Los huevos de tortuga son ilegales, pero ni siquiera saben bien

FYI.

This story is over 5 years old.

Los huevos de tortuga son ilegales, pero ni siquiera saben bien

En Nicaragua, los huevos de tortuga se comen casi crudos. Los probé y casi vomito.

En Nicaragua, los huevos de tortuga se comen casi crudos.

Se sumergen en agua hirviendo con ajo y cebollas por 30 segundos y se sirven sobre una ensalada de col, zanahorias, y un poco de yuca hervida. Lo huevos se sienten como pequeños globos de agua, pero un poco más resistentes. Las cáscaras son suaves; parecen pelotas de ping pong.

Para comerlos, remueves un poco de la cáscara de la parte superior del huevo, espolvoreas un poco de sal y limón y exprimes el saco dentro de tu boca. Yo probé esta delicia con mucho asco. Es viscoso y soportable hasta que te deja un sabor a rancio. Me provocó náuseas, tuve que cubrirme la boca con las manos para detener el vómito, y después me metí a la boca un montón de yuca para cambiar el sabor tan desagradable que me quedó.

Publicidad

Me han dicho que los huevos de tortuga son afrodisíacos, y a algunas personas les gusta ir detrás de ellos con un shot de ron. Comúnmente también se consumen en sopa con un poco de leche, cebollas, pimientos, cilantro, ajo y sal.

Son como shots de ostión, pero no tan sabrosos y además comerlos es algo extremadamente irresponsable con el medioambiente. Casi todas las especies de tortuga de mar están en peligro de extinción. El cambio climático ha tenido un fuerte impacto en los sitios donde anidan, pero la caza furtiva humana ha sido uno de los factores más importantes por el cual están en riesgo de desaparecer.

turtleeggs_22451608106_d8b255fd24_o

Restaurante El Silencio en Nicaragua. Foto del autor.

Estoy en el restaurante El Silencio, en León, Nicaragua, donde la dueña Johanna Araoz me platica abiertamente sobre su negocio, que lleva desde hace 20 años. Un plato de seis huevos de tortuga cuesta 170 córdobas (casi $6 dólares). Me cuenta que compra cuatro docenas a la semana, y que en los últimos cuatro años los precios se han disparado de manera significativa debido a los esfuerzos de conservación. Los huevos casi siempre se agotan rapidísimo con su proveedor.

"Se vuelve cada vez más caro comprar huevos de tortuga", me dice. Ahora ella obtiene una docena por 140 córdobas ($5 dólares). Pero hace unos cuatro años, eran 44 córdobas por temporada ($2 dólares). Los sigue comprando porque a la gente le gustan, llevan tiempo siendo parte de la historia culinaria de Nicaragua, ya que fueron una fuente importante de alimento para todos durante la Guerra Contra, cuando la comida era escasa.

Publicidad

También son sumamente ilegales, ya que han sido prohibidos en Nicaragua como fuente de alimento desde el año 2005. Pero por supuesto que no hay mucha regulación al respecto.

La ciudad de León está cerca de la Costa Pacífica, donde de tortugas marinas van a anidar cada año. La incubación ocurre durante todo el año, pero la temporada alta va desde septiembre y hasta febrero.

Los huevos son especialmente vulnerables en Nicaragua. El país centroamericano tiene algunos de los más largos tramos de playas aisladas de la Costa del Pacífico, y las playas subdesarrolladas son hábitats clave de tortugas marinas, pero esto también hace que los huevos sean extremadamente susceptibles a la caza furtiva.

"Los huevos son recolectados en cualquier playa en Nicaragua que no tenga un guardabosques", dice Sarah Otterstrom, directora ejecutiva de Paso Pacífico, un grupo que trabaja para la conservación de los ecosistemas de América Central. "La gente y los pescadores salen por la noche y caminan por las playas durante toda la noche. Cada nido tiene 100 huevos. Estamos hablando de millones de huevos de tortuga que se toman cada año".

De regreso al restaurante, toque el tema de la protección con Araoz. "Es legal. Los que colectan sólo toman algunos huevos y no lo hacen cada mes", dice.

turtleeggs_22477591885_0194c648de_o

Huevos de tortuga.

"Eso solía ser cierto, antes de 2005", Otterstrom aclara. "El gobierno designó el 10 por ciento de todo lo que los huevos fueron anidados a la comunidad. Yo era testigo de la mala gestión de ese sistema. El diez por ciento era un número arbitrario. [Tener] el control de la distribución de los huevos le dió al gobierno un enorme poder sobre la comunidad. Eso provocó una relación violenta".

Publicidad

En 2004, se lanzó una campaña en contra de la recolección de tortugas marinas en Nicaragua, lo que generó una tormenta mediática. En respuesta, en 2005, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales emitió una resolución en la que se prohíbe toda la caza, la pesca, la captura, el consumo y el uso de las tortugas marinas de todas las especies en todo el territorio nacional de Nicaragua.

Araoz subraya que sólo vende huevos de tortuga de Olive Ripley, y no los que están críticamente en peligro como los de Hawksbill o Leatherback. Ella parece bastante seria en su argumentación.

Pero las tortugas de Olive Ridley, las más pequeñas y abundantes de las tortugas marinas, también están amenazadas. Están listadas como vulnerables por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. "También, es realmente difícil distinguir una especie de huevo de otra", Otterstrom agrega. "Realmente no es fácil saberlo".

A pesar de la prohibición, los huevos de tortuga son vendidos prolíficamente en todo el país. Se encuentran en todas partes, desde puestos hasta restaurantes y mercados.

Photos by the author.

"Lo difícil es que los huevos de tortuga marina podrían ser recolectados de manera sustentable", dice Otterstrom. "Pero el problema es que se requiere de regulación estricta del comercio y eso en realidad no es factible en Nicaragua.

Desde un punto de vista culinario, no estoy muy seguro de por qué este platillo es tan querido. Los lugareños me dicen que los huevos son un energizante sexual preciado y por lo general amado por los hombres. El folclore común también dicta que son buenos para los niños, ya que contienen muchas vitaminas.

Perono me convence. Me parecen asquerosos y no entiendo por qué insistir en comer algo que está en peligro de extinción si ni siquiera está rico.

"Comer huevos de tortuga es una tradición", las palabras de Araoz hicieron eco en mi cabeza. "Es controversial, pero la cultura es primero".

Mi estómago comienza a sentirse raro después de comer huevos de tortuga y hago muecas por el sabor desagradable y ligeramente metálico que me dejó, Leí en Internet que los huevos de tortuga crudos pueden causar daños a la salud por la salmonella.

Concluyo que no vale la pena. No para las especies en general, no para la salud personal y definitivamente no para el paladar.