diseño, el ambiente y la calidad de lo que se vende vale cada centavo.

De pocos años para acá, los mercados tradicionales madrileños (y del resto de España) han empezado a copiar la fórmula de San Miguel, ofreciendo también algunos puestos gourmet. Su objetivo es que no todo sea para los "guiris" (extranjeros de piel blanca rojiza, es decir, alemanes, ingleses y nórdicos en general), sino para los locales, quienes también se interesan en buenos productos nacionales o importados.

Publicidad
mercadosanmiguel-16

Tostadas de queso de cabra con caviar y huevos de salmón.

A pesar de que es el mercado más caro de la ciudad, vale la pena visitarlo. Pero recuerda, no es el lugar para probar la comida típica ni barata. Aquí no verás a muchos madrileños comiendo, te encontrarás a turistas con guías bajo el brazo y cámaras colgando del cuello, a viajeros trajeados y cosmopolitas.

mercadosanmiguel-10

Yogurt natural con diferentes frutas.

mercadosanmiguel-12

Erizos con queso.

mercadosanmiguel-7

Mojitos y caipirinhas en la barra del bar.


Este artículo se publicó originalmente en diciembre del 2015.