FYI.

This story is over 5 years old.

Esta "vacuna" podría evitar las consecuencias de nuestra mala alimentación

La dieta que ha definido este punto decadente en la historia occidental tiene muchas consecuencias para la salud. Sí, el exceso de comida chatarra.
Photo via Flickr user PROKate Hopkins

La dieta que ha definido este punto extraño y decadente en la historia occidental tiene muchas consecuencias para la salud.

Desde diabetes, obesidad, adicciones, hasta daño cerebral, esos cristales de azúcar dulce, dulce, y las moléculas de grasa nos están causando estragos en la mente y en el cuerpo. Y los consumimos como si no hubiera un mañana.

Seguro, podríamos cambiar nuestra alimentación, pero eso querría decir dejar las grasas y los deliciosos azúcares. ¿Por qué no simplemente crear una vacuna que haga todo el trabajo sucio por nosotros? Los resultados de un reciente estudio italiano que examinó roedores son una seña de que quizá esto deje de ser producto de una imaginación excesiva.

Publicidad

LEER MÁS: Según un nuevo informe, un tercio de la población mundial está desnutrida

Uno de los muchos males que puedes añadir a la lista antes mencionada es el síndrome metabólico crónico, una enfermedad que causa exceso de grasa corporal alrededor de la cintura, niveles altos de azúcar en la sangre, presión sanguínea alta y colesterol alto, todos estos síntomas incrementan la probabilidad de enfermedades cardíacas, embolia y diabetes.

¿El responsable? Adivinaste: carbohidratos, grasas, sal y azúcares, los cuales alteran la microbiota intestinal y crean un ambiente perfecto para la inflamación.

Esta reciente investigación demostró que la "reducción de la inflamación provocada por la dieta occidental" podría conseguirse a través de la "inmunización" o vacunación contra las bacterias gracias a una proteína llamada ompk36. Los ratones inmunizados en este estudio mejoraron de manera importante sus niveles de insulina, su función hepática y redujeron su inflamación.

"Inyectamos una proteína específica, conocida como ompk36, directamente en las paredes intestinales de los ratones, a los cuales se les ofrecía una 'dieta occidental'", el autor en jefe, Filippe Canducci, le dijo a The Local. La "dieta occidental" dada a los ratones consistía de pellets (alimento comprimido para animales) con perfiles de carbohidratos, lípidos, sal y azúcar, usados para simular las hamburguesas y el helado consumido en masa en Estados Unidos.

LEER MÁS: Desvelarte hace que comas más comida chatarra

Aún así, podría pasar algún tiempo antes de que los humanos se vacunen con ompk36 para comer hot dogs y nachos. Definitivamente es necesario realizar más pruebas, pues todas se llevaron a cabo en ratones y no personas. Sin embargo, los autores del estudio escribieron que este mecanismo "podría ser explotado para tratar enfermedades inmuno metabólicas". Y gracias a estos intrépidos investigadores italianos, ahora existe esa posibilidad.

Una vez más, Dios bendiga a Italia.