Sexo

Hice mis propios juguetes sexuales con cosas de una ferretería

¿Lo barato sale caro?
Simon Doherty
London, GB
Simon Doherty
fotografías de Simon Doherty
London, GB
15.10.21
Juegues sexuales caseros, bdsm, sexo, fetiches, DIY, sexualidad, dolor, placer
Foto

El mejor juguete sexual que he tenido fue gratis. Era una vara de bambú que me encontré en el piso de una ferretería. Le di muy buen uso hasta que un día la dejé en una fiesta sexual. La pérdida dejó un vacío en mi corazón y me hizo preguntarme si los juguetes sexuales caseros funcionan tan bien como los más caros de una sex shop.

Decidí averiguarlo y contacté a la experta en juguetes sexuales, Poppy Scarlett, propietaria de la boutique de juguetes sexuales "Self & More", con sede en Londres para que me ayudara. Una vez le preguntó a su audiencia de Instagram qué juguetes usaban para BDSM. "Aproximadamente el 20% o 30% usaba juguetes caseros", me dijo.

Publicidad

Mi viaje comenzó en una ferretería bastante grande. Agarré unas pinzas para ropa, una varilla larga de madera, papel de lija, diez varas de bambú y una espátula de metal. Un amigo también me dijo que comprara bridas para cables, pero un experto me dijo que son peligrosas y pueden causar daño a los nervios.

Juguetes sexuales caseros con cosas de una ferretería

Juguetes sexuales caseros con cosas de una ferretería. Foto: Simon Doherty

Ese domingo, fui a una fiesta sexual y me las arreglé para encontrar tres culos dispuestos a probar la varilla de madera. Los conseguí, pero de repente nos distrajimos con otras cosas y la varilla se quedó tirada en el suelo por un buen rato. Luego volvimos al juego de impacto (el término oficial para el sexo con golpes por placer) pero fue un desastre: al poco tiempo la varilla se rompió a la mitad.

"Fue una buena herramienta", dijo la mujer responsable del golpe final. "Pero después de una hora de uso constante, se romperá. Estuvo bien para ser tan barata”. Lección número 1: si el juguete para dar golpes no es flexible, no funcionará.

"Cuando compras un juguete sexual", me dijo Scarlett, "estás pagando por los materiales y los conocimientos técnicos necesarios para fabricarlo. Las personas que hacen juguetes de impacto y sensación son especialistas. Se han esforzado lo suficiente para descubrir qué materiales no se rompen o se estropean y son más seguros de usar".

Al viernes siguiente, fui a otra fiesta sexual privada. El cadenero, un tipo grande y robusto, registró mi bolso. Sacó la espátula de metal, luego me miró, luego volvió a mirar la espátula. Hubo un silencio. Pareció desconcertado y me dejó pasar.

Publicidad
Poppy Scarlet dueña de Self & More

Poppy Scarlet, dueña de Self & More: "Algo divertido de usar objetos domésticos es que de repente ves algo en la cocina y te pones cachondo y juguetón".

Una vez dentro, me encontré con una mujer alta y rubia que quería que la sometieran, así que después de negociar límites y palabras de seguridad, jugamos con las pinzas para ropa. “Prefiero las pinzas para pezones”, me dijo después. “Son más intensas. Duele cuando te las quitas y puedes usarlas en todas partes. Se sienten muy bien".

También usamos la espátula, pero no encontramos el ritmo. Por otro lado, las varas de bambú estuvieron perfectas. Después de un rato puedes enfriar el área con un cubito de hielo de tu bebida y soplarle. “Esas varas dolieron mucho. Me gustaron", me dijo la sumisa.

Juego de impacto en un estudio BDSM.jpeg

Sesión de juego de impacto en un estudio BDSM.

Sin embargo, considera que es mejor usar un bastón de una sex shop. "Yo diría que es más caro y, por lo tanto, más seguro. La precisión es importante porque no quieres pegarle en la columna vertebral o los riñones. Usar el bastón requiere su arte".

Scarlett está de acuerdo y enfatiza la seguridad. "Los bastones son herramientas avanzadas que pueden dejar marcas desagradables por la dureza del juguete", dice. "Los principiantes o personas con poca experiencia no deben usarlos. "El bambú es un material complicado porque se puede astillar fácilmente".

A la semana siguiente, fui a un estudio de BDSM para continuar mi investigación. En aras del periodismo y mi diversión, dos mujeres y un hombre me dominaron tres veces. Me puse boca abajo en un banco, uno estaba sentado sobre mi cabeza mientras los otros dos hacían lo suyo. La espátula de metal se sintió bien y hacía un sonido agradable, pero era solo para calentar, no dolía lo suficiente. Tenía pinzas en los costados que se retorcían y se iban despegando una por una, dolían pero en el buen sentido.

Publicidad

"¿Verde?", me preguntó el hombre, sujetándome la nuca con el extremo afilado de la vara. Dije "sí" con la voz ahogada. "Ok, aumenten la intensidad un 20%", les dijo a los demás. "Lo estás haciendo muy bien", me aseguró una de las mujeres que hacía el papel de policía buena mientras me golpeaban hasta que se rompió la vara.

"Durante la primera mitad del juego usamos la espátula", me explicó después el dominante. "Luego te golpeamos cada vez más fuerte con las varas. Cuando gritaste y estiraste la espalda, bajamos la velocidad y la intensidad. Cuando alguien llega a este punto, no es necesario golpear tan fuerte para obtener el mismo resultado".

Una de las mujeres del estudio era sumisa y con ella usaron el papel de lija. Lo frotaban suavemente sobre su piel y lo pusieron sobre una superficie para que ella se restregara. "Me encantó", dijo. "Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. Y cuando te ponen de rodillas, duele mucho ".

Una de las mujeres en el estudio sustituyó usando el papel de lija. Se raspó suavemente contra su piel y se colocó en una superficie para que ella se apoyara. "Oh, Dios mío, tan bueno, me encantó", dijo. “Es una sensación muy diferente. Y cuando alguien te hace arrodillarte sobre la lija, es muy doloroso".

Los juguetes caseros son divertidos, así que puedes ir casi a cualquier tienda y comprar cosas como las que yo compré con 10 dólares; solo asegúrate de saber lo que estás haciendo y si no, investiga cómo hacerlo de la manera más segura. Pero a la larga, es mejor invertir en las herramientas adecuadas.

@oldspeak1