Comida

Los lattes en aguacates nos hicieron perder la fe en la humanidad

A un güevón en Australia se le ocurrió hacer un perico en la cáscara de un aguacate y todo el mundo empezó a imitarlo. Craso error.
23.5.17
Foto vía usuario de Instagram ozeatingwa

Este artículo fue publicado originalmente en Munchies, nuestra plataforma dedicada a la comida.

Como la campaña presidencial de Donald Trump, los lattes en aguacates comenzaron como un chiste, pero luego se volvieron un prospecto terriblemente real. Hace unos días, un barista aburrido subió un video a Instagram en el que servía descuidadamente un latte al interior de la cáscara de un aguacate recién vaciado y, probablemente, pensó que todo quedaría ahí. Pero no. Como estamos en 2017 y comemos todo lo que tenga un puto hashtag, los clientes comenzaron a preguntarlo en su café en Melbourne, Australia.

Sí, por ahora el 'agualatte' ('avolatte') es real. Según la Australian Associated Press, la mañana del lunes el Café Truman vendió cuatro de esas ridículas bebidas, entregándolas con cuidado a sus clientes al mismo precio que un café normal.

"Quizá algunos pensaron que era un chiste, pero la comida está hecha para ser divertida, está hecha para ser un arte", dijo Jaydin Nathan, barista principal y Dr. Frankenstein hípster del Café Truman. "A algunas personas no les gusta [el chef] Heston Blumenthal, así que supongo que todo depende de la forma como lo veas".

Veo todo esto con desagrado, porque no hay otra forma de verlo. Incluso el mismo Nathan pensaba igual cuando habló el lunes con algunos medios. "Creo que es ridículo", le contó a news.com.au. "Es, literalmente, café sobre un pedazo de basura".

Muy tarde, Nathan. MIRA LO QUE HICISTE. Ahora hay imitadores de los cafés en aguacates en todo Instagram, creados tanto por baristas de verdad como por cualquier imbécil que se aguanta las ganas de echárselo encima como tratamiento para la piel.

Todos necesitan dejar a un lado sus aguacates rellenos de tinto y leche, respirar profundo y pensar sobre lo que han hecho. No pidan esto. Déjenlo morir lentamente antes de que le agreguen crema chantilly y le pongan chispitas rosadas y lo empiecen a vender en Starbucks. ¡No lo dejemos reproducirse!

MUNCHIES intentó comunicarse con el Café Truman para entender por qué habían desatado esta bebida del infierno sobre la humanidad pero no han respondido.