19-S: a seis meses del terremoto, la Ciudad de México sigue rota
Todas las fotografías son de Marcelo Quiñones.
VICE News

19-S: a seis meses del terremoto, la Ciudad de México sigue rota

Gente viviendo en campamentos, edificios fracturados y huecos en el suelo. La reconstrucción sigue estando muy lejos.

“El día que salimos de nuestros departamentos sabíamos que ya no íbamos a poder regresar”, dice Jeanette Bautista mientras me muestra cómo el edificio donde vivió durante 15 años se encuentra suspendido sobre un socavón en la colonia Molino, en la delegación Iztapalapa, al sureste de Ciudad de México y una de las tres delegaciones designadas como zona de acción prioritaria en la reconstrucción, junto con Tláhuac y Xochimilco.

Publicidad

Desde el sismo del 19 de septiembre de 2017, la suya y otras 120 familias que vivían ese edificio se encuentran en la misma condición. Pero las grietas más graves de la colonia se encuentran a una cuadra de su edificio: ahí varias casas

se partieron por la mitad. Los vecinos que cuentan con la fortuna de una familia extendida se han acomodado temporalmente con ellos; otros siguen en sus casas, aunque estén semidestruidas o en peligro de hundimiento; cinco familias más se han ido a vivir a casas de campaña alzadas sin ninguna intención irónica sobre la calle Derechos Democráticos, donadas durante la emergencia por el gobierno de China. La mayoría dice que no han recibido un solo peso del Fondo de Desastres Naturales y sospechan de los pocos que tienen una etiqueta con código de barras de este organismo.

Este campamento no se halla entre los 26 identificados por el Comité Científico para la Reconstrucción y el Futuro de la CDMX, un organismo formado desde octubre para dirigir los apoyos a los 105,000 afectados por el sismo, según cifras oficiales. Estar fuera de esa lista es estar fuera de ese número y de los programas de asistencia.

Lo que sí está en esa lista es, hasta el fin de enero de este año: 350 edificios sin dictamen sobre su estado; 59 edificios demolidos; 37 programados para demolerse y casi 200 más en riesgo alto, que podrían también requerir demolición o un proyecto de reforzamiento en el mejor de los casos. Esto, según el documento “Diagnóstico y acciones prioritarias e inmediatas para la reconstrucción CDMX” que la Comisión entregó en enero al jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, y que VICE obtuvo de manos del excomisionado, Ricardo Becerra, quien renunció al cargo a mediados de febrero por no estar conforme con el uso de los recursos para la reconstrucción, en especial con una reasignación de ocho mil millones de pesos a acciones que él considera injustificadas por parte de la Asamblea Legislativa.

Publicidad

Más allá de los números, una de las realidades que presenta este documento es humano: los grupos demográficos más afectados son el de las mujeres y el de los adultos mayores. En el área de Canal de Miramontes, en la delegación Coyoacán, hay un corredor de siete edificios afectados donde es notoria la estadística. Carmen Berthet, una vecina de 61 años de ese corredor logró mudarse temporalmente a Xochimilco, pero aún no tiene certeza de la ayuda que podría recibir o si de alguna forma recuperará su departamento. Una de las opciones que le han ofrecido es un crédito, pero para eso debe ser trabajadora en activo. “A la edad que tenemos la mayoría de nosotros ya no puedo encontrar un trabajo, ya no me pueden contratar tan fácilmente”, dice.

El “Diagnóstico” dice entre sus puntos prioritarios que, en efecto, el programa de rentas y créditos para madres solteras y adultos mayores debe ser replanteado a favor de personas como Carmen. Pero Carmen no ha recibido ningún apoyo. Mientras tanto, los polines que reforzarían su edificio siguen tirados en el piso. Ella ha dejado el sur para vivir más al sur y los vecinos de Jeanette han dejado la periferia para vivir en la miseria.

Otro problema que señala el diagnóstico es la irregularidad en la tenencia de la tierra. En la delegación Xochimilco, por ejemplo, las chinampas o parcelas de tierra que solían o siguen siendo de uso ejidal, no siempre tienen papeles en regla. Quien perdió su casa en el pueblo originario de San Gregorio, perdió su casa sobre un pedazo de tierra que probablemente no existía en términos legales.

A seis meses de este segundo 19 de septiembre trágico, los damnificados quieren recordarte que aunque no los veas en la calle y aunque no haya más cadenas humanas sacando escombros bajo la lluvia, todavía tienen grandes problemas. Han pasado seis meses pero pocas cosas son iguales: las más importantes. Aún son 228 personas quienes murieron durante el sismo. Aún hay miles de damnificados. Aún hay muchos de ellos viviendo en carpas y también son muchos los que aún no saben si los fondos para el desastre los alcanzarán, ni cómo ni cuándo.