FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

En Colombia el maltrato animal ya es delito

El Congreso aprobó una ley que castiga a quienes maltraten animales con hasta 36 meses de cárcel. Las corridas, peleas de gallos, pesca y ganadería serán excepciones.
3.12.15

En lo corrido del año hemos visto noticias sobre gatos violados, animales silvestres en circos , bares de zoofilia, mascotas quemadas con ácido, amenazas de envenenamiento, perros asesinados a tiros… Todos, casos que indignan pero que, ante la ausencia de una ley que los penalice, se han quedado ahí, en el plano de la indignación casual e hipermediática.

Pero para los animalistas las cosas acaban de cambiar. Ayer el Senado aprobó el proyecto de ley 172 de 2015, que penaliza con multas y privación de la libertad el maltrato animal. La iniciativa, cuya aprobación se retrasó la semana pasada tras una serie de cuestionamientos de parte del senador Álvaro Uribe acerca de las excepciones a la ley para procedimientos como la castración de animales domésticos, contó finalmente con una votación favorable en el Senado. Lo ocurrido ayer fue considerado un paso importante para "hacer entrar en razón (al país) sobre la crueldad del maltrato animal que existe y que cobra víctimas", según dice Natalia Parra, directora de la Plataforma ¡ALTO! y asesora del representante Juan Carlos Lozada, autor del proyecto. El proyecto aprobado establece, por primera vez en la historia de Colombia, la posibilidad de que una persona pueda ir a la cárcel por maltratar a un animal doméstico, amansado, silvestre vertebrado, o exótico vertebrado, al punto de causarle la muerte o una lesión "que menoscabe gravemente su salud o integridad física". Adicionalmente, la iniciativa aumenta, considerablemente, las multas establecidas en la ley 84 de 1989, que creó el Estatuto Nacional de Protección de los Animales. El Estatuto del 89 planteaba que "los animales tendrán en todo el territorio nacional especial protección contra el sufrimiento y el dolor, causados directa o indirectamente por el hombre". Sin embargo, para muchos críticos de la ley, la norma simplemente "protege" a los animales, pero no penaliza ni castiga a los seres humanos que amenazan, causan lesiones o realizan acciones que comprometen gravemente la salud de estos. El problema con la ley del 89 era que, pese a los muchos casos de maltrato reportados –sea una lechuza en una cancha de fútbol en Barranquilla, un perro abaleado por un vecino en Bogotá o un gato bañado en ácido en Bucaramanga– las denuncias por lo general caían en saco roto, y se perdían en un sistema que, tradicionalmente lento e ineficaz, no tenía las herramientas para sancionar a los infractores. Conclusión: en Colombia los maltratadores de animales se aguantaban la trolleada en Twitter y, al otro día, regresaban con la perrita al monte. Con estas nuevas medidas, el maltrato animal será a otro precio. El proyecto aprobado en la comisión primera contempla multas "de cinco (5) a sesenta (60) salarios mínimos legales mensuales vigentes" para quienes cometan "actos dañinos y de crueldad contra los animales". Además, establece penas de prisión "de doce (12) a treinta y seis (36) meses, e inhabilidad especial de uno (1) a tres (3) años para el ejercicio de profesión, oficio, comercio o tenencia que tenga relación con los animales" para quienes maten o le generen lesiones graves a un animal. Esta nueva ley dejaría intactas las excepciones al maltrato que ya habían sido contempladas en el Estatuto Nacional de Protección Animal. Los pescadores, los ganaderos, así como expresiones culturales tales como la tauromaquia, el coleo y las peleas de gallos no son sujetos de sanción en este proyecto. Este proyecto empezó su trámite en septiembre del año pasado, cuando fue puesto en cola para ser votado en la comisión primera de la Cámara de representantes. Finalmente fue votado de manera favorable por la cámara en marzo de este año y más de un año después es aprobado por la plenaria del Senado. La espera terminó con una sorpresa adicional: la votación fue unánime. Lo que quiere decir que incluso los partidos y sectores de derecha, que usualmente defienden las corridas de toros o las riñas de gallos por considerarlas de arraigo cultural, se unieron a las voces que quieren mano dura contra el maltrato. "Nosotros nos dimos cuenta de que el maltrato animal cobraba cada vez más denuncia a través de herramientas alternas, como las redes sociales, ya que la ley dejaba impunes los casos. Desde los últimos años ha aumentado el tema mediático en cuanto al maltrato animal. A partir de esta votación se demostró que los animalistas ya no son minoría", explica Andrés Ramírez, coordinador de proyectos del representante Juan Carlos Losada. Las observaciones que se hicieron en el debate hacia el proyecto estuvieron enfocadas en la necesidad de mirar con lupa la manera en la que se aplicará la ley. La principal objeción fue la de Álvaro Uribe, quien exigió que se hiciera una excepción para la castración, práctica que es muy común en el mundo de los criadores de caballos. Sin embargo, el exrepresentante y autor del proyecto Juan Carlos Losada, alclaró que dicha excepción estaba contemplada desde un principio. "En Colombia los animales dejarán de ser tratados como cosas y empezaran a ser considerados como seres sintientes", afirmó Losada a través de Twitter, cuya elección fue anulada el pasado 4 de noviembre por el Consejo de Estado por irregularidades en el conteo de votos. Para los miembros del movimiento animalista, no se trata de respetar a uno u otro animal. Se trata de que este país respete el valor de la vida. "Aquí lo que ocurre es una cosa a lo Viejo Oeste. Las personas van y queman con ácido a los animales, los taladran, los abandonan, y luego, cuando se cansan de los animales, replican esas misas acciones con los seres humanos. Lo que buscamos asociándonos a políticos que tengan algún tipo de sensibilidad frente a estos temas es implantar proyectos de educación frente a la buena convivencia con animales", añade Natalia Parra. Ahora solo falta la conciliación, donde se revisará que el texto aprobado por la cámara el pasado mes de marzo coincida con el que ayer aprobó el Senado, y la firma del presidente Santos para que maltratar a un animal sea considerado un delito penal el Colombia.