Probamos cocaína de 50 y de 60 euros para ver si el precio marca la diferencia

Una investigación.

|
03 Enero 2019, 4:45am

Foto por el autor

Este artículo se publicó originalmente en VICE Netherlands.

La mayoría de los traficantes de Ámsterdam venden cocaína a dos precios: 50 euros o 60 euros. Las dos bolsas contienen un gramo, pero se supone que la de mayor precio es más pura. Pero, ¿de verdad es mejor la bolsa de 60 euros o es lo que asumen los consumidores simplemente porque es más cara?

Para dar respuesta a esta pregunta tan importante, compré ambas variedades a tres traficantes diferentes de Ámsterdam y pedí al laboratorio de análisis de drogas de los Países Bajos que pesaran y analizaran el contenido.

Esto fue lo que descubrimos:

1537970311376-chart
Gráfico que muestra la cantidad de cocaína de cada bolsa más el porcentaje de cocaína pura (más oscuro) de cada una
1535543623339-VICE_COKE_CHART_V2
Gráfico que muestra el coste por gramo de cocaína pura en cada bolsa de cada traficante

El primer paso fue comparar los traficantes: estos gráficos muestran que la selección del traficante A no solo era la más barata, sino que en sus bolsas eran las que más cocaína contenían y las que tenían la concentración más alta de cocaína pura en ambos precios. El traficante C fue sin duda alguna el peor a pesar de ser el más caro, ya que ofrecía la pureza más baja, un 37 por ciento. El año pasado, la media de pureza de cocaína en los Países Bajos estaba en un 68 por ciento.

Teniendo en cuenta todos los datos, en los tres traficantes la mejor opción era la de 50 euros, que ofrecía un 12 por ciento de cocaína extra por euro. Aunque las bolsas de 60 euros en general contenían más cocaína pura, eso no justifica el 20 por ciento de diferencia de precio.

La bolsa de 50 euros parecía ofrecer la mejor relación calidad precio, pero la opción de 60 euros es mejor para los consumidores que están dispuestos a pagar un poco más para minimizar la cantidad de agentes de corte que se meten al cuerpo. Ten en cuenta que la media de pureza que resultó de los análisis de las bolsas de 50 euros fue del 55 por ciento, mientras que en las alternativas más caras fue del 59, lo que solo supone un 0,04 menos de porquería por gramo.


MIRA:


Hablé de los resultados con un antiguo traficante de drogas, J, que estuvo activo en Ámsterdam hasta 2010. Reconoció que los resultados coincidían con los de su época de traficante. Sin embargo, J aseguraba que lo que él vendía por 60 euros en 2010 —una marca peruana más pura— era de mejor calidad que lo que se vende hoy en día. De todas formas, J no cree que el consumidor ocasional, el que lo hace por diversión, sea capaz de notar la diferencia. “La gente que fuma cocaína ya es otra cosa, pero a la gente que la esnifa se la engaña fácilmente”, afirmó. “Los consumidores están borrachos y se les ha entumecido la nariz. Como traficante, es más importante estar disponible a rápidamente que vender producto de calidad”.

Puede que la conclusión menos sorprendente de esta investigación sea que los traficantes no tienen ningún problema en inventarse algo cuando les preguntas por las diferencias entre los productos que venden. Solo uno de los tres traficantes que me vendió la droga para el análisis fue capaz (o al menos, estuvo dispuesto) a describir con precisión qué contenían sus productos: admitió que había diluido el producto más barato con más o menos un 10 por ciento de polvos multivitamínicos.

La mayoría de las organizaciones que analizan drogas en los Países Bajos solo establecen qué agente de corte se han utilizado, no miden el relleno que se usa, como la levadura. Se ha demostrado que un agente de corte típico, la fenacetina, causa cáncer de riñón y de vejiga en casos extremos y se sabe que otros, como el levamisol, que se usa para tratar infecciones parasitarias, afecta al sistema inmunitario.

Está claro que, sea cual sea la cantidad de agentes de corte, ninguna de estas opciones es más segura que las otras. Ya no es solo que incluso en las variedades más caras haya agentes de corte, sino que la sustancia más peligrosa de cada bolsa es la propia cocaína. El Instituto Trimbos de los Países Bajos, informa anualmente de docenas de muertes causadas por el consumo de cocaína, mientras que en otros países como el Reino Unido, los ingresos hospitalarios y las muertes por cocaína siguen aumentando. Sin embargo, aún no conocemos ninguna fatalidad causada por el levamisol.

Ahí queda: siempre te timan un poco cuando compras cocaína. Y, además, bastante a menudo, si optas por la opción más cara, te timan un poco más. Según el antiguo traficante, J, antes había mayor diferencia entre la calidad de cada precio. “Hoy en día solo es una estrategia de ventas”, añadió. “La gente compra la variedad cara principalmente para sentirse especial”.

La variedad de lujo está perdiendo su atractivo exclusivo debido a su popularidad. Por esto, algunos traficantes espabilados ahora ofrecen una opción de 70 euros, que sin duda alguna aumenta las ganancias del traficante, pero aún no sabemos si mejora la calidad de la cocaína. Pero una cosa está clara: no sirve de nada preguntarle al traficante. “El 90 por ciento de los que te cuenta tu traficante son auténticas chorradas”, dijo J.

Si decides meterte polvos por la nariz, deberías averiguar qué contienen por ti mismo.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.