Memoriales en México: una práctica poco común, que podría extenderse tras el 19S
Los mexicanos necesitan de este memorial para tener un sitio donde poder llorar sin que los juzguen. Foto por Ollin Velasco.
VICE News

Memoriales en México: una práctica poco común, que podría extenderse tras el 19S

La matanza de estudiantes ocurrida en 1968 tiene apenas un espacio para la memoria en la Torre de Tlatelolco; los más de 10.000 muertos por el terremoto de 1985, ni eso. Expertos nos dicen porqué.
10.11.17

Las víctimas del terremoto del 19 de septiembre tendrán un lugar a donde llevarles flores en la Ciudad de México. Los escombros del que fuera el edificio Álvaro Obregón 286, en la colonia Roma, serán totalmente removidos para erigir un memorial alusivo al desastre que cobró la vida de 369 personas en todo el país.

En México la cultura o construcción de memoriales no es tan común como en otros países. A pesar de que miembros de la sociedad civil ya pugnaban por esta iniciativa desde las primeras semanas después de ocurrido el sismo, no fue hasta el domingo pasado que el gobierno de la ciudad dio el anuncio de su construcción.

Publicidad

Los memoriales tienen una función muy específica. El nombre lo dice todo. Su función es conservar la memoria de un hecho, persona o grupo de personas ya fallecidas. Alrededor del mundo, eventos paradigmáticos como el Holocausto judío, el ataque a las Torres Gemelas en Estados Unidos y la Guerra Civil Española inspiraron monumentos conmemorativos en Berlín, Nueva York y la municipalidad de San Lorenzo, respectivamente.

La matanza de estudiantes ocurrida el 2 de octubre de 1968 en México tiene apenas un espacio para la memoria en la Torre de Tlatelolco; los más de 10.000 muertos por el terremoto del 19 de septiembre de 1985, ni eso.

¿Por qué un país con tantos muertos casi no erige memoriales?

Olivia Bloch es florista profesional, nació en Estados Unidos y fue de las principales promotoras del memorial simbólico hecho con flores que se instaló en el Parque México —que se encuentra en una de las zonas más afectadas— los días posteriores al terremoto de 7.1 grados.

Dice estar sorprendida de que, aunque los mexicanos rinden fervorosamente culto a sus difuntos cada 1 y 2 de noviembre, normalmente no les erijan memoriales después de tragedias como esta. En su país, dice, es de lo primero que se hace.

La idea del memorial efímero que se instaló en este parque de la colonia Condesa fue idea de Daphne Tovar, una amiga de Olivia que se dedica a lo mismo. La noche después del sismo contactó a seis de sus colegas y les propuso pedir donaciones de flores a mercados capitalinos.


Relacionado: Las grietas psicológicas que el sismo le dejó a los mexicanos.


Todas se sumaron a la iniciativa y al mediodía siguiente se dieron cuenta de que con lo que les habían regalado en el mercado de Jamaica y Medellín era suficiente, porque la gente seguía llevando más y más, de forma voluntaria.

Ellas son las floristas que hicieron posible el memorial de flores en el Parque México. Imagen vía Ollin Velasco.

A una semana de que empezaran, la ofrenda ya tenía alrededor de 4.000 flores y hasta dos sedes alternas.

Según Olivia, la función del memorial es eminentemente social. "A todos nos dolió mucho el desastre, pero no todos lo hemos exteriorizado y necesitamos un espacio como este para desahogarnos".

Un país al que no le gusta llorar en público

Rocío Arza Islas es Doctora en Psicoanálisis por el Instituto Mexicano de Psicoanálisis AC (Impac) y dice que la razón principal de la ausencia de memoriales es que los mexicanos, en general, no saben encarar sus sentimientos.

"Nuestra cultura suele tener símbolos muy significativos que juegan con el concepto de muerte. Sin embargo, no hacemos realmente una conexión con ella, porque eso implica hacer introspección. Y los mexicanos somos expertos en alejarnos de nuestras emociones", afirma la especialista.

Publicidad

No es tan fortuito que existan arquetipos como el del "macho" que no sabe lo que es llorar. Durante este mes y medio que ha pasado tras el terremoto, dice ella, los mexicanos han hecho una suerte de negación de la realidad para poder seguir adelante con su vida, sus trabajos y sus pérdidas.

"De esta forma pueden ocultar el hecho de que están deprimidos, sufren ataques de pánico o han desarrollado trastornos obsesivo-compulsivos. En este país no existe una cultura de la salud mental. La aceptación de tener una enfermedad emocional implica asumirse como vulnerable y, por consiguiente, es algo que se evita", explica.

Para Arza Islas, la llegada de este memorial alusivo a un suceso tan doloroso para los mexicanos va a ser una confrontación a toda una cultura de no introspección.

Los mexicanos aún tienen muchos sentimientos reprimidos tras el 19S, que incluso podrían generarles trastornos mentales. Imagen vía Ollin Velasco.

"Espero que termine por ser un lugar al que los ciudadanos se acerquen para llorar y quebrarse. No es hasta que una persona se quiebra, que sale a la superficie la afección mental que trae cargando".


Relacionado: México 'festeja' el año más letal en su historia este Día de Muertos.


Por tanto, insiste, esto debería ser también un llamado de atención a las autoridades para que se dieran cuenta de lo sumamente importante que es la cultura de la salud mental en una sociedad con características tan especiales como las de México.

286: una ofrenda para víctimas y sobrevivientes

En el edificio colapsado de Álvaro Obregón 286 murieron 49 personas. No obstante, también fue el inmueble de donde rescataron a más con vida: 29. Aunque aún no hay mayores datos sobre cómo será el memorial que se construirá ahí en su honor, ni quién se encargará de ello, el anuncio ya genera expectativas.

El edificio de Álvaro Obregón 286 será un símbolo del 19S en México, por siempre. Imagen vía Diego Simón Sánchez/Cuartoscuro.

De acuerdo con el gobierno capitalino, expropiarán el predio a la brevedad y tomarán en cuenta la opinión de vecinos y familiares de personas fallecidas ahí para definir su diseño.

Al respecto, Daphne Tovar, la florista del memorial simbólico de flores, dice que es importante considerar que iniciativas como esta deben ir enfocadas tanto a los familiares de las víctimas que fallecieron en el temblor, como a la sociedad en general.

"La idea es reconocer a la gente que se fue y celebrar a los que se quedaron. Con todo, ellos son los verdaderos héroes de esta tragedia".

Sigue a Ollin Velasco en Twitter: @ollinvelasco

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs