Malas noticias, el hielo ártico se está rompiendo

"Esto encaja exactamente con nuestras expectativas sobre el cambio climático a largo plazo".
Hielo ártico que se derrite
Imagen: NASA

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

En los próximos días, se espera que Groenlandia experimente altas temperaturas a medida que el sistema climático que alimentó la segunda ola de calor de verano en Europa se dirija al norte y al oeste. Los científicos advierten sobre lo que podría ser un derretimiento récord en la superficie de la capa de hielo del norte, que también puede afectar el hielo marino que rodea la isla.

Publicidad

Es solo la última manifestación de la fiebre alta que azota el Ártico en un año en el que el hielo marino está descendiendo a niveles récord y Groenlandia ya ha pasado por un importante evento de derretimiento en junio. Y ya sea que 2019 se convierta o no en un año récord para las pérdidas de hielo del Ártico en tierra o en mar —lo cual es posible, según los expertos— los años de pérdidas extremas de hielo como este son consistentes con un patrón de transformación rápida que tiene lugar en el norte debido al cambio climático causado por el hombre.

"Esto encaja exactamente con nuestras expectativas sobre el cambio climático a largo plazo", dijo a Motherboard Zack Labe, científico climático y candidato a doctorado en la Universidad de California Irvine, hablando de las condiciones del hielo de este año.

La ola de calor que llega actualmente a Groenlandia es cortesía del mismo patrón climático que causó que Europa occidental experimentara su día más caluroso jamás registrado el jueves: una masa de aire fuerte y de alta presión asociada con temperaturas moderadas. Ese sistema climático migró a Escandinavia este fin de semana, rompiendo récords de calor en el sur de Finlandia y causando que muchos lugares de Noruega experimentaran el domingo lo que el servicio meteorológico nacional describió como "noches tropicales".

Ahora el clima cálido se está trasladando hacia el oeste. Los modelos meteorológicos predicen que las temperaturas en Groenlandia podrían elevarse hasta 10 grados centígrados por encima de lo normal el martes y miércoles, con un calor extremo que podría envolver una vasta franja de la capa de hielo. Twila Moon, glacióloga del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo, dijo a Motherboard que los pronósticos actuales sugieren que es probable que este sea el segundo evento de derretimiento más grande de Groenlandia en términos de extensión aérea desde que comenzaron a guardar registros en la década de 1950.

Publicidad

Ya ha sido un año triste para el hielo en el Ártico. Ruth Mottram, una glacióloga del Instituto Meteorológico de Dinamarca, le dijo a Motherboard que Groenlandia experimentó un invierno inusualmente seco, lo que significa que se acumularon menos nevadas de lo habitual. Cuando comenzó la temporada de deshielo del verano, la nieve que se había acumulado comenzó a desvanecerse, exponiendo el hielo glaciar descubierto. El hielo descubierto es más oscuro que la nieve, lo que significa que su reflectividad, o albedo, es más baja y absorbe más calor, lo que acelera el derretimiento.

"Así que es una retroalimentación", dijo Mottram.

A mediados de junio, una ola de clima excepcionalmente cálido desencadenó un evento de derretimiento que abarcó casi la mitad del hielo de Groenlandia en su punto más alto, algo que es muy inusual a principios de año. Según el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo, se perdieron alrededor de 80,000 millones de toneladas de hielo en el transcurso de todo el evento del 11 al 20 de junio.

Las pérdidas de hielo han continuado a ritmo acelerado durante julio a medida que el albedo a lo largo de los márgenes de la capa de hielo, donde el derretimiento es más alto, descendió hasta un nivel récord. Mottram dijo que hasta el domingo, Groenlandia había perdido 177,000 millones de toneladas de hielo este mes, muy por encima de lo que los científicos normalmente esperarían incluso en el pico del verano. Mottram estaba "segura de que habría un derretimiento elevado" en Groenlandia nuevamente esta semana. Sin embargo, ella advirtió que el sistema meteorológico entrante también está llevando mucha humedad, y las nevadas en elevaciones más altas podrían contrarrestar algunas de las pérdidas.

Publicidad

Actualmente, 2012 tiene el récord tanto del mayor evento de derretimiento individual como de las mayores pérdidas de hielo en un solo año en Groenlandia. Si bien es demasiado pronto para decirlo con certeza, Moon dijo que "si analizamos el alcance total del evento de derretimiento que esperamos, tendremos una pérdida de hielo que podría rivalizar o incluso establecer un nuevo récord" este año.

El clima cálido también puede tener algún impacto en el hielo marino que aún se cierne alrededor de la costa noreste de Groenlandia. El hielo marino del Océano Ártico está descendiendo a un nivel récord en este momento, y al igual que con Groenlandia, existe la posibilidad de eclipsar el mínimo histórico de septiembre de 2012.

Mark Serreze, del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo, dijo a Motherboard que dependerá mucho de los patrones climáticos durante el resto del verano. Pero, agregó, "cada día que pasa que continuamos con un mínimo histórico aumenta la probabilidad de que establezcamos un nuevo mínimo histórico".

Aunque no fijen un nuevo récord, las pérdidas de hielo marino en el Ártico han sido dramáticas este año, particularmente en el Mar de Laptev al norte de Rusia y en los mares Beaufort y Chukchi al norte de Alaska, donde el hielo se encuentra actualmente en un estado de "colapso", como lo aseguró el climatólogo estatal Rick Thoman en Twitter. A Labe le preocupaba lo que significaría el estado disminuido del hielo marino de Alaska para el congelamiento que ocurre cada otoño.

Publicidad

"Tengo que preguntarme cuánto va a afectar y retrasar el congelamiento este otoño", dijo. "Hay muchas aguas abiertas".

Por supuesto, el derretimiento que está ocurriendo este año, y el que tuvo lugar en 2012, no pueden verse solo como eventos únicos. Como señaló Labe, estos picos son parte de un patrón de cambio rápido a más largo plazo que tiene lugar en todo el Ártico, donde las temperaturas aumentan aproximadamente el doble del promedio global. Y eso tiene consecuencias para todo el planeta.

Las pérdidas de hielo de Groenlandia ya han provocado que los niveles mundiales del mar aumenten aproximadamente 1.2 centímetros, y la tasa de aumento se está acelerando a medida que el hielo se derrite más rápido. Un estudio publicado en junio descubrió que si las emisiones continúan aumentando a su ritmo actual, el derretimiento de Groenlandia podría elevar el nivel del mar hasta 30 centímetros para fines de siglo. Si toda Groenlandia se derritiera, los niveles mundiales del mar aumentarían unos siete metros.

La pérdida de hielo marino en el Ártico no contribuye al aumento del nivel del mar. Pero su dramático declive en los últimos 30 años está teniendo otros impactos, desde acelerar la erosión costera e interrumpir las actividades de caza y pesca nativas, hasta alterar la cadena alimentaria del Ártico desde su base. Además, a medida que las superficies brillantes y reflejantes dan paso al agua oscura del océano, el Ártico está absorbiendo más energía del sol, amplificando el calentamiento y acelerando el derretimiento. Incluso puede haber conexiones entre esta amplificación del Ártico y la corriente a chorro que pueden influir en los patrones climáticos más al sur.

Lo que suceda con el hielo del Ártico —esta semana, este año y en las próximas décadas— se sentirá mucho más allá de sus bordes, que se derriten y retroceden.