Actualidad

La generación Z es más madura frente a la muerte que los boomers

La investigación también encontró que los millennials son los que más temen morir desde que empezó la pandemia.
14.1.21
funeral gen z
Foto: WireStock / Alamy Stock Photo

Hasta hace poco, la mayoría no contemplábamos la muerte a diario. Pero desde que empezó la pandemia parece que discutimos sobre el tema con tanta naturalidad como lo hacemos sobre el clima.

Este sentimiento está respaldado por un nuevo estudio que encontró que un tercio de los británicos dicen que su actitud hacia la muerte ha cambiado como resultado del COVID-19. Los datos recopilados por Aura, una plataforma donde las personas que enfrentan sus últimos días de vida pueden dejar un legado en línea para sus seres queridos, revelaron que la generación Z está impulsando ese cambio.

De las 2.000 personas que participaron en la encuesta (revelación: Aura fue fundada por mi padre, Paul Jameson, que sufre de la enfermedad de la motoneurona), los entrevistados de la generación Z tuvieron cuatro veces más probabilidades que los boomers de planificar con anticipación y hacer una lista de deseos, a pesar de tener el tiempo de su lado. También se descubrió que tenían tres veces más probabilidades de hablar con sus amigos sobre la muerte y cuatro veces más probabilidades de hablar con sus familias.

La encuesta encontró que es probable que los millennials sean quienes más temen morir desde que empezó la pandemia. Esta cohorte también es la que tiene más probabilidades de haber hecho planes financieros y de hablar con sus hijos sobre la muerte que los padres de mayor edad.

Publicidad

“Se supone que mi padre debe protegerse más, pero la otra noche quería salir a tomarse unas cervezas con sus amigos. Actúa como si nada estuviera pasando", dijo un encuestado de 21 años. “Decidí organizar una reunión familiar [para hablar] sobre nuestros sentimientos en torno a la pandemia y la muerte. No fue una conversación fácil, pero todos nos sentimos mejor al reconocer que la muerte es algo real que me hace apreciarlos más".

El fundador de Aura, Paul Jameson, dice que la voluntad de confrontar y discutir la muerte podría ser el lado bueno de la pandemia: “A pesar de ser inevitable, la muerte siempre ha sido el tema tabú de la sociedad. Reprimir pensamientos y sentimientos es perjudicial para las personas y sus seres queridos, pero parece que el COVID está empezando a cambiar eso".

Cariad Lloyd de The Griefcast, un podcast donde entrevistan a comediantes sobre la muerte y el dolor, también cree que la pandemia está abriendo la conversación sobre la muerte. "La cifra de muertes se ha elevado tanto que no puedes ignorarla", dice. “Está frente a tus ojos, y mientras que en el pasado salías, veías a tus amigos y te emborrachabas, hemos tenido todo el tiempo del mundo para salir a caminar, asimilarlo y considerar nuestras propias vulnerabilidades".

Las redes sociales y otras comunidades en línea parecen haber facilitado gran parte de la apertura de la generación Z en torno al tema: la encuesta encontró que tenían cuatro veces más probabilidades de asistir a los death cafes, donde se discute abierta y honestamente sobre la muerte, o unirse a una comunidad en línea relacionada con la muerte que los boomers.

“Vi que un amigo asistía a un death cafe en Facebook”, dijo un encuestado de 22 años. “Algo se encendió en mí, ya que el [tema de la muerte] me ha provocado ansiedad toda mi vida, y es algo que siempre he evitado. Terminé yendo y me dijeron que probablemente tenía tanatofobia [miedo a la muerte]. Ni siquiera sabía que mi ansiedad tenía su propia palabra, y fue realmente enriquecedor hablar de ello abiertamente".

Publicidad

Louise Winter, autora del próximo libro We All Know How This Ends (Todos sabemos cómo termina esto), cree que la forma en que los jóvenes expresan sus pensamientos y sentimientos es la clave para reducir la ansiedad en torno a la muerte.

"El tema no solo pertenece a las personas mayores, y es fantástico cómo los jóvenes lo están adoptando", dijo. “Se están alejando de esta actitud rígida de 'mantén la calma y sigue adelante'; cada vez se investiga más sobre la salud mental. Los jóvenes en Instagram están lidiando con la muerte de una manera que te hace querer involucrarte con los temas, hablando de ello a través del arte en lugar de cadáveres y oscuridad".

Los jóvenes también mostraron un mayor deseo de resolver asuntos pendientes con amigos debido a la amenaza de la pandemia, según el estudio, que encontró que la generación Z tiene cuatro veces más probabilidades de hacer las paces con un amigo con el que se ha peleado. Si bien Cariad notó que es genial que hayan adoptado este enfoque, sí salió en defensa de los boomers.

"Es bastante fácil ser abierto, libre y filosófico cuando no estás enfrentando tu propia mortalidad", dijo. "Eso es una cosa que he notado sobre la generación más joven, la mayoría dice: 'es cuestión de hablar del tema y ya', cuando muchas veces no son ellos los que están en riesgo. Cuando se anima a los boomers a interactuar con la muerte, es más probable que esté a la vuelta de la esquina".

Otros hallazgos mostraron que, si bien las actitudes están cambiando, a Gran Bretaña le queda un largo camino por recorrer cuando se trata de aceptar la muerte como lo que es: una parte inevitable de la vida. Se descubrió que hasta el 36 por ciento tenía más miedo a morir que antes de la pandemia, mientras que el 78 por ciento dijo que no estaban preparados ni práctica ni emocionalmente para la muerte de un ser querido.

Entonces, ¿qué le depara el futuro a nuestra relación con la muerte en un mundo pos-COVID? ¿Cómo vamos a asegurar que nuestros puntos de vista y actitudes progresen, en lugar de retroceder? Mark Lemon, autor infantil galardonado y orador público sobre el duelo, cree que el gobierno tiene la responsabilidad de educar a los jóvenes sobre esto.

"Se convertirá en un problema de salud mental debido a la pandemia", dijo. “El gobierno necesita hacer algo y asegurarse de que está apoyando las necesidades de los niños. Los niños necesitan sentir que pueden expresar sus emociones".