Clean Eating

Los fans de Deliciously Ella nos dicen qué piensan del 'clean eating'

Fuimos a una charla impartida por la bloguera y escritora de libros de cocina Ella Mills (a.k.a. Deliciously Ella), para saber qué opinan sus seguidores de la obsesión por lo "saludable".

por Daisy Meager
24 Agosto 2016, 1:00pm

"Oh, ella es la que corta calabacines en espiral. ¿Deliciously Ella? Más bien 'Deliciously Nunca Es Divertida'".

No es la crítica más elocuente, pero es una de las primeras cosas que escucho cuando llego a Wilderness, un festival de artes llevado a cabo en Oxfordshire a principios de este agosto.

Ella Mills —también conocida como Deliciously Ella— blogera, escritora de cocina y propietaria de un café, ha construido un imperio alrededor de un estilo de vida que afirma la curó del síndrome de taquicardia postural, un trastorno del ritmo cardíaco.

mae-deli-wilderness-festival

El puesto "The Mae Deli" en Wilderness. Foto de la autora.

Los asistentes reaccionaron así cuando vieron el puesto Mae Deli, el café londinense propiedad de Mills y su esposo. Junto a los matcha lattes y las chispas de coco a la venta hay un póster donde se anuncia una conferencia ofrecida por Mills al día siguiente.

Unos cuantos pasos más adelante, miro a otra chica observando el póster, voltea hacia sus amigos y dice: "Oh, ¿conocen a Deliciously Ella? Es la chica que tiene libros de cocina muy saludables y acaba de abrir un café".

Mientras más personas pasan frente a Mae Deli, el nombre de Mills es murmurado con distintos tonos de voz. Dentro de un espacio de diez minutos, soy testigo de un microcosmos de "limpios" contra "sucios" debatiendo.

LEER MÁS: Hablamos con 'Angry Chef' sobre los mitos alrededor de la comida

A menos que hayas estado escondido debajo de un árbol los últimos años, es difícil que no te hayas enterado del incremento constante de las cuentas en Instagram sobre clean eating (actualmente existen más de 24 millones de publicaciones usando ese hashtag) y la obvia respuesta de quienes comen "sucio".

quinoa-avocado-salad-clean-eating

Quinua y ensalada de aguacate. Foto vía Flickr usuaria Lauren Craig.

Por cada Deliciously Ella, hay una Deliciously Stella; una dando sermones sobre las bondades del jugo de kale, la otra preparando su dosis irónica de electrolitos a base de smoothies de coco. La diosa doméstica Nigella Lawson, quizá lo resumió mejor en una entrevista de Radio 4, cuando dijo: "El concepto de comer limpio implica que cualquier otra forma de alimentación es sucia o vergonzosa".

Sin Embargo, incluso Nigella no pudo resistirse a saltar a la moda de comer aguacate con pan tostado y usar chía ("solo porque los amo") en su programa de televisión más reciente.

Los escritores gastronómicos como Ruby Tandoh y Anthony Warner mejor conocido como The Angry Chef han expresado su opinión en contra de ciertos blogueros y de sus falsas credenciales como nutriólogos. Y parece que estamos confundidos, ahora más que nunca, acerca de lo que constituye una dieta saludable.

clean-eating-deliciously-ella-juice

Jugo de kale y espinacas. Foto vía Flickr usuaria Melanie Levi.

De regreso en Wilderness, decidí ir a Mills para descubrir lo que los conversos seguidores de Deliciously Ella —y sus amigos complacientes— piensan realmente acerca de nuestra nueva obsesión por la salud.

Primero, conocí a Hannah y Cathy, quienes arrastraron junto con ellas a su amiga Jasmine.

"No soy una persona muy sana. Simplemente estoy muy interesada en cómo funciona esto y supongo que en ser más saludable. Ellos son los que hacen todo más sano", Jasmine se encoge de hombros.

Y Hannah contesta en seguida: "Bueno, soy vegana y me interesé por el veganismo por cuestiones éticas y entonces comencé a informarme sobre la comida saludable".

No puedo evitar pensar en la crítica mencionada en un documental reciente de la BBC sobre los blogeros del clean eating, el cual parecía asociar el veganismo con las dietas peligrosamente restrictivas.

deliciously-ella-wilderness-attendees

Jasmine, Cathy y Hannah en Wilderness. Foto de la autora.

Hannah continúa: "No sé por qué Deliciously Ella y la moda de la salud se ha hecho tan popular. Creo que las personas están obsesionadas con verse sanos".

Sugiero una idea: las personas se preocupan más por parecer sanos, que por estar sanos.

Cathy interviene: "Bueno, es mejor que ser sano sea una tendencia en lugar de ser poco saludable".

Hannah añade: "Las personas que sigo en redes sociales están más preocupadas acerca de su alimentación ética, no les interesan las dietas extremas, pero pienso que algunas personas sí lo hacen [llevar dietas al extremo]. A veces es difícil diferenciarlos entre ellos".

Otra asistente, Emily, quien también obligó a su amigo a acompañarla, está de acuerdo con el sentimiento de división expresado por Hanna y los límites borrosos.

deliciously-ella-talk-wilderness-clean-eating

Emily y Dom esperando la charla de Deliciously Ella.

Ella comenta: "Me interesé por ser sana y la comida limpia hace un par de meses. Creo que el hecho de que Ella lograra curarse probablemente atraiga a muchas personas. Mucha gente tiene intolerancia a ciertos alimentos. Ella es como la luz al final del túnel".

Pero añade: "Igualmente opino que el clean eating podría ser peligroso, porque muchas cosas han sido desmitificadas alrededor de esa práctica. Hay elementos preocupantes como personas diciendo que son nutriólogos cuando en realidad no lo son".

LEER MÁS: Tu dieta vegetariana está acabando con el mundo

Le pregunté a otra pareja compuesta por una verdadera fanática y un chico que me da la explicación de "me trajeron".

"Tengo el libro de Ella y estoy muy interesada en comer saludablemente y en la cocina alternativa", dice la fanática.

Le pregunto si se apega a algún tipo de dieta "libre".

couple-deliciously-ella-talk-wilderness

Otros asistentes a la charla de Deliciously Ella en Wilderness.

"No. Bueno, de hecho dejé el trigo durante un tiempo, ¡pero ahora volví a comer de todo! Lo hice, porque pensé que quizá era alérgica al trigo", dice bajando el tono de voz. "Pero fui con el médico y no era alérgica".

Regresa el volumen normal de voz y dice orgullosamente: "¡Ahora he vuelto a comer todo tipo de pan!".

Logro quedarme sentada durante todas mis conversaciones en Mills sin decirle a todo el mundo "SOLO COMAN LO QUE QUIERAN". Pero el medidor de la pureza se dispara desde el principio, mientras Mills sube al escenario con la introducción: "Ella arregló su propia vida y luego ayudó a todos los demás".

Y cuando Mills revela a la audiencia que cuando se encuentra en casa sin nada sano termina "comiendo tres cajas de comida para llevar" (nos ha pasado a todos), me tengo que ir.

Porque, seamos honestos, comer menos carne y más verduras es probablemente lo mejor para ti y para el medio ambiente. Sin embargo, cuando el refrigerador está vacío y no puedes molestarte en ir a la tienda, no hay nada de malo en cenar un tazón de Zucaritas y una cerveza pérdida en el refrigerador.