La Guía VICE al ahora

Un tipo entró a una iglesia, mojó su culo en agua bendita y se masturbó

No hay que consumir cristal, amigos.
​Fotografía vía Pxhere​.
Fotografía vía Pxhere.

Artículo publicado por VICE México.

Siempre son los lugares más callados, tranquilos o apacibles en los que surgen las cosas más extrañas. Hace poco en un condado cercano a Sacramento, California, una niña llevó galletas hechas de cenizas humanas a su escuela, en otra ocasión, un tipo en Arizona se cayó en una cueva de serpientes y sobrevivió prácticamente ileso y en esta particular ocasión presento a Zacharay Allen Burdick, oriundo de Morton, Dakota del Norte.

Publicidad

Burdick, a diferencia de los casos anteriores, terminó arrestado por sus graves acciones dentro de una iglesia —a media celebración a las nueve de la mañana—. Según los testigos del incidente las cosas se desarrollaron de manera muy rápida y traumática.

Durante el evento había alrededor de 75 feligreses en la iglesia Spirit of Life, cuando Burdick decidió entrar, quitarse toda la ropa y proceder a mojar “su parte trasera” en una pila de agua bendita cercana en la entrada. Con este primer acto, causando daños de aproximadamente $500 dólares, pues se necesitará hacer una limpieza extensa —tal vez subatómica— para quitar las impurezas de Burdick de la pieza.



Pero esto no fue todo, posteriormente a ese primer performance, Burdick continuó en su misión. El testigo Darrell Kilzer describe los hechos con mucha incisión: “Se empezó a remojar en el agua bendita para después, con su ‘maquinaria’ de fuera, caminar al altar al mismo tiempo que ‘bombeaba’ su cuerpo”. Es decir, sin las palabras elegantes, se empezó a masturbar cuando terminó de remojar el culo en el agua bendita. Antes de que pudiera terminar, afortunadamente para los presentes, la policía llegó al lugar de los hechos y procedió arrestando a Burdick.

El Sargento Pynnonen, quien llevó a cabo el arresto de Burdick, pudo entrevistarlo posteriormente para tener una enriquecedora conversación sobre la naturaleza cívica de sus acciones: “Hablé con Zacharay”, escribió en su reporte el policía. “Zacharay dijo que usaba ‘dabs’. Se desde mi experiencia que ‘dabs’ es un nombre común que se refiere a un aceite canábico. Zacharay también dijo ‘estoy tocado’. Para este momento Zacharay estaba bastante inquieto en la patrulla, brincando de arriba a bajo. Zacharay parecía estar bajo la influencia de drogas. Cuando le pregunté con qué estaba ‘tocado’. Zacharay dijo ‘meth’”. Pyonnen también menciona que intentó hablar con Burdick sobre la masturbación en lugares públicos, especialmente la iglesia. Sin embargo, éste se mostró con resistencia a mostrar algún tipo de arrepentimiento sobre sus actos. De hecho, en cambio, él simplemente constató que quería gratificación sexual y nada más.

Se pueden aprender muchas lecciones del caso de Zacharay Allen Burdick, pero la más importante es una y sólo una: no hay que consumir cristal y masturbarse en una iglesia.