Así es como Hans Zimmer hace bandas sonoras memorables
Imagen cortesía de Masterclass.

Así es como Hans Zimmer hace bandas sonoras memorables

Hablamos con el prolífico compositor acerca de cómo hizo los soundtracks más icónicos del siglo XXI, desde la trilogía del Caballero Oscuro de Christopher Nolan​, hasta su trabajo con Steve McQueen.

Artículo publicado originalmente por VICE Canadá.

Quizás como es de esperar, hay una musicalidad en la forma en que Hans Zimmer habla. Con más de 150 bandas sonoras cinematográficas bajo su brazo, extendiéndose desde Driving Miss Daisy hasta la trilogía del Caballero de la Noche de Christopher Nolan, es uno de los hombres más trabajadores de la industria, sin mencionar uno de los más solicitados. Justo después del anuncio de que hará la banda sonora de la nueva película de Wonder Woman, está en el Festival Internacional de Cine de Toronto para el estreno de Widows de Steve McQueen, para la que también compuso la música.

Publicidad

La película, que es protagonizada por Viola Davis y se centra en un grupo de mujeres que se unen para completar un asalto después de que (como sugiere el título) quedan viudas por sus esposos criminales, está llena de giros y vueltas, de los cuales ninguno tendría ningún impacto si no fuera por el hilo de dolor que recorre toda la historia. El balance entre acción y introspección se refleja en la banda sonora, eso sí, cuando hay música.

Mientras hablamos el día después del estreno de la película (que marca la segunda colaboración de Zimmer con McQueen), quedaba cada vez más claro que una de las razones por las que las bandas sonoras de Zimmer son tan singulares es porque todas son intensamente personales. No es únicamente cuestión de componer algo para ayudar a la película a llegar del punto A al punto B: es cuestión de traducir un momento específico del tiempo en música, y poner tanto corazón como alma en el trabajo.

Me senté con Zimmer para discutir sobre cómo encontrar el sonido de la película, así como de trabajar en una serie de televisión en la que se basa su película, de volver a escuchar sus bandas sonoras pasadas, y de esconderse tras su música.

VICE: Esta es la segunda vez que trabaja con Steve McQueen ¿Cómo fue que trabajó con él de nuevo?
Hans Zimmer: Porque me encanta. Bueno, es más que eso. Estábamos hablando sobre lo que le interesa y los proyectos en los que ha estado trabajando desde hace algunos años, y una de las cosas que mencionó fue Widows. Cuando recién empecé, trabajaba como pasante para el compositor Stanley Myers, él estaba trabajando en una serie de televisión llamada Widows, en la que se basa la película, así que yo era el chico del café en la serie original. Permite ser una historia divertida, excepto que en la historia —por Lynda La Plante, que creó la serie original— lo que era tan revolucionario de ella en la época en la que sucedió no era solo que trataba sobre cuatro mujeres fuertes, sino sobre la especie de brutalidad casual que las mujeres experimentan en el mundo. Recuerdo pensar en ese momento, Esta es una pieza importante de narrativa, y cambiará el mundo. Y por supuesto, no cambió el mundo. De hecho, sentí a Steve diciendo, "Hey, hagamos Widows", y descubrí que era más relevante que nunca.

Publicidad

Hay muchas formas de pensar a Steve McQueen como artista, pero a fin de cuentas, la razón por la que me encanta trabajar con él es que tiene un corazón gigante entregado a la humanidad. Creo que su estética está basada en su amor por la humanidad. Así como todo su equipo, desde su director de fotografía Sean Bobbitt, hasta Joe Walker, a quien he conocido desde 1988, que es realmente un músico. Él comenzó con la música. Él es mucho más sofisticado que yo. Yo siempre he creído —tal vez porque Steve vino primero de las artes visuales y luego se convirtió en realizador— que cuando veo lo que hacen, de hecho están creando una pieza musical. Ellos ya han creado la pieza musical, y todo lo que soy yo es un orquestador. Es un proceso diferente. Es muy difícil para mí describirlo, pero si uno ve la forma en que las tomas fluyen entre ellas, y especialmente en Widows, no hay mucha música en ello porque la música ya existe de forma diferente. No necesito arruinar su perfecta pieza musical haciendo más ruido.

Esa fue una de las cosas que noté: la banda sonora es muy dispersa en ocasiones, y solo tiene efecto en ciertos momentos ¿Fue eso algo que supo desde que vio la película, o algo que se dio al discutirlo?
Nunca lo discutimos; solo lo hicimos. Simplemente lo sabíamos. De hecho, hay una nota justo antes de que salga el título "Widows", que pusimos a última hora solo para dejarle saber a la gente que podría haber la posibilidad de que la música apareciera en algún momento. Es casi una nota sin fundamento, pero creo que es la única vez que realmente hicimos eso.

Publicidad

Estaba leyendo una conversación que tuvo donde describía su proceso con Christopher Nolan como de un lado para otro, en el que él le enviaba algo de material y usted le enviaba música de vuelta. ¿Cómo es su proceso con McQueen?
Nos sentamos y hablamos mucho sobre la vida. ¡Realmente lo hacemos! Hablamos de todo lo que nos molesta y nos preocupa, o de lo que amamos o lo que odiamos, o de lo que sea. Las películas se hacen, en últimas, en un momento. Congelan un momento en nuestra vida, y así es como nos sentimos, esto es lo que éramos en el momento en que estábamos haciendo la película. Hay mucho de Steve sentándose en mi cuarto y yo tocando las notas incorrectas, o tocando cualquier nota. Me siento muy seguro cerca de ambos [Nolan y McQueen], así que no me importa tocar las notas incorrectas, y yo sé cuando algo conmueve a Steve. No puede evitarlo porque interrumpe el momento y se va, "Oh, no pares, ¡es genial! Bueno, ¡sigue!" Es un método muy poco científico para acercarse a la realización cinematográfica.


Relacionados:


Con eso en mente, en relación a congelar un momento en el tiempo, leí que no suele volver a escuchar su trabajo con mucha frecuencia. Sin embargo, cuando lo hace, ¿es eso en lo que está pensando?
Sí, eso hago. Siempre recuerdo la experiencia en vez de… Nunca puedo recordar los nombres de los personajes, y muy seguido ni siquiera recuerdo realmente la historia, pero recuerdo cómo se sentía cuando la estábamos haciendo. Le digo mucho esto a la gente, pero cuando hicimos Batman Begins, nunca creímos que fuéramos a hacer otra película de Batman, y luego un día, Chris vino y dijo, "solo quiero consultar una idea contigo", y empezó a hablar sobre el Joker. Cuando todo estaba dicho, hicimos The Dark Knight. Hicimos tres películas, pero fueron doce años de nuestras vidas. Llega un punto en el que uno tiene que mirar las cosas y los segundos de vida vividos ¿Fue una experiencia provechosa o no lo fue? Puedo decir honestamente que sí fue una experiencia provechosa. Le puedo recomendar a cualquier persona, sé juguetón, conviértete en músico, o incluso si no eres un músico, solo compórtate como uno. Es bastante bueno.

Publicidad

¿Y sabe que valdrá la pena mientras trabaja en la película o después de hacerla?
Tengo este hábito terrible de que incluso después de que la película salió y cualquiera me pregunta sobre ella, digo, "Sí, ya casi termino. Aún no esta terminada del todo". Es como que nada está terminado del todo. Anoche fue la primera vez que vi Widows con una audiencia. Antes éramos Steve, Joe, y yo sentados viéndola en una pantalla, o Joe, Steve, y yo viéndola en una pantalla, y aveces sólo éramos Steve y yo viéndola en una pantalla. Nos gusta, ¿sabes? Es tan simple como eso. Nos gusta, pero no sabemos si le vaya a gustar a alguien más. Es nuestra bebé, es nuestra hija, y queremos que salga al mundo y queremos que la gente sea amable con ella, y que no la golpeen a plena luz del día. Así que presentarla por primera vez a una audiencia pone los nervios de punta. Hubo un gran grupo de nosotros ayer, los actores y todos los demás, así que uno se siente muy, muy protector con todas las personas que han estado trabajando en ella porque uno sabe que todos pusieron todo en ello.

En términos del sonido de la película, se mueve entre estos dos extremos, desde estas piezas muy largas y lánguidas, hasta estas piezas muy frenéticas para las secuencias del atraco ¿Hubo un momento en que decidió cómo esa banda sonora iba a salir o a sonar?
Yo sabía lo que iba a hacer mucho antes de que empezáramos a trabajar en eso. No es una película de acción, es una película de atraco. Un atraco es sobre resolver las cosas, y sobre usar el cerebro de uno para resolver problemas mientras que el tiempo se acaba. La otra parte, las notas más largas: una de las cosas que realmente me preocupaba era que yo sabía que quería escribir para cuerdas, y sabía que quería escribir algo hermoso, pero las cuerdas tienen una forma automática de romantizar las cosas. Tienen una forma para sonar ostentosas. Me encanta grabar en una iglesia en Londres. No grabé ahí. Grabé en un cuarto mucho más pequeño, mucho más seco, nada épico; lo opuesto. Muy frecuentemente, parte del dilema es que esas notas acompañan a una mujer sola, sufriendo, y lo último que quería era quitar de la actuación o del desempeño o de la historia dándole compañía, cosa que automáticamente hace la música. Tuve que pensar mucho y por largo tiempo sobre cómo escribir música que no fuera fea, y que al mismo tiempo no fuera sentimental de ninguna forma, y que de manera divertida destacara su soledad en lugar de reconfortarla.

Publicidad

¿Hubo algunas otras influencias de afuera que resultaron útiles para musicalizar la película además de las imágenes en sí mismas?
¿Influencias de afuera? ¿Has abierto un periódico recientemente? [risas] Quiero decir, hay mucha historia, muchas cosas empacadas en esta película, muchas cosas que significan algo para Steve, y que entonces significan algo para nosotros. Veremos si significan algo para la audiencia, pero pienso que parte de lo que es, es lo que se supone tienen que ser todas las películas buenas: son muy personales. Cuentan historias que les interesan a los realizadores, y ojalá sean relevantes para una audiencia, ojalá resuenen en una audiencia porque, al final del día, Steve —sí, yo sé que es un brillante y famoso artista visual, tiene una carrera que se separa de él como realizador— la forma en que pienso de Steve es como un hombre que ama la humanidad, y que tiene un corazón gigante, y eso es todo. Siempre muestra sus emociones, y se nota en sus películas.

¿Estaba familiarizado con su trabajo previo a trabajar en 12 Years a Slave?
Oh, por supuesto. Estaba rogando virtualmente. Yo no sabía que iba a hacer 12 Years a Slave, solo me llamó de la nada y dijo, "¿Qué vas a hacer a las 9 AM? Quiero mostrarte algo". Y no me advirtió. Así que estuve sangriento y crudo por el resto del día, y yo no soy bueno en las mañanas.

También quería hablar de su carrera más ampliamente: recientemente se expandió con el tour y también con MasterClass, ¿tiene alguna otra aspiración sobre algo más para intentar? ¡No! ¡No la tengo! Ni siquiera tenía aspiraciones para nada de eso. El tour fue porque todos mis amigos músicos decían, "Llega un punto en el que tienes que dejar de esconderte detrás teniendo pánico escénico porque se lo debes a la gente que ha estado escuchando tu música, para verdaderamente mirarlos a los ojos. No puedes esconderte tras una pantalla para siempre". Y el pánico escénico nunca se fue. Fue aterrador cada una de las noches, pero de alguna forma, empecé a usarlo a mi favor. Se convirtió en, bueno, va a ser aterrador porque nunca escribo nada de lo que voy a decir, entonces, sólo salgo allá, y lo que sea que tenga que pasar, pasa. Se convirtió en, "bueno, así es como estoy hecho, y nunca voy a superar el miedo, solo viviré con él. Eso haré". Y mis amigos tenían razón, hay algo un poco más honorable en realmente voltear y ver a la gente a los ojos que en esconderse tras una pantalla. Y hacer que las cosas pasen en tiempo real es muy diferente. Muchas de esas bandas sonoras fueron grabadas durante días y días o semanas, y ahora les pido a mis músicos que vayan y toquen Pirates, que tiene partes en corno francés donde básicamente los labios comienzan a sangrar. Grabábamos eso en seis días, y ahora digo, "Chicos, aquí estamos ¡Vamos por ello!"

Lo de MasterClass fue realmente interesante. Parecía una cosa divertida de hacer hasta que comencé a hacerla, y de repente me di cuenta: eran muy buenos, y los odiaba por eso. Lo que descubrí es que, todo lo que sé, nunca tuve que articularlo. Aprendí aprendiendo. Aprendí solo estando ahí. Nunca tuve que ponerlo en palabras, y de repente tenía que ir a explicar algo. Los chicos de la clase se sentaban frente a mí y decían, "No entendimos una palabra de lo que acabas de decir. Dilo otra vez". Entonces estaba aprendiendo lo que instintivamente ya sabía. Tenía que hacerlo y, como dije, articular y encontrar las palabras para describir algunas cosas.

Hablando otra vez de la gira, creo que una de las cosas de las que se escribió mucho fue que probó que la música que usted compuso para esas películas puede sostenerse por sí misma. Sí, porque me negué a tener una sola imagen para las películas.

¿Piensa en eso mientras está componiendo?
Pienso que necesitan sostenerse por sí mismas, pero no quería probar que mi música podía sostenerse por sí misma en ambos pies. Lo que quería hacer era dejar a la audiencia ver a estos maravillosos músicos con los que he estado trabajando todos estos años. Quería que fuera sobre ellos. Quería decir, "Miren a Tina, miren a Guthrie Govern, ¡estos chicos son asombrosos!" no quería distraer la atención de ellos con imágenes porque los amo, he tenido la experiencia de verlos tocar, entonces solo quería ir y verlos. Además, en una forma graciosa, era yo de nuevo escondiéndome un poquito porque me puedo esconder tras esta extraordinaria interpretación.

Sigue a Karen Han en Twitter.