Intenté descargar música de las páginas ilegales de mi adolescencia

¿Qué pasó con Limewire, Kazaa, y Soulseek?
26.7.16

La época dorada de las descargas ilegales

Este artículo apareció originalmente en VICE UK.

Todo empezó con Lars Ulrich. Antes de demandar a Napster en el año 2000 ––y ganar–– la descarga ilegal ni siquiera era ilegal. Nadie sabía lo que era. Pero después de ese caso, cientos de músicos y disqueras perjudicadas, así como varios países, intentaron detener a gente como yo que descargaba la discografía completa de Limp Bizkit gratis. Justo ayer, se le pidió a Isohunt ––una página pirata que no tenía ningún archivo como tal, pero que redireccionaba a páginas en las que podías bajar música––, que pagara más o menos 50 millones de dólares a un grupo de industria musical llamado "Music Canada". El gobierno británico está planeando dar una sentencia de hasta 10 años por las ofensas más serias, según la Oficina de Propiedad Intelectual.

Publicidad

Claro, cuando Napster salió, empresas como Virgin Megastores y Tower Records cobraban al rededor de 40.000 pesos por un álbum y casi siempre más por una película o una colección. La industria del entretenimiento generalmente menospreciaba al público, y la gente se sentía estafada. Así que había cierta satisfacción en joderlos y poder descargar terabytes de música gratis. Si necesitas compararlo con algo de hoy, es como si alguien construyera una línea férrea justo al lado de cada línea de Amtrak y no se cobrara nada por el servicio; luego Amtrak diría, "sí, sabemos que esa línea gratis existe, pero lo correcto es que nos apoyen".

Pero eventualmente la industria de la música entendió que no podía sólo sermonear a la gente, y entonces creó formas de descarga legal mucho más económicas, así como servicios de streaming. Todo esto mientras iban cerrando las páginas que casi destruyen su negocio.

Esa táctica funcionó, y hoy ––como todo el resto del mundo–– estoy más cómodo navegando en los catálogos de YouTube y Spotify, en vez de arriesgar mi computador con software sospechoso. Pero de todas maneras me pregunto qué pasó con esas viejas páginas piratas, si todavía existen en algún cementerio del Internet o si ya todas fueron eliminadas.

Así que, como me estaba sintiendo un poco deprimido, decidí descargar "The Sound of Silence" de Simon and Garfunkel, en todas las páginas piratas, para ver si alguna de ellas había revivido en mi ausencia.

Publicidad

Primero, los que lo empezaron todo, Napster.

Esto es lo que sale cuando entras hoy en día a Napster: una página con la apariencia de un servicio de streaming genérico similar a Apple Music o Spotify. Aparentemente, después de ser demandado varias veces, Napster decidió cerrar su versión pirata original. Pero después de haber sido comprado por Best Buy, y de fusionarse con Rhapsody, se reinventó como un servicio de streaming pago (mejor dicho, se vendieron al puto sistema). No podré encontrar una copia gratis del clásico de folk aquí.

Lo siguiente que intenté fue Pirate Bay, pero cuando intenté entrar, simplemente me salió una lista de otras páginas.

Me metí a los que sonaban más atractivos, como "fastpiratebay.co.uk" o "thepiratebay.uk.net", pero todas las veces llegaba a páginas que decían "no se pudo encontrar". Resulta que la página sueca, después de muchas redadas a sus oficinas, de demandas y arrestos, había sido bloqueada en algunos países y además se prohibía mencionarla en redes sociales como Facebook. Podría evitar esos bloqueos usando TOR o algún otro navegador de la deep web, pero no, no soy Johny Lee Miller de Hackers. Sólo necesito escuchar un poco de Simon and Garfunkel para sentirme mejor, así que decidí seguir avanzando.

En mi adolescencia, el más popular de los sitios de descarga siempre fue Limewire. Sí, tenía más virus de los que podrías imaginarte, y era muy lento, pero era increíblemente amigable con el usuario. Por eso fue una lástima cuando intenté dar click en www.limewire.com y encontrarme con otra página de "no se pudo encontrar". Busqué varias opciones de descarga y casi me voy por la de la foto de abajo, pero luego pensé en todos los virus que jodieron mi computador y decidí hacer una pausa.

Después de investigar un poco, encontré que Limewire había sido cerrado en 2010 después de varias demandas, así que no había versiones nuevas que funcionaran. Entendí con algunas wikis que no sólo no funcionan las versiones viejas, sino que además están llenas de trojan horses (un virus), y no quería correr el riesgo y no poder terminar este artículo.

Así que intenté con Kazaa, la alternativa a Limewire con más vírus.

Pues, bueno… Mierda.

Entonces fui a Soulseek, el viejo y confiable Soulseek. Soulseek era el P2P que peor se veía y el menos amigable con el usuario. Era la página de descargas ilegales que tu hermano mayor usaba. De pronto por esa razón es que la gente no se molestó en tumbarla de Internet y, vea pues, sigue funcionando.

Me ofreció una descarga gratis del programa. Después de abrir el archivo, mi antivirus se volvió un poco loco pero, ¿acaso me iba a rendir ahora que estaba tan cerca de escuchar los dulces sonidos de S&G? Ni loco. Así que seguí y busqué el tema de 1964, y no me decepcioné. Salieron un montón de versiones de inmediato.

Y no es como antes, además. No hay que esperar con un té mientras se descarga. 30 segundos después, esto pasó:

¡Sí! ¡Por fin! Después de tres horas de haber sido rechazado por muchas páginas piratas, conseguí lo que buscaba en Soulseek. Ahora podía disfrutar de los delicados y desgarradores sonidos de "Sound of Silence", justo como hacía con Limp Bizkit hace tantos años.

¿Y ahora qué? Primero, quiero disculparme con Simon and Garfunkel. Ya borré la canción de mi computador y ahora la estoy escuchando gratis por YouTube, aportándoles 0.0003 centavos de dólar. Segundo, la industria de la música ha hecho un gran trabajo al hacer que la descarga ilegal sea tan difícil y molesta, y el servicio de streaming tan amigable que ni siquiera hay que cerrar las páginas piratas que queden, porque, ¿quién querría pasar tres horas viendo cuáles sirven? Y tercero, esta es la mejor canción que se ha escrito en el mundo:

Sigue a Tom Usher en Twitter.