Actualidad

Pasaron 29 días perdidos en el mar y le llaman un "buen break"

Los náufragos sobrevivieron con una dieta de cocos flotantes y agua de lluvia.
12.10.21
Kimbe Bay, Papa Nueva Guinea
Dos hombres quedaron a la deriva cuando se toparon con un mal clima en su pequeño bote a motor. Foto de wildestanimal, vía Getty Images

Artículo publicado originalmente por VICE en inglés.

Dos hombres que pasaron 29 días perdidos en altamar en el Pacífico Sur fueron rescatados a principios de octubre a 400 kilómetros del sitio de donde zarparon, luego de quedar a la deriva y desplazarse desde sus nativas Islas Salomón hasta las aguas de la costa de Papúa Nueva Guinea.

Livae Nanjikana y Junior Qoloni subieron a su pequeño bote a motor la mañana del 3 de septiembre y partieron de la isla Mono, en la Provincia Occidental de las Islas Salomón. Se dirigían a la ciudad de Noro, en la isla de Nueva Georgia, a unos 200 kilómetros al sur, cuando las inclemencias del tiempo los desviaron y finalmente los condujeron en la dirección opuesta.

Publicidad

“En nuestro camino nos encontramos con un mal clima acompañado de lluvias intensas, nubes oscuras y espesas, y fuertes vientos”, dijo Nanjikana a la Corporación de Radiodifusión de las Islas Salomón. “Al no ver ninguna isla, decidimos parar el motor y permanecer a flote. Aún nos quedaba algo de combustible”.

Durante los primeros nueve días, los hombres se alimentaron de naranjas que habían empacado para el viaje. Luego, durante los 20 días siguientes, subsistieron gracias a los cocos que recolectaron. Cada vez que veían cocos flotando en el mar, ponían en marcha el motor del bote y los recogían, abriéndolos con el ancla y un hacha pequeña. También utilizaron un trozo de lona para captar el agua de lluvia y mantenerse hidratados. Después de varios días construyeron un mástil y una vela improvisados —utilizando remos y lonas— y se desplazaron “siguiendo la dirección del viento”.

Después de 29 días a la deriva, Nanjikana y Qoloni finalmente avistaron a un pescador en la costa de Nueva Bretaña, en Papúa Nueva Guinea, quien los llevó a tierra. Demasiado débiles para caminar, fueron trasladados a la ciudad de Pomio el 2 de octubre. Ambos sujetos están recuperándose ahora en Papúa Nueva Guinea, a la espera de ser repatriados de vuelta a casa.

“No sabíamos dónde estábamos, pero no esperábamos estar en otro país”, dijo Nanjikana a The Guardian. Aunque describió el evento de quedar varado en altamar como “aterrador”, Nankijana también sugirió que su mes a la deriva junto a Qoloni fue, cuando menos, un buen descanso de la realidad diaria de una pandemia mundial y una buena manera de alejarse de todo.

“No tenía idea de lo que estaba pasando mientras estuve allí. No escuchamos nada sobre el COVID ni otras noticias”, dijo. “Tengo muchas ganas de volver a casa, pero supongo que fue un buen descanso de todo”.

Poco más de una semana después, dos hombres procedentes de la nación isleña de Kiribati, en el Pacífico Sur, fueron rescatados en el mar después de pasar siete días a la deriva en un bote.

Los pescadores habían partido del atolón de Tarawa la tarde del 30 de septiembre, con destino a la isla de Maiana a solo unas cuantas horas de distancia. Los hombres desaparecieron y fueron encontrados el lunes por un buque con bandera de los Estados Federados de Micronesia en aguas de las Islas Marshall, luego de ser localizados por la tripulación aérea de un avión de la Real Fuerza Aérea de Nueva Zelanda que realizó operaciones de búsqueda en un área de más de 18.900 kilómetros cuadrados, según Radio Nueva Zelanda.

Sigue a Gavin Butler en Twitter.