feminismo

Mierdas a favor del feminismo: así es la mente detrás de 'Eres una caca'

Hablamos con la creadora de una de las cuentas de Instagram más originales y oportunas de los últimos tiempos.

por Jordi Llorca
16 Mayo 2018, 3:00am

Todas las fotos por el autor

Un vendaval, una centella, una supernova con cantidades ingentes de energía, positividad e imaginación se esconde bajo la serie de Instagram Eres una caca. Lula Gómez, argentina especialista en stop motion que se instaló hace 16 años en Barcelona, me abre las puertas de su piso-estudio para enseñarme cómo ha creado desde el feminismo, la crítica y el sarcasmo una de las cuentas más originales y oportunas de los últimos tiempos.

Gran parte de sus inquietudes confluyen en el stop motion y la abalan un buen puñado de proyectos publicitarios y de cortometrajes, la fundación de La Academia de Animación y el compromiso al feminismo desde que lo descubriera (de verdad) hace más de un lustro.

Lula moldea la siguiente caca mientras charlamos con una caca-diarrea despavorida obsevando

VICE: Hola, Lula. Cacas de plastilina contra el patriarcado y el machismo. ¿Cómo surgió?
Lula: Yo tenía una idea previa que era hacer unas frutas con caritas que dijeran una frase de mierda de cualquier persona de mierda, tipo obrero machista votante del PP, o cualquier cuñadez. El plan era que en medio de la frase de mierda, entrara una mano con un cuchillo, la cortara por la mitad y se escuchara de fondo: “¿Queréis manzana?”. Era el mismo formato con esa “justicia” que viene a salvar todo.

Jordi, mi marido, me recordó que The annoying orange triunfó en las décadas de 1990 y 2000. Ya no la podía hacer, pero quedó el formato, que me gustaba. Así que pensé: Tiene que ser estrictamente feminista de cacas que se pisan. Me hacía mucha gracia. Hice el primero y lo colgué en mi cuenta personal pensando que me iba a caer una lluvia de haters. Creía que le iba a hacer gracia a mis cuatro amigas y que me cerrarían la cuenta, pero mira, no: estalló en noviembre y todavía no lo puedo creer.


MIRA:


El primer vídeo se lo enviaste a bastantes influencers o personas con reconocimiento, como la ilustradora Flavita Banana. ¿Qué consejos te dieron?
Sí, soy muy caradura y, sin conocerlas de nada, se lo envié a Flavita, a Raquel de Lola Vendetta, a actrices feministas argentinas como Bimbo o Malena Pichot, de la que te recomiendo el especial de Netflix. Me respondieron todas y compartieron el vídeo.

En especial Flavi me escribió y me dijo que sacara el vídeo de mi cuenta, le creara una al proyecto y que hiciera una serie con episodios semanales. Yo solo pensaba que estaba nerviosa porque me hablaba con ella [Risas]. Creé la cuenta, se lo dije y lo compartió en sus stories. Fue un flash. Tuve que quitar la vibración del móvil porque se viralizó. Al principio iba respondiendo los comentarios hasta que me di cuenta que no podía con tantos.

La escuela alberga una decoración recargada con todo tipo de proyectos, como este que pertenece a un corto de alumnos de la escuela

Hablemos del proceso creativo para crear cacas de mierda, nunca mejor dicho. ¿Cómo es?
Por ahora es muy visceral, una catarsis. Hay cosas nuevas, de actualidad, como los dos capítulos de La Manada. Pero de los veinte capítulos que hay hasta ahora (ya veintiuno), la mayor parte tiene que ver con el backup que tengo yo o lo que le he escuchado a alguna amiga.

Cuando abrí la cuenta, puse como subtítulo de la serie “Justicia feminista”. Aunque la justicia real es patriarcal, en este espacio, y riéndonos, podemos encontrarla. Me doy cuenta de que a las seguidoras les pasa lo mismo. Muchas me dicen, “¡La quiero pisar yo! ¡Písalas más!”. Eso en cuanto a guion. Después tenemos la creación de la caca en sí. ¡Es tan divertido! Hubo un momento después del sexto o séptimo capítulo que se me acabaron las ideas. Cometí el ERROR de buscar cacas en Google. De verdad, no lo hagas. Todavía tengo pesadillas. Así que simplemente agarro la plastilina y voy jugando, para hacer formas distintas con colores de fondo que combinen. Algo muy simple.

A veces, si se trata de una alusión a alguien en especial, como la primera que hice a un cantante argentino desagradable, una especie de dinosaurio, hago accesorios para identificarlo, como unas gafas de mafioso y demás props —accesorios dentro del mundo stop motion—.

"Creo que el éxito se debe a la idea de fondo de la justicia feminista y a que alegra y sorprende ver humor feminista, vernos siendo sarcásticas y agresivas, que son dos cosas que se nos niega en público"

¿Qué crees que es lo que gusta tanto de Eres una caca? Llamas la atención, no solo del público, sino también de gente con reconocimiento social.
Últimamente estoy muy pesada con la filósofa Ana de Miguel. En una de sus charlas dijo que a las mujeres nos faltaba épica. Si ves una película de EE. UU. en la que se ve un equipo de béisbol de mierda de Michigan jugando un torneo de pueblo, parece que están salvando el mundo. Los hombres son los dueños de la épica y es muy importante poseerla a nivel comunicativo. Las mujeres nos encargamos de cosas en la cultura que consumimos que no tienen ninguna épica.

Estamos dejando de acatar la orden de que entre nosotras no nos íbamos a llevar bien. Teníamos que competir y nos íbamos a envidiar. Muchas nos lo creímos durante muchos años. Yo tengo 41 años y soy feminista desde hace 6. Por eso cuando veo a los jóvenes hablando de feminismo con 20 años, me emociona porque yo a su edad estaba en otras cosas.

Imagino que el éxito tiene que ver con la idea de la justicia feminista, aunque sea en una serie de cacas. También con lo que alegra y sorprende ver humor feminista, siendo sarcásticas y agresivas, que son dos cosas que se nos niega en público.

La creadora de Eres una caca asegura que el feminismo es un proceso desgarrador que te parte la vida para ofrecerte otra mucho mejor

Eres una caca refleja la mujer de este siglo. ¿Cuál es el papel de la mujer en el siglo XXI?
Tiene que ser un papel de presencia y combate. Es muy dura la lucha, aunque ahora estamos todas contentas en plan: “¡Yo también lo soy! ¡Somos todas feministas!”, que tampoco es verdad. Pero creo que tenemos que ser conscientes de que en nuestro entorno pensamos que todo lo que está pasando es genial, luego sale el fallo de La Manada y nos tapa la boca a todas.

El patriarcado es un sistema muy poderoso que lo tiene todo: el poder, el dinero, el espacio público, la educación, la cultura… Lo tiene todo para perpetuarse. Lo único que puede frenarlo es nuestra lucha, pero no va a ser una lucha de purpurina.

A mí me pasa que desde hace ya un tiempo no aguanto según que comentarios o según que comportamientos de ciertos amigos o personas de mi entorno. ¿Cuál es el papel de los hombres en todo esto?
Actitud combativa hacia los hombres. Quizás está la sensación de “¿por qué no puedo ser feminista? También quiero serlo”. Claro que se puede, aunque hay que saber cuál es el lugar de cada uno. Es un movimiento en el que no puede haber hombres ocupando el sitio de las mujeres. Al menos en los ámbitos que estamos creando nosotras, no tiene sentido que no seamos nosotras quienes marquen el camino porque en los demás ámbitos no estamos.

Por eso creo que las feministas estamos tan celosas de nuestros espacios. El día que esté todo igual, nos repartimos lo que quieran, pero ahora mismo hay un espacio que tenemos que cuidar mucho. Los hombres feministas o aliados, tienen mucho que hacer en los suyos. Eso que tú dices. De repente miras a tu alrededor y, no solo no te cae bien algún comentario, sino que pude caerte mal el propio amigo. Es todo un tema.

En general hay un hastío en este reclamo, que se nos asigna a las mujeres por ser mujeres, que es el papel de cuidados y educación. Está esa exigencia de que nosotras tengamos que explicar el feminismo. Además con esa actitud masculina de “va, estoy aquí, explícame de qué va”. No te voy a explicar una mierda. Ves a Google y lo buscas. ¿Verdad que puedes buscar cualquier cosa que te pase por la cabeza? Googlea a ver si te interesa también el feminismo. Así que a leer libros, ver vídeos de Ana de Miguel y a recomendarlo entre el entorno de los hombres. Esa es la tarea de los hombres.

La caca que forjó con sus manos durante la entrevista es adorable, pero seguramente con un interior deleznable de cuñao

También están los y las que dicen que con agresividad no se hacen las cosas.
Esas vueltas dialécticas que hacen para terminar justificándose son maravillosas. Seguro que todos hemos escuchado en nuestro entorno a alguien quejándose de la agresividad del feminismo, pero ven “normal” que hayan 44 muertes por violencia doméstica en 2017 en España. Ese nivel de medir la agresividad cuando la tienen cerca, la cercanía de la amenaza. ¿Qué incidentes ha habido estos días? Los jueces dijeron que la reacción era exagerada por parte del pueblo. ¿Exagerada? Lo que les parece agresivo, es que sus privilegios se vean amenazados, sean conscientes o no de ello.

"Lo que a los hombres les parece agresivo es que sus privilegios se vean amenazados, sean conscientes o no de ello"

Con todo lo que estamos viviendo estos días con chicas que al fin hablan de abusos por parte de fotógrafos, cantantes y demás, se ha abierto un debate en torno a qué es cortejo y qué no. ¿Qué opinas al respecto?
La diferencia entre ligar y abusar tiene que ver con la posición de poder del hombre en ese momento. Puede ser el profesor, el tío, el padre, el músico que te gusta, el famosete de mierda de YouTube: el que sea. La diferencia está ahí, en utilizar esa posición que sabes que para ti es una ventaja y manipular la situación para lograr cosas que la chica no está segura de hacer o no. Está muy claro y es muy específico, a la vez que muy común y sistemático.

Muchísimas gracias, Lula. Que no se frene la lucha.
Que así sea. Gracias a ti.

'Eres una caca' actualmente cuenta con 21 episodios y con 77.200 seguidores en Instagram.